viernes, 20 de julio de 2012

Pobre Artigas


 BUSQUEDA | POLITICA | Pág. 3 | 19/07/2012
Estados Unidos quiere que Fernández Huidobro
visite su Comando Sur.

A Estados Unidos le gustaría que el ministro de Defensa uruguayo, Eleuterio Fernández Huidobro,
visitara su Comando Sur. Asi lo anunció el agregado militar de ese país en Montevideo, coronel Willie Berges, durante una conferencia que dio el martes 17 en el Instituto Militar de Estudios Superiores (IMES), dependiente del Ejército.
En la conferencia, titulada "Sistema Mundial del Factor Militar de Estados Unidos, Cooperación de
Defensa de Uruguay-Estados Unidos", Berges explicó ante un auditorio integrado principalmente por
oficiales jefe del Ejército que su país "trabaja" con Uruguay en dos objetivos de su Estrategia de
Seguridad Nacional: "Aumentar la paz" en el mundo e "invertir en la capacidad de socios fuertes y
capaces". Durante su exposición, que duró poco más de una hora, Berges enfatizó en las donaciones y
programas de apoyo estadounidense a Uruguay y también reiteró varias veces que su accionar es
"transparente y abierto". En esa línea, el oficial comentó que es habitual para Estados Unidos recibirá
autoridades uruguayas, exhibió fotografías de una visita que realizó a su país el ministro del Interior,
Eduardo Bonomi, y expresó su deseo de que Fernández Huidobro visite al Comando Sur.
Berges también subrayó que desde el 2005 más de 1.500 uruguayos participaron en programas de
formación que son parte de la cooperación binacional en materia de Defensa, y que, por ejemplo,
Estados Unidos ya lleva equipados diez centros de atención de emergencia en todo el país. .
Uruguay avanza en acuerdos estratégicos militares con EEUU Uruguay ya se firmó un acuerdo de "cielos abiertos" con los Estados Unidos, que caduca el 31 de marzo de 2019 - Marzo 2010

El Subsecretario Adjunto de Defensa para el Hemisferio Occidental, Frank Mora, junto al Jefe de Estado Mayor de la Defensa de Uruguay, General José Bonilla y el Agregado de Defensa de Estados Unidos, Coronel Willie Berges, juntos en la residencia del Embajador David Nelson. [U.S. Embassy photo by Pablo Castro Photo prise à Montevideo le 15 mars 2011

Entrevista. Agregado de la Embajada de EEUU vaticina aumento de la cooperación militar
 Posición de Uruguay contraria a la inmunidad para militares, "no afecta" relación con EEUU 
El coronel Willie A. Berges es un hombre clave en la Embajada de Estados Unidos en Uruguay. Oficial de la Fuerza Aérea norteamericana (USAF), veterano de la guerra en Afganistán, maneja con fluidez el idioma español.
 Escrito por: Marcelo Falca l 

Domingo 13 de febrero de 2011 |

Bajo su jefatura están la Oficina de Cooperación y Defensa y la Agregaduría de Defensa. El miércoles, Berges recibió a LA REPUBLICA en su despacho de la sede diplomática en Montevideo, con vista al Río de la Plata.
En la entrevista, confirmó el arribo, el 14 de marzo, del subsecretario de Estado adjunto para Asuntos Hemisféricos de EEUU, Frank Mora. A partir de este “diálogo estratégico” entre ambos países, estimó Berges, se incrementarán los acuerdos de cooperación en materia de Defensa. “Estoy seguro que después de esas conversaciones vamos a aumentar el área de Defensa”, afirmó. La visita de Mora al Uruguay supondría posibilidades de adquisición de material y equipamiento con facilidades, que Uruguay requiere para reequipar a sus fuerzas, sobre todo, en la Armada Nacional. En materia de ventas militares, Berges confirmó el interés de Uruguay en la adquisición de un buque, no de gran calado, y de 4 helicópteros, además de equipamiento de diverso tipo para las misiones de paz.
­¿Cuáles son los cometidos de la oficina que usted dirige en Montevideo y desde cuándo ocupa este cargo?
­Yo estoy ocupando este cargo desde agosto. En realidad, estoy a cargo de dos oficinas aquí en la embajada. Una de Cooperación y Defensa, que se encarga de los intercambios, ejercicios, cursos y convenios militares con Uruguay. Y estoy a cargo de otra oficina que es la Agregaduría de Defensa, que trata todos los asuntos protocolares de Defensa. También soy agregado aeronáutico, entiendo en cualquier asunto que vincule a ambas Fuerzas Aéreas. Pero nuestro trabajo básicamente está dividido en dos áreas: Agregaduría y otra de Cooperación-Seguridad.
­ ¿Es común en su país que esta oficina esté a cargo de un oficial de la Fuerza Aérea?
­En Estados Unidos, por la cantidad de actividad en el mundo, nos hemos dividido, pero dentro de la embajada, a veces ha habido cierta confusión, sobre si hay dos coroneles quién está al mando, entonces se decidió tener un solo jefe. O sea, son dos oficinas separadas, con misiones distintas, pero un solo jefe. Si es un tema de ventas militares, hablan conmigo, si es un tema de cooperación hablan conmigo.
­Le pregunto sobre su carrera militar, sus anteriores destinos.
­Comencé trabajando en las bases aéreas asentadas en el norte de Estados Unidos, en el Comando Estratégico Aéreo. Y ahí empecé en el área logística. Siendo oficial joven, capitán, trabajé en Panamá, con aviones A-37 ­que Uruguay los tiene­ y desde ahí viajábamos a varios países. Así conocí un poco la región, el idioma, las costumbres. Después trabajé dos años en la Fuerza Aérea chilena como oficial de intercambio. Regresé a Estados Unidos, estuve en el Estado Mayor de Combate Aéreo que está en Virginia. Comandé un Escuadrón en una Escuela interamericana de la Fuerza Aérea en San Antonio (Texas) que da todos los cursos de entrenamiento militar en español. Ahí trabajé tres años. Después fui al curso de Estado Mayor en Brasil ­a veces me sale el idioma portugués también­ me quedé como agregado asistente aeronáutico durante dos años-. Luego, regresé al Comando Sur y trabajé en el Estado Mayor en la División Jurídico Militar, y ahí fui promovido. Fui jefe de esta misma oficina pero en Brasil por dos años. Y fui a Afganistán también.
­¿ Le tocó combatir?
­Sí. Justamente, esa medalla de Estrella de Bronce (señala hacia un rincón de la oficina donde hay una biblioteca; allí sobre uno de los estantes está la condecoración junto a otros diplomas y libros), se gana por circunstancias riesgosas.
­¿Qué misión riesgosa tuvo que realizar?
­Yo era jefe de una misión logística en Bagram, a unos 60 kilómetros al norte de Kabul. Y ahí siempre tenía que salir afuera de la base, y hablar con las tribus. Era bien peligroso.
­Coronel, yendo a lo que es la cooperación con Uruguay, ¿podría aportar cifras y una descripción detallada sobre en qué consiste este tipo de ayuda?
­Uruguay, por su situación, no puede comprar en grandes cantidades. La mayor parte del intercambio, tiene que ver con analistas, especialistas. Normalmente, durante el año, tenemos alrededor de 50 a 100 tipos de intercambios, que son de mecánicos, pilotos. Ejercicios como los realizados hace unos días en Durazno. A veces, van oficiales a Estados Unidos para visitar alguna unidad de aviadores, o del Ejército, a hablar sobre táctica, procedimientos. También trabajamos en los programas de Donaciones de Equipamiento, que es controlada por el Departamento de Estado, y del que nosotros somos responsables de adiestrar el programa. Por ejemplo, los jeeps que recibió Uruguay para Haití, por 2.4 millones de dólares. Nosotros manejamos eso. En caso de ventas militares, son alrededor de 4 millones de dólares en total. No es una cifra importante.
­¿Está previsto que este intercambio se incremente en lo sucesivo?
­Sí, está en un momento de incremento. Por ejemplo, esa donación de jeeps, de dos millones de dólares, es muy significativo, teniendo en cuenta que anteriormente el total de casos FMS (Foreign Military Sale) de ventas militares, ha sido de 3 millones. Los intercambios han aumentado.
­¿ Por qué piensa que han aumentado?
­Porque Estados Unidos ha puesto mucho énfasis en las misiones de paz y Uruguay es reconocido y nosotros valoramos eso, y ayudamos en la capacitación en esa área. Por eso en esa área ha aumentado. Nosotros tenemos mucha experiencia en esta área. Ha aumentado porque las misiones de las Fuerzas Armadas de Uruguay están aumentando. Para nosotros es un intercambio. Nos sirve venir hasta aquí, trabajar en un ambiente diferente, ver como otras personas a veces con no tantos recursos se las ingenian para encontrar soluciones. O van para allá, ven cómo una unidad trabaja, y todo eso. De la otra manera, venimos aquí vamos a Durazno, vamos a un batallón, y vemos cómo ellos trabajan. No es solo capacitación. A veces, es una charla, una conferencia médica. Está por ejemplo, la construcción de una policlínica en Santa Catalina, dentro del programa de Asistencia Humanitaria. Ahora, en lo que tiene que ver con el equipamiento, se trata de ventas o donaciones. En este caso, Uruguay no ha comprado mucho, en buena medida se hace a través de donaciones.
­¿Cuándo comienza el programa humanitario de EEUU hacia Uruguay?
­Tiene más de 20 años. Puede ser que en 2002 se haya intensificado. Pero viene de antes de ese año. En el Departamento de Estado tenemos un programa de desastre, y humanitario, es parte de nuestra misión.
­ ¿Qué casos FMS se han abierto últimamente con Uruguay y cómo es el procedimiento con nuestro país?
­No importa el tipo de fondo que sea, si es del Departamento de Estado o no. El caso FMS tiene un procedimiento para hacer la operación. Todo es transparente, todo el pago, los términos de uso, está escrito, y bien transparente, al país le sirve si quiere comprar en base a ese contrato. Eso en los jeeps, se han abierto últimamente. Desde la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) ha habido últimamente cartas de pedidos. El procedimiento comienza con el interés del país, por ejemplo, estamos interesados en la compra de 4 helicópteros. Se envía una carta de pedidos, yo envío un precio, y ahí comienza el “caso de FMS”. Hay varias cosas que están en curso, hay interés en un buque, pero nada de gran escala, la mayor parte va por el lado del equipamiento con destino para las misiones de paz.
­En términos de ayuda militar, por razones políticas, ésta está restringida. ¿Hay posibilidad de que esa situación se modifique?
­Siempre nosotros hablamos de cooperación, el diálogo es primero entre la oficina de Cooperación y el Ministerio de Defensa. De verdad, hay que llegar a
un acuerdo mutuo. En marzo, vamos a tener un diálogo estratégico, entre la Secretaría de Defensa de Estados Unidos y el Ministerio de Defensa. Estoy seguro que después de esas conversaciones imagino que vamos a aumentar el área de Defensa. Cuando hablamos de aumentar el área de Defensa, no hablamos de venta, de comprar rifles, no es un ejercicio determinado. Es en total. Es intercambio, visitas generales, sea ventas, sea donaciones, equipamientos, ejercicios; hay varias maneras. Los buques de la marina participaron en un ejercicio de defensa del canal de Panamá el año pasado. Fueron a Haití a recoger personal y equipamiento. Esa área es grande. Si se va a aumentar, eso dependerá del acuerdo a que lleguen ambos gobiernos. Mi meta es aumentar la cooperación y que se refleje en las buenas relaciones entre Uruguay y Estados Unidos.
­Haciendo hincapié en ese tema, en la medida de lo que usted pueda decir, porque es un tema más bien político, le quería preguntar ¿cómo opera en la actualidad con Uruguay el “Estatuto de Protección a los miembros de los Servicios Armados” de EEUU?
­Desde que yo estoy aquí, desde agosto, ese tema no se ha tocado bilateralmente. Por lo que yo entiendo, Uruguay no ha provisto esa protección, pero eso no afecta los intercambios militares. Estos se hacen siguiendo las leyes diplomáticas que existen entre las embajadas y el personal en trabajo oficial. Todo militar tiene un cargo oficial en la Embajada.
­¿EEUU insistirá en que se logre esa protección bajo este gobierno?
­Esa es una pregunta para el Departamento de Estado. Porque ellos son los responsables sobre este asunto político. Eso está fuera de mis competencias. Sí, tengo una opinión, pero ese tema no se ha tocado desde que yo he llegado al país. Históricamente, yo digo que la cooperación ha aumentado, los vínculos estratégicos entre los países de Latinoamérica y Estados Unidos han aumentado. Estados Unidos es el origen de millones de dólares que envían las familias que trabajan en Estados Unidos para los países de Latinoamérica. El canal de Panamá es importante para toda la región. El comercio de nosotros más grande es con Latinoamérica. Yo digo que desde la 2ª Guerra Mundial hasta ahora, la cooperación ha sido muy positiva. Y la influencia latina en Estados Unidos es muy fuerte y se ha fortalecido en los últimos años.
­¿Cómo ven a los militares uruguayos en el desempeño de las misiones de paz?. ¿A EEUU le ha tocado hacer algún tipo de evaluación?
-Nosotros no hacemos evaluaciones. Nosotros hacemos intercambios. Yo tengo un oficial en Haití, con la entrega de los jeeps. El está viendo de qué manera podemos trabajar y asistir. No hacemos evaluación. Ahora, nuestra opinión es que las Fuerzas Armadas de Uruguay han hecho un muy buen trabajo en las misiones de paz, con los recursos que ellos tienen. Y por una razón, la propia ONU les ha pedido que lo sigan haciendo. El Departamento de Defensa de EEUU no hacen una evaluación. Apoyamos en aumentar la capacidad de las FFAA en ese tipo de misión.
­¿Cuál es para usted la frontera entre seguridad y defensa y si los militares deben intervenir en asuntos de seguridad?
­Es una buena pregunta. En mi país, esas dos áreas se combinan. En Estados Unidos nosotros apoyamos a las fuerzas de seguridad policial. Los militares no arrestan. Apoyamos a la policía para arrestar al narcotraficante que está entregando drogas. Pero nosotros no tenemos poder legal para arrestar dentro de Estados Unidos. Eso ya viene de una vieja ley del siglo XIX. El militar sí apoya a las fuerzas policiales. A veces, con aviones de radares, helicópteros, siempre en apoyo bajo control civil.

ROSADILLA, UN MINISTRO “TRANSPARENTE”

­Coronel, ¿cómo influye en la apreciación de situación el hecho de que en Uruguay gobierne una fuerza de izquierda?
-No influye en nada. Nada. Para nada. No ha habido ningún cambio en la relación entre Estados Unidos y Uruguay. Lo único que puede variar a veces es que cada jerarca tiene su forma de trabajar, yo tengo mi forma de trabajar. Pero no ha habido ningún cambio.
­¿Y el trato con personalidades que están en el gobierno?
-Oficialmente, nuestro contacto es el ministro Rosadilla. Todo lo que hemos tratado con el ministro ha sido excelente y muy abierto y muy amable. Todos mis contactos son excelentes personas. No ha afectado en nada. Pero siempre yo voy a través del Ministerio de Defensa que ha sido muy transparente, muy abierto, ha puesto todo arriba de la mesa.

Un A-37 anterior a Vietnam y un carro de la era soviética

­Usted ha recorrido varias unidades militares en Uruguay. ¿Qué impresión le dejó, por ejemplo, el equipamiento de nuestras Fuerzas Armadas?
-Bueno, primero, la impresión respecto de los militares es que son muy profesionales, con mucho espíritu, que quieren hacer un buen trabajo, con buena reputación afuera del país, en Naciones Unidas. Es obvio que el equipamiento está quedando un poco envejecido. Ellos están haciendo lo mejor que es posible con el equipamiento que se tiene. Por eso, la donación de los jeeps era muy importante, porque es un equipo nuevo, que puede mejorar la misión en Haití. Pero lo que yo vi, un avión A-37 de antes de la guerra de Vietnam (1964-1975), un carro de la era soviética, muy viejo. Pero los mecánicos y los militares uruguayos son excelentes, ellos hacen lo que pueden con lo poco que tienen.

El 11-S ; Terrorismo, “amenaza transnacional”

­11 de setiembre de 2001. ¿Qué significado tiene para usted? ¿Dónde estaba aquel día?
-Yo estaba en Washington, justamente en un curso de agregados, antes de ser agregado en Brasil. Estaba muy cerca de esa área donde ocurrió uno de los atentados, en una base que está a unas 3 o 4 millas del Pentágono. Y bueno, para cualquier militar, o cualquier persona en Estados Unidos, fue muy chocante. En ese momento, supe que algo iba a cambiar en el mundo. Nosotros, los militares, siempre tenemos una manera de responder, reaccionamos en base a nuestro entrenamiento. Luego, en lo personal, pensamos en nuestra familia, si estaban bien, si nos podíamos comunicar. Uno piensa primero como militar con su entrenamiento, después uno ve el impacto histórico, y sabe que algo va a cambiar en el mundo.
­¿Qué cambió para usted?
­Y, para mí fue Afganistán. Eso cambió. No creo que hubiera ido allí, si no hubieran ocurrido los atentados. Fue una buena experiencia. La misión fue una buena misión, en la que países de todo el mundo participaron. Fue una buena manera de ver la cooperación a nivel mundial. Y la misión sigue. Estados Unidos tiene una característica que es que cuando algo así pasa, se une. Mi familia es de origen dominicano, mi esposa es panameña. Yo nací en Nueva York. Creo que estos atentados nos unieron mucho más como país. Hubo pánico, fue terrible, pero de verdad fue una manera de unirnos.
­Desde su punto de vista, la lucha contra el terrorismo, ¿sigue siendo un desafío para EEUU?
­Sí. Pero creo que para el mundo entero. Un gran desafío, pero en todo el mundo. En Argentina, hubo un atentado terrorista. Es una amenaza transnacional. Ellos no respetan fronteras, de países, hacen lo que quieren.
­¿Ud. está conforme en cómo ha enfrentado hasta ahora el terrorismo su país, tanto en Irak como en Afganistán?
­Yo de verdad, dejo que los expertos den su opinión. Todo el mundo tiene opinión. Nosotros los militares seguimos las órdenes.

La caja negra del Air France

En junio de 2009, usted participó en las tareas de rescate de los restos de los pasajeros y del avión de Air France caído en el Océano Atlántico. ¿Cómo resultó esa experiencia?
-Yo participé en colaboración con las fuerzas armadas brasileñas, sobre el rescate, primero de sobrevivientes. Y realizamos miles de horas de vuelo. Yo era coma
ndante de las fuerzas en esa operación. Yo era el agregado de Defensa en Brasil. Después, la segunda fase, buscamos los restos del avión y más importante, la famosa caja negra que no es negra, sino roja. Encontramos restos del avión, restos de personas. Con un equipamiento especial, rastreábamos el mar en busca de la caja negra, a partir de un equipamiento de sonar que está vigente 30 días después del accidente. Al final nunca se pudo encontrar la caja negra, que era bien clave para saber qué causó el accidente.
¿En algún momento se manejó la hipótesis de un atentado?
-No, oficialmente nunca oí eso. Leí en la prensa alguna cosa, pero nada oficial.

19 de julio de 2012

MENSAJE DE LA 36

“GUERRILLERO CANSADO DE GUERRA”
ESTADOS UNIDOS, QUIERE QUE FERNÁNDEZ HUIDOBRO VISITE EL COMANDO SUR“Agregado militar de
EE.UU. Willie Berges declaró que su país trabaja con Uruguay en dos objetivos de su estrategia de Seguridad Nacional, aumentar la paz e invertir en la capacidad de socios fuertes y capaces”

“El oficial comentó que es habitual para Estados Unidos, recibir autoridades uruguayas, exhibió fotografías de una visita que realizó a su país el ministro del Interior Eduardo Bonomi”


Dice una nota del Semanario Búsqueda que a Estados Unidos le gustaría que el ministro de Defensa uruguayo, Eleuterio Fernández Huidobro, visitara el Comando Sur. Así lo anunció el agregado militar de ese país en Montevideo, coronel Willie Berges, durante una conferencia que dio el martes 17 en el Instituto Militar de Estudios Superiores (IMES) dependiente del Ejército. En la conferencia titulada “Sistema Mundial del Factor Militar de Estados Unidos, Cooperación de Defensa de Uruguay, Estados Unidos”, Berges explicó ante un  auditorio integrado principalmente por oficiales jefe del Ejercito que su país “trabaja con Uruguay en dos objetivos de su estrategia de Seguridad Nacional: Aumentar la paz” en el mundo e “invertir en la capacidad de socios fuertes y capaces”.
Durante su exposición, que duró poco más de una hora, Berges enfatizó en las donaciones y programas de apoyo estadounidense a Uruguay y también reiteró varias veces  que su accionar es “transparente y abierto”. En esa línea, el oficial comentó que es habitual para Estados Unidos, recibir autoridades uruguayas, exhibió fotografías de una visita que realizó a su país el ministro del Interior Eduardo Bonomi, y expresó su deseo de que Fernández Huidobro visitara el Comando Sur.
Berges también subrayó que desde 2005 más de 1.500 uruguayos participaron en programas de formación que son parte de formación que son parte de la cooperación binacional en materia de Defensa, y que por ejemplo, Estados Unidos ya lleva equipados diez centros de atención de emergencia en todo el país.
Durante el 182º Aniversario de la Jura de la Constitución, Fernández Huidobro reivindicó “la ley con mayúsculas” para la convivencia pacífica.
El titular de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro, fue el orador del acto en el 182º aniversario de la Jura de la Constitución, evento que se desarrolló en el Cabildo de Montevideo. Sostuvo que la Jura de la Constitución de 1830 fue una respuesta a las sucesivas guerras que padeció el pueblo oriental. Precisó que la ley con mayúsculas es necesaria para la convivencia pacífica, sin desmedro de la lucha de las ideas.
Al inicio de su alocución Fernández Huidobro planteó la siguiente interrogante: “qué quisieron jurar los orientales”. Y ensayó una respuesta: “el pueblo oriental quería jurar la ley, la ley llena de mayúsculas, la ley imprescindible para la convivencia pacífica sin desmedro de las luchas, sin exigirle a nadie que renunciara a sus convicciones, ideas e intereses”.

El ministro recordó que los orientales habían hecho “demasiadas guerras”. Y enfatizó: “Esta constitución no vino como producto de un ágora serena, sino que vino parida por la guerra, donde participaban fuerzas de toda la región y fuerzas imperiales”. Algunos de los ejemplos enumerados por Huidobro fueron las Invasiones Inglesas, la Revolución de Mayo, la gesta artiguista y La Cruzada Libertadora de 1825.
“Producto de ello y no de otra cosa, con las vendas todavía puestas y los caballos cansados, sin retornar los miles de soldados a sus casas, se hace la Constitución y se la viene a jurar acá”, afirmó.
“El pueblo uruguayo a través de sus instituciones sociales, políticas y culturales es un maestro en el manejo de las diferencias. Podemos felicitarnos porque estamos viviendo períodos de convivencia en paz, sin desmedro de luchar cada quien por sus ideas e intereses”, precisó el ministro.
Veamos entonces quienes son y que es Comando Sur de los Estados Unidos, a donde quieren llevar al señor Ministro y ex jefe guerrillero Eleuterio Fernández Huidobro.
Douglas Fraser es General, Fuerza Aérea de los Estados Unidos y Comandante, Comando Sur de los Estados Unidos
Previo a su asignación al Comando Sur de los Estados Unidos, el General Douglas M. Fraser sirvió, desde el 2008 hasta el 2009, como Subcomandante del Comando Pacífico de los Estados Unidos.
Es oriundo de Colorado y graduado en 1975 de la Academia
de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Estudió tres años de
preparatoria en Bogotá, Colombia, graduándose en 1971 del
Colegio Nueva Granada.
El General Fraser ha estado al mando de varias unidades
operacionales de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, incluyendo la 12ma Escuadrilla de Caza en la Base Aérea Kadena, Japón, y el 366vo Grupo de Operaciones en la Base de la Fuerza Aérea de Mountain Home, en Idaho; del 2000 al 2002 estuvo al mando de la 3ra Ala en la Base de la Fuerza Aérea Elmendorf, localizada en Alaska.
Luego de su servicio en la 3ra Ala, estuvo al mando del Centro de Guerra Espacial localizado en la Base de la Fuerza Aérea Schriever, Colorado, y luego de cuatro comandos distintos durante su segunda asignación en Alaska, incluyendo el Comando de Alaska, Región de Defensa Norteamericana de Alaska, Fuerza de Tarea Conjunta Alaska y la Undécima Fuerza Aérea en la Base de la Fuerza Aérea en Elmendorf, Alaska.
Las asignaciones a nivel de estado mayor del General Fraser incluyen: Edecán del Comandante de la 12ma Ala de la Fuerza Aérea, Oficial Ejecutor para el Directorado de Programas y Recursos de la Fuerza Aérea, Grupo de Acción del Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, y Analista Auxiliar en la Oficina del Subsecretario para Estrategia y Requerimientos.
También fungió, desde el 1996 hasta el 1997, como Director del Grupo de Operaciones de la Fuerza Aérea del Jefe de Estado Mayor; desde el 1999 al 2000 como Asistente Ejecutivo del Comandante en Jefe del Comando Pacífico de los Estados Unidos; y del 2003 al 2005 como Director de Operaciones Aéreas y Espaciales del Comando Espacial de la Fuerza Aérea.
Las asignaciones de vuelo operacional del General Fraser incluyen: la Base Aérea Bitburg, Alemania; Base de la Fuerza Aérea Luke, Arizona; Base de la Fuerza Aérea Holloman, Nuevo México; Base Aérea Kadena, Japón; Base de la Fuerza Aérea de Mountain Home, Idaho; y la Base de la Fuerza Aérea Elmendorf, Alaska. Él es un piloto comandante con más de 2,800 horas de vuelo, principalmente en las aeronaves F-15A/B/C/D, la F-15E y la F-16.
El General Fraser se graduó de la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en 1975 con un grado universitario en Ciencias Políticas. En 1987 obtuvo su maestría en Ciencias Políticas de la Universidad de Auburn. También es graduado de la Escuela de Oficiales de Escuadrilla, Escuela de Comando y Estado Mayor Aéreo, Escuela Nacional de Guerra y del Curso Conjunto de Conducción de Guerra.
Sus condecoraciones incluyen la Medalla por Servicio Distinguido del Departamento de Defensa, Medalla por Servicio Superior del Departamento de Defensa con dos ramos de hojas de roble y la Legión de Mérito.
Veamos por ejemplo ahora cual es la opinión del Comando Sur sobre la crisis política en el Paraguay.
Comando Sur de EEUU alaba actitud de FFAA paraguaya.
General Fraser dijo que el apoyo de militares a la Constitución fue un mensaje muy fuerte para la región.
El jefe del Comando Sur del Ejército de EEUU, general Douglas Fraser, quien se encuentra de visita en el Brasil, alabó la actitud de los militares paraguayos quienes, según dijo, les dieron su apoyo a la Constitución Nacional. Según publicó en la víspera el diario “Folha”, que “el apoyo de los militares a la Constitución no es una posición política. Es un mensaje muy fuerte”. Fraser también se mostró preocupado por la influencia del presidente venezolano Hugo Chávez en la región.
 
Según la publicación del diario brasileño, la aprobación en EEUU al juicio político contra el ex obispo de San Pedro, Fernando Lugo, visto como antidemocrático por los vecinos como Brasil, hizo que los sospechosos de siempre sean los gobiernos de izquierda en la región.
 
Otro tema del que habló el alto jefe militar norteamericano fue el de la eventual instalación de una base área de ese país en territorio paraguayo. Aseguró que no había nada de eso, sin embargo, cuando se le insistió en la consulta sobre el interés de EEUU de tener una base en la región, dijo que “es interesante para todos nosotros luchar contra el crimen transnacional”.
 
“Mi preocupación acerca de la acción de Irán aquí, la Triple Frontera es la presencia del libanés Hizbolá y del palestino Hamas aliados de Teherán. Pero no vi ninguna indicación de la operación de conexión en la región. Hizbolá está involucrado en actividades ilegales para su financiación. ¿Eso podría cambiar? Puede, por lo que hay que verlos”, dijo, según “Folha”.

El general Fraser llegó al Brasil para discutir la vigilancia regional y visitar la fábrica de aviones, Embraer, que quiere vender aviones Super Tucano a los EEUU.
El jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, general Douglas Fraser, declaró durante su visita a Brasilia que observa con atención la presencia de aliados de Irán en la Triple Frontera y aseguró que la “narcoguerrilla” es un factor de desestabilización en la región.
El militar viajó a Brasilia donde tuvo encuentros con las autoridades locales, la posibilidad de que Washington compre aviones, tema que causó divergencias a principios de año cuando la Aeronáutica norteamericana anuló una licitación vencida por los sudamericanos.
El comandante del Comando Sur de las Fuerzas Armadas señaló que su primera preocupación es el accionar de la “narcoguerrilla”. “Nuestro foco es ése, el crimen organizado trae inestabilidad en el Caribe y en América Central y puede descender hacia acá”, sostuvo Fraser en referencia a Brasil, en declaraciones al diario Folha de Sao Paulo de hoy.
“Como Colombia puso el foco en eso, lucha antinarcotráfico los traficantes están yendo a Perú y a Bolivia, ese es un problema que ningún país puede resolver solo”, concluyó Fraser.
Dicen los analistas paraguayos del diario de derecha ABC.
Que aunque diplomáticamente cautas, las declaraciones del jefe del Comando Sur de Estados Unidos, general Douglas Fraser, formuladas en ocasión de su reciente visita al Brasil, sobre la destitución del ex presidente Lugo vía juicio político, han constituido “un mensaje muy fuerte” para la Unasur, y en particular para el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, quien con su par argentina Cristina Fernández lideran la embestida diplomática y económica contra el Paraguay por haber ejercitado un privativo derecho democrático como país independiente y soberano.
Tiene razón el militar norteamericano dice el periódico, al decir que la actitud de las Fuerzas Armadas paraguayas envió un mensaje muy fuerte para la región, el que seguramente les cayó como una piedra en el estómago a los presidentes que violaron flagrantemente los principios más elementales que rigen las relaciones internacionales entre los estados.
“El apoyo de los militares a la Constitución no es una posición política”, afirmó el alto jefe militar norteamericano en abierto e inequívoco respaldo a la actitud asumida por las Fuerzas Armadas del Paraguay en la crisis política suscitada con la remoción por el Congreso del ex presidente de la República Fernando Lugo, a pesar de la abierta intervención de gobiernos extranjeros ideológicamente afines al bolivarianismo chavista que por todos los medios trataron de impedirla. La grosera actitud -dice el editorialista- del canciller venezolano Nicolás Maduro instando al alto mando militar a perpetrar un golpe de Estado para mantener en el poder al destituido Primer Mandatario y disolver el Congreso, constituyó el punto alto de esa injerencia foránea en nuestros asuntos internos.
La negativa de los militares paraguayos a rebelarse contra el orden constitucional de la República fue una prueba de fuego para la democracia paraguaya, habida cuenta de que en sus casi cuatro años de gobierno el ex presidente Lugo trató afanosamente de subvertir el profesionalismo de las Fuerzas Armadas de la Nación, buscando convertirlas en una guardia pretoriana leal a sus designios autoritarios antes que a la Constitución nacional, tal como lo hiciera en su tiempo el dictador Alfredo Stroessner, o como lo hacen Hugo Chávez y Evo Morales en sus respectivos países en la actualidad.
Si los militares paraguayos se entrometían en el juicio político y a través de las bayonetas presionaban para que el bolivariano Lugo continuara en el gobierno, lo más probable era que a continuación ya iba a florecer la idea de que las Fuerzas Armadas paraguayas son también bolivarianas, así como ocurre en la sometida Venezuela. Tiene razón el general norteamericano al decir que la actitud de las Fuerzas Armadas paraguayas envió un mensaje muy fuerte para la región, el que seguramente les cayó como una piedra en el estómago a los presidentes que violaron tan flagrantemente los principios más elementales que rigen las relaciones internacionales entre los Estados.
De hecho, pasó el tiempo en que la política exterior de los Estados Unidos hacia América Latina se centraba en los asuntos internos de los países de la región. Como única superpotencia militar y primera economía del mundo, hoy en día su interés se orienta preferentemente hacia la búsqueda de buenas relaciones comerciales con los bloques regionales y la preservación de la seguridad hemisférica ante el creciente avance de la influencia de países extracontinentales como Irán, que se declaran abiertamente enemigos de los Estados Unidos y de los valores de la democracia occidental.
Esta posición del Gobierno norteamericano fue claramente expuesta por el general Fraser al referirse al peligro de que en la triple frontera de nuestro país con Argentina y Brasil se establezcan santuarios financieros del terrorismo internacional impulsado por Irán, tales como Hizbolá y Hamas.
Al elogiar la postura institucional de las Fuerzas Armadas del Paraguay en las propias narices de la presidenta Dilma Rousseff, el general Fraser no solo reafirmó el apoyo diplomático de su gobierno a nuestro país con relación al proceso político que condujo a la democrática destitución del ex presidente Fernando Lugo, sino también a la vigencia de los valores tradicionales de la democracia occidental sistemáticamente jaqueada por el chavismo castrista y airosamente puesta a prueba en el Paraguay.
“La misión del Ejército de Estados Unidos es defender y proteger la Constitución de la Nación”, se lee en los manuales de campaña de esta fuerza militar. Desde esta óptica, el general Fraser ha evaluado y valorado el democrático comportamiento de las Fuerzas Armadas paraguayas en cuanto a la postura sentada como garantes del orden constitucional de la República, resistiendo las presiones políticas, tanto domésticas como internacionales, enderezadas a desviarla de su misión institucional.
Proviniendo del gobierno de la nación más poderosa del mundo, esta objetiva valoración de lo sucedido puesta de resalto por el jefe del Comando Sur es altamente significativa para nuestro país y, sobre todo, para los gobiernos de la región que buscan atosigarnos gratuitamente con un brutal bloqueo diplomático y comercial. Por lo demás, no deja de ser reconfortante comprobar que no estamos solos en esta desigual lucha por la preservación de nuestra libre determinación como nación soberana.
La posición asumida por el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos con relación a la misión constitucional de las fuerzas armadas de los países democráticos contrasta con la del gorila venezolano, dice el editorialista de ABC, y de su ministro de Defensa Nacional, general Henry Rangel Silva, quien por medio de un comunicado institucional fechado el 11 de julio prohibió “expresa y absolutamente” a los militares “seguir cualquier programación televisiva por los canales Globovisión, Venevisión y Televen o transmitida por cualquier espacio radioeléctrico privado”, al único efecto de impedir que los militares venezolanos pudieran ver el discurso del candidato presidencial opositor Henrique Capriles.
De hecho, ratificando su posición autoritaria, ambos han declarado reiterativamente que las Fuerzas Armadas venezolanas son chavistas y socialistas, y que no aceptarán un presidente de la República eventualmente elegido por la oposición política.
Por suerte para el Paraguay –y desilusión para el “círculo bolivariano”–, la OEA ha demostrado su importancia al no aceptar su exclusión del seno de la organización hemisférica, como fuera solicitada por los gobiernos de la Unasur confabulados con el dictador caribeño para agredir a nuestro país.
Vale la pena destacar entonces la digna actitud asumida por la mayoría de nuestros más altos jefes militares, lo que da garantías de que el Paraguay continuará en la senda que conduce a la consolidación de su democracia.
También recientemente Ollanta Humala, Jefe de Estado Peruano  recibió al Comandante del Comando Sur de los Estados Unidos.
El presidente Ollanta Humala recibió en Palacio de Gobierno al Comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, General Douglas Fraser, quien llegó acompañado de la embajadora de Estados Unidos en el Perú, Rose M. Likins, y altos oficiales estadounidenses.

El general Fraser visitó al jefe de Estado para informarle del término de su mandato a cargo del Comando Sur de los Estados Unidos. Asimismo, la ocasión sirvió para que el General Fraser ratifique el interés de su gobierno en la lucha contra el tráfico de drogas, el apoyo a las Fuerzas Armadas.

Con esta visita, en la que participó también el ministro de Defensa peruano, José Urquizo, el militar estadounidense inició una serie de reuniones que sostendrán con varios gobernantes de la región.
El 29 de junio el Comando Sur condecoró a un oficial colombiano de enlace.
El Coronel José Alejandro Forero, prestó servicio como uno de los oficiales de enlace de naciones amigas en el Comando Sur, desde junio de 2011 a junio de 2012.
Durante una ceremonia que tuvo lugar el 29 de junio para condecorar al Coronel José Alejandro Forero del Ejército Colombiano, el General Douglas Fraser, Comandante del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), agradeció el año de servicio que prestó el coronel como oficial de enlace de una nación amiga.
El Coronel Forero llegó al SOUTHCOM en el verano de 2011 con una vasta experiencia en la lucha contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como profesor en la Escuela Superior de Guerra, y con más de 27 años de servicio en el ejército de su país.
En palabras del General Fraser, durante su desempeño en el Comando Sur, el Coronel Forero cumplió un papel decisivo en la facilitación de las comunicaciones entre las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y Colombianas, y especialmente en compartir la información necesaria para coordinar los esfuerzos de colaboración en apoyo de la lucha regional contra el narcotráfico y el crimen organizado transnacional.
“José, Sandra, hemos aprendido de ustedes y nos hemos beneficiado de sus conocimientos sobre Colombia, de su voluntad de aprender cómo trabajamos y de participar dentro de nuestro comando”, expresó el General Fraser al Coronel y a su esposa. “Su dedicación a nuestras responsabilidades nos guiaron hacia una percepción inestimable de la comprensión mutua entre nuestras naciones”, agregó.
Entre los asistentes no solo hubo miembros del Estado Conjunto del Comando Sur, sino que también estuvo el General de Brigada Leonardo Barrero, Director de Operaciones de las Fuerzas Militares Colombianas, quien conoce al General Forero hace 27 años.
“Hoy me siento… nos sentimos tristes de despedirnos de una familia como el Comando Sur, que nos acogió desde el primer día con cariño”, manifestó el Coronel Forero por su parte. Explicó que cuando él y su familia iniciaron el viaje a Miami hace un año, pensaron que se sentirían extraños en un país extranjero, lejos de su hogar. “Pero no fue el caso”, expresó. “Hicimos muy buenos amigos y sentimos que encajábamos… conocimos a grandes comandantes y nos vamos muy agradecidos por nuestro tiempo aquí”.
“Me llevo lecciones muy valiosas de esta experiencia que compartiré con mis pares para desarrollar proyectos nuevos [del Ejército de Colombia]. Mi labor fue unir más a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y Colombia y agradezco a todos quienes han contribuido al éxito de mi desempeño”, finalizó mientras recibía la Condecoración al Servicio Meritorio Conjunto por sus servicios.
El Comando Sur estableció el Programa de Oficiales de Enlace de Naciones amigas (PNLO,  en 1998, focalizado principalmente en establecer vínculos entre naciones amigas de Centroamérica, Sudamérica y del Caribe, para promover una mejor compresión de misiones y tácticas, facilitar la capacidad de integración y sincronización de operaciones, colaborar en la transferencia de información primordial, reforzar la confianza mutua y desarrollar un mayor nivel de trabajo en equipo.
En una audiencia en el Congreso estadounidense el 5 de marzo de 2012, el Jefe de Comando Sur vigila posibles “turbulencias” en Cuba, Venezuela, Bolivia y Haití.
El general Douglas Fraser expresó que “esas potenciales turbulencias geopolíticas podrían tener un impacto sobre ciudadanos y militares estadounidenses en la región”.

El Comando Sur de Estados Unidos se mantiene vigilante ante “turbulencias geopolíticas” que se pudieran originar en Cuba, Venezuela, Bolivia y Haití, aseveró este martes su jefe, el general Douglas Fraser, en una audiencia en el Congreso.

Esas “potenciales turbulencias geopolíticas” podrían tener “un impacto sobre ciudadanos y militares estadounidenses en la región”, afirmó Fraser ante la comisión de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes.

Venezuela enfrenta “incertidumbres sobre la salud” del presidente Hugo Chávez, una “persistente inestabilidad económica y crecientes niveles de violencia que generan mayores exigencias para el gobierno”, señaló Fraser.

Fraser afirmó que el Comando Sur sigue “tomando en serio la actividad iraní en la región y vigilando de cerca sus actividades”.

No obstante, estimó que la relación entre Teherán y la región es principalmente diplomática y comercial.

Por otra parte, Fraser afirmó no tener evidencias de nexos entre grupos terroristas y cárteles de la droga, pero afirmó: “seguimos vigilantes de la potencial amenaza de que organizaciones criminales transnacionales colaboren para trasladar terroristas dentro de la región y hacia Estados Unidos”.
Jefe del Comando Sur de Estados Unidos, General Douglas Fraser, visitó también Ecuador.
El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, el general Douglas Fraser, quien está a cargo de los asuntos militares de su país en América Latina y el Caribe, visitó Ecuador esta semana por primera vez, confirmaron fuentes oficiales.

Según la agencia española, Fraser “se reunió con el Ministro de Defensa de Ecuador, Javier Ponce y otras autoridades militares ecuatorianas. Vino para aprender sobre Ecuador y estrechar relaciones militares”, dijo Marta Costanzo Youth, agregada de Prensa de la embajada estadounidense en Quito.

Ni la embajada ni el Gobierno enviaron un boletín a la prensa sobre la visita del alto cargo.

El Ministerio de Defensa de Ecuador sí colgó una breve nota en su página de Internet titulada “Ministro de Defensa recibió visita de funcionarios norteamericanos”.

En ella se confirma que Ponce se reunió el miércoles con Fraser y con la embajadora de Estados Unidos en Ecuador, Heather Hodges.

“En la cita se abordaron temas de cooperación. La reunión sirvió para consolidar vínculos de amistad entre ambas naciones”, indica la nota.

Fue la primera vez que Ponce y Fraser se reunían, según dijo una fuente del Ministerio, que prefirió no ser identificada y que calificó la visita como “de cortesía”.

Fraser, que es piloto y fue comandante de las fuerzas de su país en Alaska, dirige las operaciones militares estadounidenses en América Latina y el Caribe desde junio de 2009.

Tras el encuentro, el general recorrió el Museo Templo de la Patria, ubicado en la Cima de la Libertad, que domina la ciudad de Quito, donde le explicaron la Batalla de Pichincha, que en 1822 selló la independencia de Ecuador.

El gobierno del presidente Rafael Correa ha dirigido nuevamente la política exterior de su país hacia América Latina, en lugar de su tradicional alineamiento con Estados Unidos, y mantiene una relación particularmente estrecha con Caracas y La Paz.

El mismo Correa destacó la “doble moral” de la política exterior de Washington, que a su juicio se demuestra por su apoyo durante tres décadas al ex presidente de Egipto Hosni Mubarak, mientras que critica a los gobiernos democráticos de Venezuela, Ecuador y Bolivia.

“Si eres mi amigo eres bueno, así seas el más grande dictador o atentes contra los derechos humanos, pero si no eres mi amigo, por más que respetes los derechos humanos, ganes todas las elecciones, sigues siendo un malvado, un dictador”, apuntó.
El 20 de junio de 2012, el General Douglas Fraser visitó Honduras para asistir a ceremonia de cambio de mando de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo.
El General Douglas Fraser, Comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, viajó a la Base Soto Cano el pasado martes 19 de junio para asistir a la ceremonia de cambio de mando del nuevo comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (JTF-B), el Coronel Guy A. Lemire.  El Coronel Lemire reemplaza al Coronel Ross A. Brown, quien cumplió trece meses en su cargo como comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo.

Durante su visita a la Base Soto Cano, el General Fraser se reunió con la Embajadora de los Estados Unidos Lisa Kubiske, el Secretario en el Despacho de Defensa Marlon Pascua, y el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras General René Osorio Canales, quien también participó en dicha ceremonia, para discutir los esfuerzos conjuntos que existen entre los Estados Unidos y Honduras en temas de seguridad.
¿Para que querrá el Comando Sur de los Estados Unidos y su Comandante, General Douglas Fraser que viaje el señor Ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro, a los Estados Unidos?
¿Será para poner una nueva base militar de los Estados Unidos?
¿O quizás para combatir la política del “terrorismo” en la región?
Habría que preguntarle al Ministro del Interior el señor Eduardo Bonomi que ya estuvo por allá.
Fernández Huidobro, es ahora un pacifista y si en algo desea hacer un curso acelerado sobre ese tema, el lugar exacto para prepararse para la paz, no es otro que los Estados Unidos de América.  
Cuando Huidobro era jefe guerrillero y antiimperialista, los Estados Unidos ocupaban Vietnam y allí largaban sus bombas sobre ancianos mujeres y niños.
Hoy han mejorado mucho en su lucha pacifica, solamente han invadido y bombardeado Granada, Panamá, Irak, Libia, Afganistán, y están en fila, Siria e Irán.
En América Latina ya dieron un golpe en Honduras y otro en Paraguay. Fracasaron en dos intentos más uno en Venezuela contra Chávez, donde cometieron el error de no asesinar a Chávez y otro error más en Ecuador, donde pese a haber secuestrado a Correa en un hospital; no lo fusilaron como acostumbran hacerlo con los presidentes que no le son afines.
QUE BONOMI HAYA VUELTO DE LA ENTRAÑAS DEL IMPERIO; NO ES NINGUNA GARANTÍA.
Y SI AHORA… CUANDO VAYA HUIDOBRO, A LOS GENERALOTES DE LA CÍA,  LES DA POR PREGUNTARLE, SI CONOCIÓ A MITRIONE.

0 comentarios:

Publicar un comentario