domingo, 16 de octubre de 2011

Los lacras de Tabaré

Esteban Valenti
(dime con quien andas)

Le creemos o no le creemos

Luego que Tabaré anunciara "su retiro de la política", se oyeron las súplicas de sus sector para que Vazquez no se vaya. Aunque se sabe que Tabaré no da puntada sin hilo, puede ser parte de una maniobra para eliminar del Frente Amplio a sectores mayoritarios y de izquierda.

El dolor de Valenti


Pensar que fue comunista, pero también Valenti se autodefine como un "hombre de izquierda con gustos de derecha", lo que significa que es otro de los tantos que abiertamente es un "izquierdista y bolsillo capitalista. Valenti es excomunista , coimero, publicista, socio de Rossi y Lopez Mena . Organizo la campana publicitaria de Tabare con plata y "favores" de Lopez Mena. Lopez Mena subsidió los pasajes de los frentamplistas residentes en Buenos Aires cuyos votos fueron desicivos para la victoria de Tabaré.
Valenti tiene parte de la cuenta de publicidad de Buquebus en su agencia Perfil que dirige su esposa Selva Andreoli. Es socio de Satenil a la que la Intendencia de Maldonado le adjudicó la publicidad callejera en ese departamento
El Ministerio de Salud Pública le adjudica directamente la publicidad
Valenti le hizo la campana publicitaria al intendente de maldonado Oscar De los Santos quien "le pagó el favor el dandole la publicidad callejera a la empresa Satenil SA



Fue comunista
Fue (¿es?) socio de Benjamín Liberoff, que sigue "gestionando" por el Ministerio de Turismo... El otro socio es Daniel Barrios, y su esposa tiene una empresa publicitaria vinculada al Frente.


El soldado del Frente
Esteban Valenti fue el hombre que llevó a Vázquez a la Presidencia y ahora va por Astori. Dice que todo lo hace por militancia y que nunca pidió nada a cambio. Su participación en algunos casos polémicos ha sido sospechada, pero nunca probada.
Eloísa Capurro
En este país es muy difícil vivir sin haber escuchado hablar de Esteban Valenti", dice Fernando Scrignia, ejecutivo de la cadena Disco y su contertulio en la mañana de los jueves en El Espectador.
La definición puede parecer exagerada para el perfil bajo a nivel popular (después de todo nunca tuvo un cargo político) que ha cultivado el asesor estrella del sector más "vazquista" de la izquierda, pero para aquellos que pasan su tiempo siguiendo el mundillo político, Valenti es figura repetida. Su impronta está asociada a algunos triunfos notorios pero también a algunas espinas de la coalición en el gobierno.
Valenti acompañó -en calidad de consejero privilegiado y atendido asesor en asuntos de campaña-, a Tabaré Vázquez a la Intendencia de Montevideo y a la Presidencia de la República. Ahora está detrás de la publicidad de Danilo Astori, que alguna vez fue el elegido del presidente.
Acostumbrado a generar o protagonizar polémicas, esta semana Valenti, que suele opinar de temas que van más allá de los asuntos de campaña, salió a pelear directamente en la arena política. Así insistió con que las internas del Frente Amplio son "una contienda entre dos". La posibilidad de que Marcos Carámbula, la tercera opción, le quite votos a Astori en su pelea con el otro precandidato, José Mujica, cala cada vez más hondo entre los astoristas.



Valenti fue el creador del "Podemos", que remite a Barack Obama pero también a Vázquez, que eligió el ex ministro de Economía para vender sus aspiraciones presidenciales. Y todo -llevar a alguien a la Presidencia y luego promover a Astori- lo hizo, dice, sin reclamar honorarios, ni devolución de favores: sólo por militancia.
Su protagonismo está también en su presunta participación en episodios menos luminosos de la izquierda. Se lo ha vinculado con las sospechas que rodearon dos concesiones: la publicidad callejera en Maldonado y la licitación del montevideano Hotel Casino Carrasco. Él ha salido siempre a contestar estas denuncias pero, aunque considere que todas fueron infundadas, sólo una vez decidió llevar el caso a la Justicia.
Incluso lo ha rodeado alguna leyenda urbana como la que dice que el ex comunista que gusta del buen vivir, mantiene su estilo gracias a dinero obtenido con los diamantes de Angola, donde vivió parte de su exilio.
"Al final Valenti es el culpable de todos los males del país", ironizan sus allegados. Sus detractores y observadores más imparciales, igual lo miran con suspicacia y menos ironía. Hasta el otro candidato fuerte del oficialismo, José Mujica, se refirió en una entrevista de manera un tanto hermética, a Valenti y "sus negocios".
LA MILITANCIA. La política le llegó temprano a Valenti. A los 14 años comenzó a militar en los movimientos estudiantiles de Secundaria en aquellas manifestaciones por un boleto gratuito de 1962. Ese año consiguió el carné número 5.320 de la Unión de Juventudes Comunistas, la UJC.
Para 1968 ya era presidente de la Coordinadora de Estudiantes de Secundaria del Uruguay (la Cesu). Se lo recuerda como un gran orador, con una clara habilidad para liderar a las masas, coincidieron antiguos correligionarios, y capaz de ubicarse siempre en el centro del debate. En 1971 y desde la Facultad de Humanidades fue líder del activismo universitario pero nunca llegó a terminar la carrera. Prefirió la política directa que los análisis académicos. A los 18 años ya había dejado la UJC para ir directo al Partido Comunista de Uruguay (PCU). Algunos creen que fue el integrante más joven del Comité Central del partido.
Un allegado rememoró las críticas que ya entonces recibía por tener el primer Citroën negro entre los comunistas. "Es como si alguien comentara que él plancha sus camisas sistemáticamente. Es una forma de actuar pero nunca tuvo que ver con el arrojo personal en su militancia", opinó por su parte Benjamín Liberoff, director de Turismo del Ministerio de Turismo, otro ex comunista.
Luego pasó a la clandestinidad y al exilio. Entre 1974 y 1978 Valenti dirigió el aparato logístico clandestino del PCU en Argentina, ocupándose del transporte a Uruguay "de materiales de propaganda y personas". Después huyó hacia su Italia natal, donde fue encargado político del PCU en Angola, a donde comenzó a viajar con frecuencia. El no haber estado en el país durante la dictadura es algo por lo que ha dicho sentir culpa.
Aunque el Partido Comunista del Uruguay niega la existencia de un aparato armado que funcionara durante la dictadura, hay versiones contrarias. Jaime Pérez, quien fuera secretario general del partido, lo dijo en su libro de memorias. "(...) Eso lleva a que a fines del `64 nosotros decidamos que es necesario crear una estructura armada del partido", señaló. Valenti reconoce que existió un aparato armado.
Durante su exilio, Valenti realizó un curso de lucha clandestina. Entre otras cosas le enseñaron tácticas de seguimiento, de escritura invisible, transmisión y recepción de mensajes. "Y sobre todo lo que me salvó la vida: control de seguimiento. Gracias a eso en la Argentina sobreviví cuatro años en la clandestinidad", dijo.
LA IMAGEN. Según fuentes, cuando Valenti volvió a Uruguay en 1983 lo hizo enriquecido y con un peso político bastante superior al de dirigente estudiantil. "En Uruguay era un buen orador, un buen agitador, conocido por todos. Pero tampoco era una estrella de la Juventud Comunista", dijo un informante. Desde su entorno dudan que fuera "el sucesor" del líder comunista Rodney Arismendi, pero sí consideran posible que el puesto estuviera entre él y Jaime Pérez. Fue en el exilio que Valenti cultivó una relación cercana con Arismendi, a quien recuerda como "muy amigo".
Entonces se empezó a ver ese estilo del jet set, que el empresario cultiva sin tapujos. Restaurantes caros y trajes de seda o alpaca que le valieron una mirada crítica de varios de sus compañeros comunistas, acostumbrados a las alpargatas, jeans y la remera roja del partido. "Tenía un estilo de usar saco, mocasines y pantalones. Si tiene posibilidades de comprarse algo, él se lo compra y lo usa. No lo oculta", dijo su pareja, la publicista y directora de la agencia Perfil, Selva Andreoli.
Ya desde el exilio, la imagen era algo importante para Valenti. "Más allá del interés partidario, le importaba que su imagen no fuera tocada. Cuando eso sucedía, si había que tapar algo para que su imagen siguiera siendo intachable, hacía lo posible por hacerlo. Y ahí (en Angola) se daban las condiciones (para preservar esa imagen) porque las distancias eran muy grandes y los vínculos (del PCU) eran a través de él", agregó una fuente.
Desde su regreso, Valenti estuvo a cargo de la propaganda del partido, tarea que lo acercó a Tabaré Vázquez. En ese período, la lista 1001 (integrada mayoritariamente por el PCU), obtuvo una votación histórica: 196.046 votos en 1989. Y cuando el Frente Amplio decidió que sería Vázquez su aspirante a la Intendencia Municipal de Montevideo, Valenti estuvo allí.


Según el libro Tabaré Vázquez, misterios de un liderazgo que cambió la historia de Edison Lanza y Ernesto Tulbovitz, fue él quien terminó convenciendo a la 1001 de financiar avisos de campaña para Vázquez, una decisión que el Frente Amplio se empeñaba en postergar. Y fue la pareja de Valenti, Andreoli, a quien se le ocurrió uno de los gestos más recordados de dicha campaña: el canchero pulgar hacia arriba del hoy presidente.
A partir de ahí nació una relación entre Vázquez y Valenti que perduraría en las siguientes campañas electorales.
Pero con el PCU el idilio estaba llegando a su fin. Para 1990 Valenti encabezó una lista en las elecciones por la Secretaría Departamental de Montevideo, lugar clave para llegar a la Secretaría General del partido. Entonces se enfrentaba a Marina Arismendi, hija de Rodney Arismendi y pretendía una revisión del socialismo real. Según Secretos del PCU, los servicios de seguridad del Estado realizaron operaciones a favor de Arismendi, con la visión de que una eventual victoria del hoy empresario ayudaría al Frente Amplio a llegar al poder. La corriente renovadora perdió las elecciones y la crisis terminó con la renuncia de la mayoría del Comité Central comunista, entre ellos Valenti.
EN MEDIO DEL DEBATE. Para 1992 Tabaré Vázquez era intendente de Montevideo y Esteban Valenti, su asesor. Entonces la publicación Mate Amargo, dirigida por el ex líder tupamaro Jorge Zabalza, denunció la licitación de la concesión del Hotel Casino Carrasco a la empresa austríaca Casinos de Viena. Zabalza acusó a Valenti de tráfico de influencias basado en un fax enviado donde la empresa señalaba que se habían realizado gestiones "al más alto nivel". El asesor lo demandó.
Según declaró el propio Zabalza para este informe, la Justicia dictaminó que si bien el fax era verdadero, la denuncia igualmente constituía difamación. Para Valenti el dictamen no lo hizo perdedor ni ganador. "Si vos hacés un fax y decís que yo me compré las pirámides de Keops, ¿eso quiere decir que yo me compré las pirámides? Yo no tuve nada que ver con ese fax", dijo para este informe. Igual Tabaré Vázquez dio marcha atrás en la licitación. De todas las acusaciones en su contra, fue la única que llegó a tribunales.
En 2006, el diputado nacionalista Sergio Botana, cuestionó un mini-informativo de ocho minutos que de 1996 a 2006 elaboró Valenti, en su cargo de director de la asociación Devnet/Tips, para la Universidad de la República. Sólo en 1997 el centro de estudios pagó por el servicio 903.700 pesos (más de dos millones de pesos hoy), según consta en la respuesta al pedido de informes. Valenti señaló que los precios eran adecuados.
Con Vázquez fuera del Palacio Municipal y concentrado en sus ambiciones presidenciales, las críticas parecieron disminuir. En 1999, Vázquez llamó a su antiguo asesor para que volviera a dirigir la campaña, ahora de alcance nacional. La misma tarea la realizó en 2004.
Aunque él lo niega, una fuente allegada aseguró que cuando Vázquez saludó desde el Hotel Presidente el 31 de octubre de 2004, Valenti, el hombre que finalmente le había cumplido el sueño presidencial, ya no estaba en el equipo. Días antes habría surgido una discusión entre Selva Andreoli y Laura Cabrera (ex secretaria del presidente) y cuando Vázquez dirimió a favor de Cabrera, Valenti se retiró del entorno presidencial. "Con Tabaré me he visto. Me vi en el Hotel Presidente. He ido varias veces a Suárez, nos hablamos reiteradamente", aduce Valenti hoy.
El fin de la campaña no le dio respiro al empresario. Su nombre sobrevoló algunas de las mayores controversias de la izquierda oficialista. Cuando en 2007 estalló en Maldonado el escándalo por la concesión de la publicidad callejera a Satenil S.A. sin licitación previa, un edil frenteamplista nunca identificado, informó que Valenti era el dueño de la empresa. Él salió rápidamente a desmentirlo. "Yo juro por mis nietos, que no tengo, no tuve, no voy a tener, ni yo ni mi mujer, nada que ver, ni accionariamente, ni como programa, nada que ver con Satenil", dijo.
Igual tuvo opinión en el caso. Durante una conferencia de prensa en enero de 2007, el intendente de Maldonado, Oscar de los Santos, relató una conversación que mantuvieron. "Cuando saludé al tano (Valenti) me dijo: `Flaco, si hubieras llamado a licitación te habrías ahorrado este lío`". Aunque el intendente fernandino fue un tardío integrante del PCU, con Valenti mantienen una relación cercana desde los tiempos del partido. En la conferencia De los Santos dijo que él no podía decir si el empresario era dueño o no de Satenil.
No sería la única sospecha sobre su injerencia en los asuntos de Maldonado. El diputado Federico Casaretto se preguntaba en 2006 en razón de qué Valenti había participado en una reunión en Piriápolis con operadores turísticos, en la que se trató la instalación de un servicio fluvial con Buenos Aires. Allí asistieron el ministro de Turismo Héctor Lescano y el ministro de Transporte, Víctor Rossi. El cuestionamiento fue porque la empresa de publicidad que dirige Andreoli, atiende los asuntos publicitarios de Buquebús, un potencial interesado en el servicio. Durante un debate radial, que terminó en un conato de violencia, Valenti dijo haber participado en dicha reunión pero sólo porque los operadores se lo pidieron.
El mismo año Casaretto realizó un pedido de informes acusando a Valenti de estar detrás de la decisión de la Ursec de ampliar la concesión a la empresa Multicanal (perteneciente al argentino grupo Clarín). Valenti respondió en una carta publicada en Búsqueda que sí tenía relaciones con el grupo Clarín, pero que éstas "no son profesionales y si las tuviera no tendría ningún problema en reconocerlo". De todas formas, al igual que lo que sucedió durante el escándalo del Hotel Casino Carrasco, otra vez el gobierno de Tabaré Vázquez detuvo un proyecto en el que se sospechaba que el empresario tenía un papel dudoso.
Las acusaciones por el vínculo entre Valenti y Perfil y la relación de ésta con cuentas oficiales, siguieron. En 2007 el Ministerio de Salud Pública fue cuestionado por haber entregado su cuenta (que incluía la difusión del Sistema Nacional Integrado de Salud) a la empresa de Andreoli, aún cuando el Tribunal de Cuentas lo había objetado y una comisión asesora en la materia había recomendado a la agencia Grey. "No me extrañó la objeción del Tribunal de Cuentas, es un tribunal político. Yo estuve trabajando casi seis meses sin poder cobrar", dijo para este informe la publicista.
Rafael Valek trabajó en la agencia Perfil. Para él Valenti nunca fue un jefe. Pero sí recuerda que se lo llamaba a la hora de preparar una presentación para una licitación. "Se llamaba a Esteban como se llamaba a diseñadores amigos. Y él comentaba los puntos altos y los flojos. Es un empresario que sabe de comunicación", explicó.



Desde diciembre la agencia Perfil, al igual que durante las campañas de Vázquez, está trabajando para Danilo Astori. Ambas campañas tienen varias similitudes. El eslógan de Astori "Podemos" mantiene la misma tipografía y los mismos colores que se utilizaron durante la campaña de Vázquez. Fuentes incluso compararon la frase "Contra el país del no se puede" en letras grises con el eslógan "Contra el país gris" utilizando durante la campaña -en la que también participó Valenti- por el plebiscito de la Ley de Caducidad. "Hay conceptos que siempre son válidos. Ahora trabajamos el concepto de `contra el no se puede` que es un poco pelear contra la actitud de mediocridad de ciertos segmentos de la sociedad uruguaya que consideran que nada se puede hacer o cambiar", señaló la publicista.
En ocasiones el vínculo entre Andreoli y Valenti trascendió la campaña electoral. Una fuente lo ejemplificó en los invitados que Valenti llevaba a su programa televisivo Bitácora emitido por VTV y que llevaba el mismo nombre que la publicación semanal que él dirige en La República. "Usaba mucho el programa de televisión e invitaba al subsecretario del MSP, y a la ministra Muñoz. Se creó una gama de relaciones que ante la solicitud de la mujer no podían decir que no, de repente", dijo el informante.
Desde 2000 hasta el año pasado Andreoli fue asesora de comunicación del Fondo Nacional de Recursos.
EL REFERENTE. A pesar de las controversias, para la izquierda Valenti es un referente. Tanto que, cuando en enero de 2008 se realizó una reunión entre las principales figuras del Frente Amplio mientras todavía se pensaba en una fórmula de consenso, Valenti estuvo allí. "Es un punto de referencia por sus planteos políticos", dijo Liberoff, otro participante de la reunión.
Aunque él lo niega, también se lo ha vinculado a la creación del Encuentro Progresista y a la decisión de Rodolfo Nin Novoa de acompañar la fórmula con Vázquez. "Yo desde el Partido Comunista, todo lo que pude hacer ayudé pero no fue más allá de eso", sostuvo.
Desde setiembre -la fecha que él reconoce- trabaja en la campaña de Astori. Y dice que fue por iniciativa propia. Pero hasta este papel fue cuestionado en la interna del Frente Amplio. Semanas atrás se supo que el Partido Socialista había puesto como condición para respaldar la candidatura del ex ministro de Economía, que Valenti se retirara de la campaña.
Eduardo Fernández, secretario general del Partido Socialista, dijo a Qué Pasa que si bien no existía una definición en tal sentido del partido, sí había un cierto malestar con el asesor. "Hay preocupación por las formas en la que se ha presentado públicamente. No es en cuanto a su capacidad técnica y profesional, sino simplemente en algunas declaraciones públicas que no nos parecen las mejores", dijo.
Allegados y detractores coinciden en que es difícil que Valenti se calle una opinión. Y destacan su pasión para defender su punto de vista. Quizás por eso no dudó en contestar las declaraciones que Mujica realizó en Búsqueda el 31 de diciembre. Dijo Mujica: "¿Y él que cree? ¿Él cree en la libertad? (...) Es obvio que creo en los partidos y en la militancia. (...) Decir esas cosas es una manera que tienen ellos de hacer política o negocios". En la misma publicación, el 8 de enero Valenti respondió: "¿Cuáles son sus auténticas ideas? ¿Las que dice un día y desmiente al otro? ¿Cuál es su verdadero discurso?".
La polémica no quedó ahí. El 23 de enero, Brecha entrevistó al director de la OPP, Enrique Rubio, quien declaró: "Desconfiar de las credenciales democráticas del Pepe Mujica después de la historia que ha tenido me parece absolutamente increíble". Valenti esta vez eligió su blog en Montevideo.com para hablar. "Me iba a dedicar a contestarle a un charlatán que repite en un reportaje en Brecha sin siquiera leer, algunas de las cosas que dice la derecha. Pero me callo".
Antecedentes de este tipo ya había tenido. Cuando representantes de los asambleístas de Gualeguaychú visitaron Montevideo en febrero de 2007 con la intención de hacer una manifestación en contra de la planta de celulosa Botnia, Valenti los esperó. Él contrató a los móviles que recorrieron la Plaza Independencia con consignas en contra de los asambleístas.
Hoy está abocado a llevar a la Presidencia a Danilo Astori. Y desde que asumió su rol en la campaña, el empresario ha organizado una recorrida por La Teja (en donde se había anunciado la visita de Astori al histórico Club Arbolito, casi una sede extraoficial del vazquismo) y una pegatina por el Centro y Ciudad Vieja. A esta última se presentó con un atuendo bastante lejano a los trajes de seda con los que es recordado: jeans y camisa sport. Y, aunque el pre candidato no salió a pegar carteles, él y su compañera fueron los primeros en arremangarse. Hasta se hizo tiempo para firmar un abanico con los colores del Frente Amplio. "Yo hago esto desde los 14 años", dijo antes de salir, una vez más, a hacer el trabajo político de un militante de base.

Los amigos que eligieron callar

Para este informe varios de los allegados a Esteban Valenti prefirieron no realizar declaraciones. Entre ellos estuvieron Oscar de los Santos (también ex comunista), Víctor Rossi (ministro de Transporte) y Marcos Carámbula (ex comunista y precandidato del FA). A su vez Qué Pasa intentó contactar y envió por mail una serie de preguntas a Danilo Astori (a quien hoy asesora Valenti) y al vicepresidente Rodolfo Nin Novoa. Ninguno contestó.

Un italiano de nacimiento

Stefano Valenti nació en Sicilia, Italia en 1948. Hijo de padres italianos, emigró a Argentina cuando apenas tenía nueve meses. A los 8 años visitó Uruguay por apenas un año, y luego en 1960 se radicó aquí. "Quedé deslumbrado con este país", recuerda. Hoy está en pareja hace más de 17 años con Selva Andreoli, directora de la Agencia Perfil. Tiene tres hijos de un matrimonio anterior y 10 nietos.

Comunista

Los diamantes

En Italia Esteban Valenti creó y dirigió la la agencia Inter Press Service (IPS). Sus viajes a Angola para supervisar la misión del Partido Comunista se hicieron regulares. En ese país, que vivía una ebullición comunista, organizó a maestros y médicos uruguayos.
Algunos ven en los diamantes del país africano, el motivo de la riqueza de Valenti. Según fuentes cercanas a él durante la época, en realidad el ítalo-uruguayo nunca tuvo acceso a las piedras preciosas. Por entonces, el PCU manejaba conjuntamente con el gobierno angoleño una empresa llamada Socingo S.A, que pretendía servir como proveedora a Diamang, la empresa belga que explotaba los diamantes del país. El objetivo nunca se cumplió y Soncingo se concentró, fundamentalmente, en la distribución de alimentos y medicamentos. Valenti estaba al frente de ese emprendimiento.
Pero el empresario da una visión diferente de las cosas. "Hubo un momento en que en Angola me plantearon que tenían la impresión de que los estaban robando. Lo comprobé y me preguntaron si podía conseguir a alguien que los proveyera. Se montó la empresa de Milán, que era Socingo. Después ellos se quedaron con la empresa, fundaron otra diferente y esa es la que hizo la operación de abastecimiento durante muchos años hasta que la anularan. Yo nunca vi un diamante angolano".

Un recordado debate desde Maldonado

En 2006 y tras una serie de cartas públicas, Esteban Valenti acordó sostener un debate radial con el diputado Federico Casaretto. El encuentro se dio en la FM Gente de Maldonado. En esas dos horas Valenti dijo algunas frases que lo definen, tales como "aprendí que ser empresario es tener riesgos, jugarse", "no me enojo, soy vehemente", "yo sufrí mucho por el odio adentro de mi partido" o "tuve plata y la puse en el PCU".
De todas formas el debate fue mucho más recordado por lo que sucedió luego. El ex intendente Enrique Antía se acercó a la radio a felicitar a Casaretto, y de paso a insultar Valenti. "¡Usted es un mentiroso porque dice cosas sin saber, es parecido a un mafioso y es cornudo!", le gritó Antía. Valenti lo calificó de "delincuente" y "corrupto".





Escándalo entre Valenti y Antía luego de un debate en Maldonado
Simpatizantes de uno y del otro se congregaron en las afueras de una radio; Policía tuvo que intervenir para evitar disturbios

MALDONADO | M. GALLARDO

Cornudo sos vos! ¡Corrupto!", respondió a los gritos el empresario Esteban Valenti a la catarata de insultos que le propinó el senador nacionalista Enrique Antía, instantes después que el publicista finalizara un debate con el diputado blanco Federico Casaretto en la emisora FM Gente de Maldonado.

El incidente se produjo sobre el mediodía de ayer dentro de la emisora, cuando Valenti se despedía de los periodistas que habían presenciado la dura discusión que mantuvo durante dos horas con el legislador nacionalista.

La polémica había sido concertada luego que el responsable de publicidad y comunicación de la campaña del presidente Tabaré Vázquez improvisó un debate el miércoles 26 en la misma emisora con Casaretto, cuando éste acusó a Valenti de estar vinculado a empresas que han establecido negocios con el Estado.

Ayer, prorrumpió en la radio el ex intendente Antía que, visiblemente nervioso, le recriminó a Valenti los comentarios que éste efectuó en el transcurso del debate donde había asegurado, entre otras cosas, que la pasada gestión municipal fue la "más corrupta" de la historia del departamento.

"¡Usted es un mentiroso porque dice cosas sin saber, es parecido a un mafioso y es cornudo!", espetó Antía a bocajarro apenas Valenti se recomponía de la sorpresa que le causó la presencia de su ocasional oponente.

La esposa de Valenti, Selva Andreoli, se interpuso entre ambos para evitar que la cosa pasara a mayores, al tiempo que exclamaba su rechazo por los comentarios de Antía.

La señora de Valenti respondió que se trataba de un show buscado por la contraparte nacionalista. "¡Este es el show que ellos querían! No te prestes", le advirtió Andreoli a Valenti, que a medida que pasaban los segundos comenzaba a reaccionar contra los epítetos lanzados por Antía.

"Vos no te metás conmigo, hablá con López Mena", retrucó Antía a Andreoli. "¡Usted se metió conmigo! ¡Usted dijo que era un cornudo! ¡No sea delincuente! ¡Se metió con una mujer!", le respondió Andreoli, que, con todo, fue la que se notó más tranquila en medio de la inesperada refriega.

"¡Usted es una rata!", se sumó Valenti mientras los responsables de la radio lo invitaron a pasar a una habitación para tratar de separar a los contendientes. "Soy un hombre decente y un buen padre de familia", exclamaba a viva voz Antía mientras alrededor se desataba un gran revuelo.

"¡Yo lo trato a usted con el mismo argumento que usted dijo que yo había metido la mano en la lata en mi gobierno!", dijo a su vez Antía que, por un instante se desdijo y retiró el adjetivo de "cor-nudo" que le había aplicado a Valenti.

"¡Hay demasiada prensa, si no se llevaba una trompada!", sostuvo un exaltado Valenti mientras su esposa intentaba calmarlo y al mismo tiempo sacarlo de un apretado lugar donde ambos se encontraron.

"Yo vine a saludar a Federico (Casaretto) porque lo desenmascaró", añadió Antía. "Usted es una mala persona y cuanto más lejos de Maldonado esté, mejor", continuó el ex intendente.

"Yo vengo a Maldonado porque me gusta. Vaya a la cooperativa que tiene para los parques, esa cooperativa que no es suya", indicó Valenti.

Andreoli intentó nuevamente bajar la tensión. "Pará Tano (le dijo a su esposo) no lo hagas no ves que te lo están haciendo ex profeso. Una persona que insulta de esa manera está desesperado. ¡Hay que ignorarlo!", exclamó.

"Tuvo que venir Antía porque a Casaretto no le alcanzó. Tuvo que venir el padre", agregó entonces Valenti.

SOLIDARIDAD. Mientras Valenti y Antía discutían a los gritos, unos 100 simpatizantes de ambos se congregaron en los alrededores de la emisora, lo que llevó a un aumento de los efectivos policiales en el lugar.

Inicialmente frente a la radio había un patrullero y dos policías, pero cuando comenzó a subir el tono de la discusión se desplazó hasta el lugar una unidad de la Dirección de Investigaciones.

A medida que pasaron los minutos, más personas se fueron congregando en la puerta de la radio, lo que obligó a los dos efectivos policiales a tomar la precaución de custodiar a Valenti y señora al retirarse. La salida de Valenti fue seguida por otra lluvia de insultos, mientras militantes de izquierda lo aplaudían.

"¡Violan a nuestras hijas y estos tipos no dicen nada, ni hacen nada!", se quejó un vecino para quien la dirigencia frenteamplista es responsable de la inseguridad que vive la zona. "Ahora también quieren un avión de veinte millones de dólares!", continuó quejándose el mismo ciudadano, conocido por su filiación colorada.

La respuesta de los militantes frenteamplistas no se hizo esperar: "No vamos a comprar un avión. Varios. Lo que pasa es que tenemos plata. Mirá que todavía tenemos treinta años más para gobernar", dijo uno. Luego tuvo que intervenir la Policía para evitar que se tomaran a golpes de puño.

Por su parte, Casaretto, que se había retirado del lugar antes de que se registrara el incidente se contactó por teléfono con Valenti para transmitirle su solidaridad por la situación vivida. "Fue un debate duro, pero respetuoso", dijo Casaretto a El País.

"Responsable" de triunfo de Vázquez

Antes del incidente entre el ex intendente Enrique Antía, el empresario Esteban Valenti participó de un duro debate con el diputado blanco Federico Casaretto.

La polémica fue armada por los responsables de FM Gente luego que ambos se cruzaron feo por teléfono el miércoles, por un pedido de informes realizado por Casaretto al Ministerio de Transporte, para conocer el papel que jugó Valenti en un encuentro con operadores de Piriápolis por la empresa Buquebus.

Ayer, Valenti y Casaretto cruzaron fuertes calificativos aunque al final ambos coincidieron en la necesidad de encontrar puntos comunes. Sin embargo, el comienzo fue muy duro.

El diputado blanco dijo que Valenti, un "hombre muy poderoso", es "el responsable" de la campaña electoral que llevó a Tabaré Vázquez a la Presidencia.

Valenti, por su parte, acusó a Casaretto de haber apoyado la gestión del ex intendente de Maldonado, Enrique Antía, que definió como una de las administraciones "más corruptas".

El debate también incluyó críticas personales. Casaretto recordó el pasado comunista de Valenti en tanto que éste cuestionó el estado patrimonial del suplente del legislador, el empresario Diego Trujillo.


En julio de 1992 el MPP denuncio a Valenti. por trafico de influencias. La dirección del MPP recibio fotocopia de un documento interno de una empresa interesada en participar en la licitación de la IMM para una consultoría en los casinos municipales. El fax indicaba que Valenti podia encausar el asunto a nivel político y definir los pliegos de condiciones

un pedido de informes realizado por Casaretto al Ministerio de Transporte, para conocer el papel que jugó Valenti en un encuentro con operadores de Piriápolis por la empresa Buquebus.

5 comentarios:

  1. no se pierdan este artículo

    ResponderEliminar
  2. valenti estuvo en cuanto negocio pudo y su esposa apoyo en todo
    que curricucum

    ResponderEliminar
  3. estos son los famosos trepadores que se prenden en cuanta joda hay...como decia mi hermana....COMUNISTA SI......PERO CON ESTANCIA.......DE ESTAS LACRAS ESTA LLENO....ASI NOS VA......

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar