lunes, 3 de octubre de 2011

El Plan Mérida, la CIA y el horror de Méjico

Los cárteles de México apuntan contra los usuarios de redes sociales
Junto al cuerpo descuartizado de la periodista María Elizabeth Macías se halló una nota en la que se explicitaba el móvil del crimen: sus denuncias por Internet. Días atrás, aparecieron dos personas colgadas por el mismo motivo


Ejercitando la memoria histórica para entender lo inexplicable: desde la Masacre de Tlatelolco ordenada por la CIA, el 2/10/1968, al descuartizamiento y la desaparición poblacional en el siglo XXI.
Flora Tristán | 2-10-2011

Hoy : Méjico, 25 de setiembre 2011,Asesinato y descuartizamiento de  María Elizabeth Macías Castro
Amnistía Internacional condena el asesinato de María Elizabeth Macías Castro, una editora de un periódico de Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas, cuyo cuerpo fue encontrado el 25 de septiembre en la ciudad fronteriza.
La organización urge una investigación exhaustiva de este nuevo asesinato de una periodista para que no quede impune y debilite aún más el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información en México.

A pesar de que todavía falta realizar una investigación a fondo de los hechos, al parecer junto al cuerpo apareció un mensaje señalando que fue asesinada por miembros del crimen organizado en represalia por la información que la víctima había distribuido en  redes sociales denunciando las actividades de los delincuentes en Nuevo Laredo.
Ayer:  Masacre de la PLAZA DE TLATELOLCO -México City- 2 de Octubre de 1968
En un salvaje despliegue de fuerza de fuego en la Plaza de las Tres Culturas, el gobierno barrió con el movimiento de protesta y probablemente con varios cientos de vidas. La masacre del    2 de octubre de 1968  vino como una sorpresa...     


La memoria histórica 
Philip Agee –oficial de operaciones especiales de la CIA,  estacionado en América Latina- renuncia a su   cargo en 1969, después de 12 años de servicio. Decepcionado con las políticas de la Agencia, se decide a denunciar en forma de diario   las acciones clandestinas de  su modus operandi.
Esta es la historia de una carrera de 12 años de un oficial de  operaciones secretas de la CIA que termina a principios de 1969. Es pues, un intento de abrir otra pequeña ventana a la clase de actividades secretas que realiza el gobierno de Estados Unidos a  través de la CIA, en los países del Tercer Mundo en nombre de la seguridad nacional de USA (P. Agee, CIA Diary: vii).
Agee se traslada a Méjico en 1967 para trabajar en operaciones especiales de la CIA , bajo la fachada de los Juegos Olímpicos de 1968.Todavía creía que lo que todo estaba bien...
Esta cobertura de los Juegos Olímpicos es extraordinaria/…/Después de  haber estado cinco días en este trabajo se abre el acceso a una enorme y variada gama de personas. Los oficiales de la Estación, desde Win Scott [el jefe de la base] hacia abajo,   están todos muy entusiasmados con mi cobertura Olímpica ya que podría ayudarlos en sus áreas particulares de responsabilidad /…/ La sección CP  [de ataque e infiltración del Partido Comunista] quiere que siga la pista de los posibles reclutamientos de infiltración dentro de las organizaciones revolucionarias, mientras la CA [sección de Acciones Encubiertas) quiere que los asesore con   datos de  posibles agentes para ubicarlos  en la prensa del Comité de Organización [de los Juegos Olímpicos] /…/ la sección LICOBRA [nombre codificado de la CIA para referirse a la mayor operación de la Agencia en México , dirigida contra el gobernante PRI – Partido Revolucionario Institucional,  el Ministerio de Relaciones Exteriores de México y el Ministerio del Gobierno] quiere que les dé la pista de posibles agentes para emplearlos en la penetración del PRI y del gobierno mejicano/…/(P. Agee:565, 634).
La trascendencia económica, política y geo-estratégica que tiene Méjico para USA y para la Elite del Poder Transnacional, está en proporción directa con el tamaño de la Estación de la CIA y de sus acciones encubieras dentro del mismo país. Así lo expresa el agente disidente:
A causa de la importancia estratégica de Méjico para USA , su tamaño y proximidad, y la abundancia de actividades enemigas [sic], la estación de México City [establecida en la embajada de dicha ciudad, para obtener cobertura diplomática si se descubrieran las acciones clandestinas] es la más grande del hemisferio. En su conjunto, la estación tiene 15 oficiales de operaciones bajo la cobertura del Departamento de Estado en la sección política de la Embajada, además de  12 oficiales  bajo   coberturas no oficiales, fuera de la embajada. A esto se le suma un gran plantel de apoyo en el terreno de las comunicaciones, los servicios técnicos, los asistentes de inteligencia, descifradores de  códigos, secretarias, sumando así alrededor de 50 personas [esto en 1967, el personal de la CIA no ha disminuido desde entonces sino que  ha aumentado y sus cifras no son conocidas en la actualidad, solo estimativas](Agee:538-39).
La CIA ha logrado infiltrar a tal punto el PRI y el gobierno de Méjico que el mismo presidente – Gustavo Díaz Ordaz (1911-1979)- es un ”agente de enlace” de la Agencia y   desarrolla "una relación muy especial" con el director de la base, Winston Scott. El gobierno de USA ejecuta sus políticas directamente a través del agente-presidente, actuando al servicio de una potencia extranjera. Vayamos a la descripción de estos hechos según el testimonio de Agee.
Operaciones de Enlace [CIA]
Dominando el programa operacional de la Estación, está el Proyecto LITEMPO que es administrado por Winston Scott, jefe de la Estación de México-City desde 1956, con la asistencia de Annie Goodpasture/…/ Este proyecto abarca una complicada serie de programas operacionales de apoyo que la CIA ofrece a las numerosas fuerzas civiles de seguridad con el propósito de intercambiar  información de inteligencia, realizar operaciones conjuntas y la actualización constante de toda la información interna del servicio de inteligencia del país y de las funciones de la seguridad pública.
En la cúspide de la Operación LITEMPO está el presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, que ha trabajado extremadamente cerca de la Estación desde que fue nombrado Ministro de Gobierno en la anterior administración de Adolfo López Mateos(1958-64), con quien Scott desarrolló una relación de trabajo muy cercana/…/
Y más adelante relata P.Agee cómo ”trabaja” la CIA dentro del gobierno mejicano:
/…/ tanto Scott [el director de la CIA en Méjico] como el embajador [de USA en Méjico] visitaron la Casa Blanca donde el presidente Johnson fijó el orden de prioridades de acuerdo con los deseos de la Agencia y de su amigo Díaz Ordaz [el presidente de Méjico].
Scott continúa por supuesto trabajando con el Presidente [Díaz Ordaz] y el embajador  nunca recibió la información que solicitaba/…/Mientras   Scott se encuentra frecuentemente con el Presidente y el Ministro de Gobierno, dos agentes de la CIA con cobertura no-oficial, se encargan del contacto diario con los jefes de los servicios de seguridad, subordinados a Echeverría [el Ministro de Gobierno] (P.Agee:540).
Así se   establece el ”para – gobierno” extranjero en Méjico. Esta descripción es de suma importancia para entender  cómo funciona la represión interna en este país, frente a los acontecimientos más escalofriantes de su reciente Historia: la Masacre de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968, y el exterminio de su población, a partir de la puesta en marcha del Plan Mérida, instrumentado por los Estados Unidos en la actualidad.
Una vez más seguiremos la descripción de P.Agee   cuando explica cómo opera la represión organizada por   el gobierno de USA, a través de su brazo paramilitar (la CIA), en Méjico.
Utilizando el Proyecto LITEMPO proveemos asesoría y equipamiento para el establecimiento de una nueva red secreta de comunicaciones entre la oficina de Díaz Ordaz y las pricipales ciudades en el resto del país. Otras operaciones conjuntas con los servicios de seguridad mejicanos incluyen el control de los viajes, las escuchas telefónicas, y las acciones represivas/…/La Estación es mucho mejor que los servicios mejicanos, y esto es de gran utilidad para las autoridades al planear las razzias, los arrestos y otras acciones represivas.
El enlace entre Scott y los servicios de la inteligencia militar mejicanos consiste sobre todo en el intercambio de información, con el fin   de adelantarse al futuro de los próximos acontecimientos. El agregado militar de USA,   sin embargo, está en contacto permanente con su contraparte del servicio militar de inteligencia mejicano, y sus informes son recibidos de forma regular por la Estación (P.Agee : 540-41).
¡ Ay… Plaza de Tlatelolco, cómo me duelen tus balas…!
Dos motivos nos mueven a volver atrás en el tiempo: Uno,   el homenaje a las  víctimas inocentes, de la Plaza, al cumplirse  43 años del horrendo crimen,  y otro, la convicción de que el ejercitar la memoria histórica nos puede ayudar a  comprender la puesta en marcha de esta y otras sanguinarias   masacres como las derivadas del  actual Plan Mérida. Ambas son    ideadas por la CIA y el gobierno de USA. Ambas llevan   la marca de la misma Bestia : la Elite   Transnacional de Poder.
Con la información en mente que describe   el modus operandi   del  Para-Gobierno Imperial  en Méjico, podemos ahora recordar las circunstancias de la  Masacre de Tlatelolco, comandada por la CIA, según el relato    de P. Agee, ya  que    vivió de cerca estos acontecimientos   estremecedores en 1968, como  un insider de la Agencia.     
  México City- 3 de Octubre de 1968
En un salvaje despliegue de fuerza de fuego en la Plaza de las Tres Culturas, el gobierno barrió con el movimiento de protesta y probablemente con varios cientos de vidas. La masacre de ayer  vino como una sorpresa/…/ayer [2 de octubre de 1968] hacia las 5 p.m. alrededor de 3000 personas  -estudiantes, maestros,padres y algunos trabajadores – se reunieron en la Plaza de las Tres Culturas para realizar una marcha de protesta contra la ocupación del Instituto Politécnico y varias de sus escuelas vocacionales.
El primer orador de la reunión pidió que no se realizara la marcha ya que el gobierno había comandado alrededor de 1000 tropas con vehículos blindados y jeeps armados con fusiles automáticos a lo largo de toda la ruta.La manifestación continuó de forma pacífica pero las unidades militares rodearon la Plaza . Justamente después de las 6 p.m., la armada abrió fuego contra la multitud y los edificios de las cercanías, alegando que protegían a los simpatizantes. Recién después de haber tirado una hora sin parar, contra la muchedumbre, los militares cesaron el fuego.Oficialmente la cifra de muertos es de 28 muertos y 200 heridos, pero con toda seguridad varios cientos fueron acribillados y muchos más son los heridos. Hay 1500 personas encarceladas.
Hoy reina la confusión y miles de padres, madres y familiares buscan desesperados a sus allegados para encontrar a los cuerpos   de todos aquellos que no han podido ser ubicados en los hospitales o en las cárceles  –aunque ya los han hecho desaparecer  .
Esta mañana el Comité Olímpico Internacional, bajo la dirección de Avery Brundage se reunió con urgencia  en secreto para decidir si se suspendían los Juegos. La decisión del IOC, de acuerdo con el relato de un miembro norteamericano del Comité Olímpico, fue solamente por la diferencia de  un voto. Luego Brundage anunciaba que los Juegos se realizarían como estaba planeado y que los problemas locales de unos estudiantes no tenían ninguna conección con los Olímpicos./…/
Hoy [28 octubre 1968] recién podemos [la CIA] empezar a hacer el balance de si todo este circo de dos semanas  valió realmente la pena a cambio del baño de sangre, y si no fue así, si México perdió más prestigio asesinando a los manifestantes de lo que hubiera ganado postergando los Juegos Olímpicos (P.Agee : 574).
  P.Agee renuncia a su cargo en 1969, entre otras cosas a causa de la Masacre de la CIA en Tlatelolco. Luego escribe arrepentido, sobre el amo al que se sirvió durante 12 años:
 
Me transformé en el sirviente del capitalismo que yo mismo rechazaba. Me volví uno de sus policías secretos. La CIA, después de todo no es más que la policía secreta del capitalismo norteamericano, horadando día y noche agujeros   en la barrera política,   para que los accionistas de las compañías norteamericanas que operan en los países pobres puedan continuar disfrutando del saqueo. El éxito de la CIA es que comparte sus ganancias con el 2 o 3% de la población de los países pobres – quienes   reciben hoy todavía más que en 1960 - mientras que los marginalizados, que son el 50, 60 o 70 % se llevan la peor parte (P.Agee : 575).
 
 
  Como epílogo podemos agregar para comprender aún más el Plan Mérida o el Plan Colombia, que según S. Dorril, en su monumental obra sobre los servicios secretos de occidente,( MI6, Cincuenta años de Operaciones Especiales), la Elite del Poder Transatlántico se ha fabricado una  ”Nueva Agenda” de guerra para el tiempo por venir. Esta Agenda se fue programando a partir de la ”Caída del Comunismo” y ha cambiado el orden del día.
El MI6 ha desarrollado una nueva agenda, conocida como ”Global Tasks”. Ella combina las secciones que se encargan del terrorismo, los crímenes mayores como el tráfico de drogas y el lavado de dinero y la contra-proliferación de armas de destrucción masiva, tales como armas biológicas, químicas y armas nucleares. Hay una cooperación creciente con el GCHQ (Government Communications Headquarters), que provee de la información de Inteligencia (S. Dorril :762; v.t. cap.”The New Agenda”,p.758-782).
Cuando la Plutocracia de Occidente culminó aparentemente con éxito, su ”Guerra Fría” contra el ”Comunismo” en los países del Este,   su brazo armado secreto (los servicios de inteligencia en mutua colaboración) programaron   el emprendimiento de una nueva guerra,    cruel e indefinida,  donde cualquier individuo se puede transformar en un enemigo potencial. Los países que no se doblegan al saqueo imperial se transforman automáticamente en ”Estados Fallidos” y   sus habitantes blancos anónimos de la ”Guerra Sin Fin”.
Esta Nueva Agenda es    popularizada en la propaganda masiva como la   ”Guerra contra el Terrorismo","Guerra contra las Drogas" o contra el "Crimen Organizado”.
Sin embargo, a pesar de la imagen trasmitida por los medios, va quedando cada vez más claro que los criminales y genocidas no son las víctimas inocentes del Plan Mérida o el Plan Colombia, sino los que inventaron la Guerra Global sin Fin, o los ”Global Tasks”  en la Nueva Agenda Imperial.   
El enemigo de la Elite Transnacional del Poder son los pueblos desarmados e inocentes, las víctimas de Tlatelolco…o los jóvenes descuartizados o desaparecidos   en Méjico, Colombia, etc. Solamente la lucha de los Pueblos y la información colectiva logrará derribar los planes de esta Nueva Agenda del Horror.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario