lunes, 15 de septiembre de 2014

Viejos a pan y agua


Con botón de pánico

 >>> "Hay miles y miles de viejos uruguayos que ni la desgracia de ser jubilados tienen"

VERSION TAQUIGRAFICA VISITA COORDINADORA D JUBILADOS A COMISION D ASUNTOS LABORALES Y SEGURIDAD SOCIAL DEL SENADO.

(Ingresan a Sala representantes de la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas del Uruguay.)
SEÑOR PRESIDENTE.- La Comisión tiene el gusto de recibir a integrantes de la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas del Uruguay. Nos acompañan las señoras Felisa Alonso e Irma Mateos y los señores Juan Cabrera, Héctor Morales, Mario Trápani, Heber de los Santos y Ruben Charquero, quienes solicitaron una entrevista para plantear varios temas relacionados con la seguridad social.
SEÑOR MORALES.- En primer lugar, queremos agradecerles por la rapidez en que nos concedieron la entrevista.
            Estamos en una campaña de sensibilidad ante el Parlamento. Integramos una organización de jubilados que, desde hace mucho tiempo, sigue haciendo los mismos reclamos que hizo a los gobiernos anteriores y que nunca han sido atendidos.
            Queremos contarles, por ejemplo, sobre el maltrato hacia los adultos mayores en el Banco de Previsión Social, más allá de que existen casos excepcionales, queridos compañeros, tanto en la sede central, como en muchas de sus filiales. Pero, también tenemos de los otros porque, como dije, hay maltrato hacia los viejos, lo que es realmente injusto porque no se tiene en cuenta que quienes van a hacer una gestión, que van a hacer un reclamo, son personas de edad que ya no tienen la misma capacidad auditiva ni oral.
Esto que acaba de ocurrir ahora, aquí, es una especie de maltrato: los Senadores que se levantan porque no nos quieren escuchar.
SEÑOR PRESIDENTE.- Perdone, pero resulta que hubo una descoordinación y varias Comisiones comenzaron a sesionar en los mismos horarios. Esta Comisión comenzó a las tres de la tarde, pero la reunión se fue alargando.
SEÑOR MORALES.- Ayer estuvimos en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes y cuando empezamos a hablar a dos Diputadas que la integran no les gustó, se levantaron y se fueron. Eso también es parte del maltrato que queremos denunciar. Además el señor Senador que se levantó ni siquiera me saludó; por  una cuestión de educación tendría que hacerlo; pero son las reglas del juego porque fuimos cuña del mismo palo.
En el interior del país nosotros constatamos severo maltrato  en varias filiales del Banco de Previsión Social, por ejemplo en la ciudad de Libertad, en Cebollatí, en Treinta y Tres. También sucede aquí en Montevideo, por ejemplo, en la Unión hay un señor o una señora gerenta que ni siquiera deja que los viejitos entren al baño cuando están haciendo cola en la calle, para cobrar o para hacer algún trámite. Eso es algo imperdonable, es un retroceso del ser humano en el tiempo porque, en la época de las cavernas, el viejo era el centro del cariño de la tribu, fuente de respeto y fuente de consulta.
            Recuerdo las palabras pronunciadas por el exPresidente Vázquez el 1º de marzo de 2005, en las escalinatas que dan a la Avenida del Libertador, cuando dijo que había llegado el momento en que ser viejo en el Uruguay dejaba de ser una condena. Le acertó, no es una condena, es un martirio, es insufrible ser viejo en Uruguay.
Por denunciar las cosas que denunciamos nosotros estamos excomulgados de la prensa; la prensa no nos escucha, no nos atiende, y cuando nos hacen una nota no la pasan. Un día le pregunté a un conocido periodista de uno de los canales de aire qué había pasado con una nota que nos habían hecho  y que no había salido. Él me dijo que no me lo había querido decir para no amargarme, pero lo que sucedía era que el editor cortaba las notas que nos hacían. Le pregunté por qué, textualmente le dije: “¿Qué tenemos nosotros? ¿Tenemos bichos?” -fue algo que se me ocurrió en el momento- y me contestó que lo que no teníamos era propaganda oficial y que los que la tenían no querían que nosotros habláramos.  Esas fueron las textuales palabras de ese periodista.
"Lo que él propone es una mejora de lo que hay", dijo a El País el secretario general de la Organización Nacional de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas del Uruguay (Onajpu), que tiene unos 80.000 socios, Waldemar González. "Hay una partida de fin de año para los que ganan hasta $ 7.000, él propone elevarlo a $ 10.000 y dar un poco más de plata. La dirección es la que nosotros pedimos, que se mejore esto y que se vaya transformando lentamente en un aguinaldo", comentó.
Tanto González como el secretario general de la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas del Uruguay, que en la elección para el BPS recibió 43.000 votos, Héctor Morales, consideran que el aguinaldo se tiene que establecer por ley. Denuncian que la que existía fue derogada por la dictadura y nunca se volvió a establecer. "Sería bueno una ley que además determinara un mecanismo de financiación, de dónde salen los fondos, porque no pueden salir de los mismos aportes de los trabajadores en la medida que esos aportes están incluidos en jubilación, por lo tanto se requiere financiación por fuera", explicó González. Pero para Morales, de la Unidad Popular, la propuesta del candidato colorado es inaceptable.
"Nos oponemos porque una ley no se puede aplicar un poquito, si no la aplicás toda la estás violando", dijo el representante de la Coordinadora.
"El aguinaldo es un derecho de todos los jubilados. Y si dijéramos que sí a esa propuesta, después no podríamos reclamar absolutamente nada entero", agregó.
La Onajpu está de acuerdo con el aguinaldo para todos, pero González se cuestiona si realmente deben "hacer una gran movida para que un jubilado que gana $ 150.000 por mes tenga aguinaldo".
"Yo tengo 150.000 jubilados que les cuesta llegar a fin de mes. Tenemos que armar las prioridades", dijo.
La propuesta de Luis Lacalle Pou de eliminar el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS), que afecta al 14% de los jubilados (aproximadamente 56.900 personas) y recauda 210 millones de dólares anuales, tampoco genera grandes expectativas. Aunque el secretario de la Coordinadora de los Jubilados dijo que verían "con buenos ojos" esta medida que considera, igual que Lacalle Pou, inconstitucional por violar el artículo 67 de la Constitución.
"El impuesto beneficia al 14% de los jubilados que ganan más, el resto no tiene nada que ver con esto. Además, le quita recursos al BPS, por lo tanto cierra más la cancha cuando vamos a pedir para los que ganan menos porque va a haber menos plata", criticó González.
Otorgarle una tablet a los jubilados divide a las dos organizaciones. Mientras que Morales considera que hay prioridades que atender antes de informatizarse, González dice que es un paso más hacia la integración de los adultos mayores a la tecnología. "De qué nos vale tener tablets si la gente está muerta de hambre. Seguramente si se la dan a un jubilado, a los tres días ya la vendió para poder comer", dijo Morales.
"Esto no tiene nada que ver con los beneficios de los jubilados, no hay ningún canje de ningún reclamo, se lo dijimos el primer día, nadie va a bajar un centímetro de lo que reclamamos por esto", advirtió el secretario general de Onajpu.

>>> Tabaré promete una tablet con botón de pánico

Salud.

La Onajpu considera esencial la implementación de un Sistema Nacional de Cuidados. Una promesa de campaña del Frente Amplio que data de la última elección presidencial. Para el líder de la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas, esta es una de esas "promesas puramente electorales que después se olvidan".
Los reclamos en el ámbito de la salud son un aspecto fundamental de lo que demandan los jubilados, y con las demandas económicas forman parte de sus urgencias. "Las enfermedades no esperan. La gente se muere muchas veces antes de que llegue la consulta médica, el medicamento, o el estudio", se quejó Morales indignado por las demoras de las consultas.
Los abusos a los adultos mayores es otra de sus preocupaciones. Por eso González incita a los futuros gobernantes a "mejorar las políticas de defensa de derechos, abusos y maltratos".
"Hay un problema social que no está en el nivel de prensa grande porque no llega a lo delictivo, pero hay un abuso social", denunció González.

Mantener la Operación Milagro

Mantener la Operación Milagro tal cual está es una de las prioridades de la Organización Nacional de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas del Uruguay (Onajpu).
El programa comenzó a funcionar en 2008 con el ofrecimiento de Cuba para que oculistas de ese país lleven a cabo operaciones de cataratas gratuitas.
En agosto de este año se llegó a las 50.000 operaciones gratuitas de ojos.
En este sentido, Luis Lacalle Pou afirmó su compromiso con la continuidad de este proyecto. "Veremos si con los mismos mecanismos, pero el fin último es el que comparte la Onajpu igual que nosotros", dijo el candidato del Partido Nacional.
En tanto, el oficialista Tabaré Vázquez confirmó que el programa seguirá en pie si es elegido.
Aunque la Onajpu no emite juicio político, González destacó los avances sociales que ha habido en los últimos diez años.
Entre ellos, mencionó el aumento de las jubilaciones por encima de la inflación y el "ingreso al Fonasa con una serie de beneficios".
"La idea es tener la certeza de que no va a haber retrocesos" en estos aspectos, afirmó González. Y contó que este es el primer planteo que le hacen a los candidatos presidenciales al reunirse con ellos. Otro de los puntos que la Onajpu les presenta es su voluntad de realizar un acuerdo con el futuro gobierno que establezca "que las jubilaciones mínimas van a seguir subiendo progresivamente por encima de los aumentos legales", dijo.





0 comentarios:

Publicar un comentario