sábado, 4 de mayo de 2013

Asistencialismo barato

Asentamiento en Florida


Viernes 03 de mayo de 2013

Pobreza
Mujica: “Un tercio de los hombres y mujeres del Uruguay del futuro hoy están en la frontera de la exclusión” 

El presidente de la República, José Mujica, expresó que en los últimos ocho años casi 900 mil personas superaron la línea de pobreza en el país, aseguró que nadie lo va a reconocer pero en las zonas rurales la pobreza cayó un 82%, un 70% en las ciudades del interior, y 50% en Montevideo.

 Mujica se refirió este viernes, en su audición de M-24, a los logros de los dos últimos gobiernos del Frente Amplio en materia de pobreza, aunque también reconoció que aún queda mucho por hacer.
El mandatario señaló que en los últimos ocho años “casi 900 mil personas superaron la línea de pobreza en el país”, lo que a su juicio no es “para nada secundario”.
“Cuando llegamos al gobierno en 2004, casi 39,5% de las personas estaban en esa condición. Cuando este último gobierno asumió eran 21 y pico por ciento. Hubo una baja sustantiva y nos proponíamos llegar al 10% el índice de pobreza en estos cinco años. Apenas nos faltan dos puntos y medio para lograrlo. De 21.9% nos falta apenas 2.5% para llegar al 10%”, aseguró.
Dijo que las cifras pueden decir poco, pero “hace ocho años había casi 34 mil hogares en estado de indigencia. Hoy 29 mil superaron esa situación. Nos quedan 4 mil hogares con más de 20 mil personas todavía en estado de indigencia, pero esto es todo lo que se caminó. Fue posible que creciera la economía y fue posible repartir”.
En ese marco, resaltó que se avanzó mejorar la desigualdad entre los ciudadanos, acotó que las cifras no dicen nada cuando no se conoce esta situación, pero de todas formas consideró que se trata de “la mayor obra que se pudo lograr”, teniendo en cuenta además que se avanzó muy fuerte contra la desigualdad.
“Nadie nos va a reconocer que en estos ocho años en el escenario rural más profundo es donde más cayó la pobreza”, aseguró Mujica haciendo mención a datos recabados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
En tal sentido, dijo que  “la pobreza cayó un 82% en las áreas rurales del país y un 70% en las ciudades del interior”.
En Montevideo, en tanto, “la pobreza bajo 50%. Bajó enormemente la pobreza y la indigencia en el país, pero nos queda mucho que luchar, porque ahora nos estamos topando, sobre todo en el Área Metropolitana, con algo que no se arregla con cifras ni con transferencias monetarias: la existencia de núcleos de pobreza dura donde tres o cuatro generaciones quedaron fuera del mundo del trabajo y se generó una especie de cultura de exclusión”.

Los niños y la frontera de la exclusión

Asimismo, el mandatario  se refirió puntualmente los niños, en tal sentido explicó que “cada tres niños menores de seis años, uno es pobre, lo que quiere decir que un tercio de los que serán hombres y mujeres en el futuro hoy están “mamando en la frontera de la exclusión”.
“Defender y promover la vida de este capital que se está formando no es ningún logro para el gobierno que pasó o para este, pero es imprescindible para el Uruguay del futuro, porque en la niñez se supera la base de estos problemas o, en gran medida, no se superarán nunca”, sentenció Mujica.
En ese marco dijo que los sectores de clase media para arriba y buena parte de los sectores proletarios del país tienen “baja natalidad”, y agregó que donde es “fuerte la natalidad es en la cintura entre pobreza e indigencia, y es allí donde están las raíces de la cultura de exclusión”.
Asimismo, se refirió al crecimiento productivo del país como “la palanca más importante” para superar la pobreza.
Pero aclaró que cuesta mucho que los sectores más poderosos de la sociedad “se den cuenta que la convivencia del futuro, en gran medida, se lauda si tenemos capacidad de incluir a este mundo de un tercio de niños del Uruguay en un camino que ayude a la superación humana”.




En desarrollo social nos colocan allá abajo
.









La publicación anual del Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas ubica a Uruguay en el puesto 51 ( en el 2006 estaba en el puesto 46) . El gobierno de Mujica le faltan 2 años y lo que se logró es muy flaco. Aunque en la región haya un contexto favorable bajo el título "Ascenso en el Sur", Uruguay esta estancado en un contexto de bonanza económica. El gobierno de Mujica y Astori es el que registró menos avances.
Mientras Tabaré se postula a candidato diciendo que no hay otra alternativa.


tamo en el Horno



A Mujica le faltan dos años de gobierno

 Si las elecciones fueran hoy




INTENCIÓN DE VOTO “SI LAS ELECCIONES FUERAN HOY”

Falta más de un año para las elecciones nacionales, que se llevarán a cabo en octubre de 2014. Sin embargo, la campaña electoral ya se está percibiendo, porque los pre-candidatos están empezando a buscar adhesiones con vistas a las elecciones internas, que ocurrirán dentro de “apenas” un año. Aunque falte aún más tiempo, un año y medio, la gran mayoría de los uruguayos dice a cuál partido votaría si las elecciones nacionales fueran el domingo próximo. Los indecisos son cada vez menos, y hoy representan apenas el 14%.

El 43% votaría al Frente Amplio, el 25% al Partido Nacional, el 16% al Partido Colorado, y el 2% al Partido Independiente (Gráfico 1). 



El Gráfico 2 muestra la evolución en los últimos meses. La intención de voto hoy es muy similar a la de principios de marzo. Disminuyen un poco los indecisos, y aumenta un punto porcentual la intención de voto hacia el Frente Amplio y un punto porcentual la intención de voto hacia el Partido Independiente. A más largo plazo, comparando con diciembre del año pasado, se observa un crecimiento de tres puntos en el apoyo al Partido Nacional (de 22 a 25%), y movimientos más chicos en los demás partidos: el Frente crece un punto y el Partido Colorado cae un punto. 

Gatopardismo (que todo siga como está): Aqui tampoco hay muchos avances con Mujica.
Sin avances

El gobierno no puede o no quiere rectificar correcciones en las políticas sociales a pesar de la bonanza económica y vientos a favor en la región, no se puede hacer la apología de la gestión propia haciendo como el avestruz.
Un factor gravitante para haber logrado una calificación tan baja puede estar en la "educación, educación, educación", un gobierno de Tabaré con sus ceibalitas, y otro gobierno con Mujica y escuelas que se caen abajo. El presupuesto que da Astori para educación es muy bajo (ni compararlo con el militar) y aún así aunque sean mayores a gestiones anteriores, no es suficiente por mala administración y por no cambiar estructuralmente el sistema anterior
El estado de la salud es caótico por la misma razón y ello incide en la calidad de vida de los uruguayos. 
Si no se crea un entorno de respeto por los Derechos Humanos con un pacto de impunidad que sigue vigente tampoco hay desarrollo humano.
Las politicas de Tabaré Vazquez y Mujica son de un asistencialismo barato, y aquí lo que se necesita es revolución. Con todos los elementos a favor para conducir una revolución pacífica y democrática contra los intereses oscuros de la dictadura, de la ingerencia capitalista neoliberal que en vez de romper con ellos Mujica con el concepto "nación" los profundiza el "el patio trasero".  
El que no cambia todo no cambia nada.
Muerto 
   



Tabaretor: El juicio final

 de Marcelo Jelen 

viernes, 3 de mayo de 2013

Extrañabas a Tabaré Vázquez, pero estaba acá. Nunca se fue. Como Troilo, que siempre está volviendo. Cual retazo de los cielos, Vázquez brilla por su presencia y por su ausencia. Las masas frenteamplistas disfrutan esa pirotecnia repentina. A ciertas minorías, en cambio, las irrita hasta las lágrimas.

Vázquez ya corre para llegar a la Presidencia el 1 de marzo de 2015. Se pasea por acá y por allá marcando territorio, mientras José Mujica dirige como mejor le sale el gobierno que él mismo desgastó con señales confusas, imprudencias, rebajes de quinta a marcha atrás y diatribas contra aliados y rivales que dijo porque se les ocurrieron, nomás.

En 38 meses se confirmó aquella sospecha: más que gobernar, lo de Mujica es animar conferencias, cafetines y parrillas discretas. Le quedan 22 meses. El martes, en declaraciones a Radio Sarandí, se resignó a limitar su legado a “tres paquetitos”: la planta regasificadora en Montevideo, mejoras al transporte por tren y las obras del polémico puerto de aguas profundas en Rocha.

Faltan 13 meses para definir la candidatura de cada partido a la Presidencia y un año y medio para las elecciones legislativas y la primera ronda presidencial. Dicen que la campaña no arrancó, pero se asoman nombres y alianzas, hay reuniones… y el elenco oficialista trabaja con un ojo alerta a no ligar alguna pedrada de las riñas en el gobierno y con el otro ojo atento a los pasos de aquél a quien es visto como futuro jefe. Una muestra: el enroque ministerial de esta semana respondió a una inquietud de Vázquez, que ya pesa e interviene en los líos que le importan.

El tiempo no para y corre a favor del ex presidente. “La dilación de Tabaré Vázquez” dificulta “cualquier candidatura alternativa”, por lo cual la demora en decidirse consolida la suya, calculó la politóloga y senadora de la lista 609 Constanza Moreira. El plazo vence "ahora, no en setiembre", advirtió, entrevistada la semana pasada por Brecha.

Dos grupos de frenteamplistas aprovecharon el feriado del 1 de mayo para manifestar en línea y por separado cierto rechazo a Vázquez. Uno de ellos contradijo “la idea de una candidatura natural y única” [http://bit.ly/12pFzdM]. El otro llamó “a la reflexión urgente” sobre “la pertinencia” y la “aparente inevitabilidad” de la postulación [http://bit.ly/12pFOWf]. Firmaron esas cartas más de 300 ciudadanos y ciudadanas de diversos ámbitos, desde los partidos hasta el arte, pasando por la academia y la sociedad civil. Poquitos.

Habría que volver a contar las adhesiones después del martes, cuando la Universidad de Montevideo homenajee a Tabaré Vázquez por vetar en 2008 la despenalización del aborto voluntario. Esa universidad, cercana al Opus Dei, presentará entonces un libro en el que 15 expertos aplauden aquella decisión, entre ellos Eduardo Esteva, consejero de Estado de la dictadura y colaborador en la redacción del proyecto de constitución rechazado por la ciudadanía en 1980.

Vázquez exhibirá entonces una de sus facetas que más rechinan en la izquierda. También lo hará dentro de un mes y medio, cuando apoye en las urnas el referéndum contra el aborto voluntario. Se opondrá a su propia fuerza política durante los dos o seis meses que durará esa campaña. Pobre Mónica Xavier...

El Vázquez vetador evoca otros rasgos suyos rechazados por una cantidad indeterminada de votantes frentistas, en tendencias transversales y nada absolutas. Evoca su fascinio por los escenarios penumbrosos de la Masonería, el Opus Dei, las cúpulas del fútbol y las del boxeo. Evoca las charlas de quincho con empresarios acusados de corrupción y represión. Evoca a su secretario, el abogado Gonzalo Fernández, quien siguió atendiendo la clientela mientras ejercía el cargo. Evoca su cordialidad con el execrable asesino George W. Bush. Evoca al Vázquez que le abrió una puerta a la Justicia para que pudiera actuar contra la represión dictatorial pero desactivó con disimulo los intentos por anular la impunidad. Evoca la insólita fantasía bélica contra Argentina. Evoca la promesa incumplida de humanizar las cárceles. Evoca sus habituales renuncias a la actividad política y sus retornos a pedido de la hinchada. Evoca las infantiles intentonas reeleccionistas, lanzadas por su hermano a tres meses de inaugurado el periodo de gobierno.

Frente a estas fuentes de malestar se contrapondrán acciones de buena leche, como el Plan de Emergencia Social, el Plan Ceibal, la restauración de los Consejos de Salarios, la reforma tributaria y la del sistema de salud, entre otras. ¿Alcanza?

Con la baraja repartida y los naipes boca abajo, el panorama es impredecible. Eso sí: con heladeras no se ganan elecciones. Esta semana, la encuestadora Cifra marcó empate entre las intenciones de voto del oficialismo y las de la oposición. ¿Está tan cautivo el electorado del Frente Amplio? ¿Ningún morador de esa galería de espejos se percató de que un Tabaré Vázquez con casi 75 años se enfrentará con un Jorge Larrañaga de 57? ¿Que estos dos dotores bien trajeados, algo socialdemócratas, algo conserva, amables y “pro-vida” tienen imágenes tan afines que el resultado de un balotaje es incierto? ¿De que el Frente lleva lustros escabullendo la renovación mientras una inyección de juventud ha rescatado a blancos y colorados del CTI?

A Vázquez, si se postula, le redactarán un regio eslogan. Por ahora, lo guía la vieja consigna: retroceder nunca, rendirse jamás. La cuestión es para qué.

Marcelo Jelen







1 comentario:

  1. si de mí depende,por vetar el aborto voluntario en el 2008 voy a hacer lo imposible para que no te vote ni tu mujer.

    ResponderEliminar