viernes, 18 de octubre de 2013

El momento de los comunistas



Si las elecciones fueran hoy el Banco Mundial siempre cae parado
El caballo del comisario haciendo campaña por la izquierda ante el Congreso del PCU
En las vísperas del congreso del PCU Tabaré viaja a Cuba



QUE TE PASA QUERIDO PARTIDO?


por Jorge Daniel Díaz

Para dejar las cosas bien claras, quien escribe ha sido votante del Partido Comunista del Uruguay desde que tengo uso de razón política.

Admiro y respeto mucho a los comunistas, particularmente a aquellos que luego de la gran crisis de los 90, se quedaron.
En un gesto de profunda valentía y coherencia, cuando muchos huían de la debacle de la URSS y se transformaban mágicamente de marxistas-leninistas a “socialistas y democráticos” en cuestión de 24 hora, estuvieron los imprescindibles, los que asumieron la nada fácil tarea de reconocer y hacerse cargo de los errores cometidos por el Partido, así como la de rescatar los formidables aportes de él a la construcción de un proyecto político como el Frente Amplio.
Mi más profundo respeto, pues, para los compañeros comunistas.
Vayamos a lo que me interesa puntualizar desde mi opinión, siempre tan frágil y llena de dudas y pocas certezas.
En la medida que el Frente Amplio fue renunciando a su identidad de Izquierda, siempre le dije a los queridos bolches, que llegaría el momento en el su Partido tendría que optar. 
¿Estarían dispuestos los comunistas a ser un oasis aislado de izquierda en una fuerza que camina claramente hacia el centro conservador? 
Entendámonos: el PCU terminará siendo una fuerza de izquierda que actuará como legitimadora de la derechización del Frente Amplio. 
Es dolorosamente así.
Los compañeros no parecen haber tomado nota de esta realidad, y todo indica que se aprestan a dar su apoyo a los sectores dominantes del Frente Amplio. 
Claro índice de ello sería el apoyo a la candidatura del Dr. Tabaré Vázquez. 
Para un comunista hubiera sido impensable apoyar la candidatura de un ex presidente frenteamplista que luego de abandonar su función se transforma nada menos que en ¡Asesor del Fondo Monetario Internacional!
También sería imposible pensar en comunistas apoyando a un candidato que, en ejercicio de la presidencia, se imaginó una guerra con el pueblo argentino y, para peor, pidió ayuda a uno de los mayores genocidas de la historia de la humanidad: George W. Bush, y al Imperio que cobró la vida de tantos compañeros: EEUU.
Todos sabemos, y los comunistas también, que tanto Vázquez como Astori son los “caballos de comisario”, o mejor dicho: los candidatos del Imperio. 
Ni Bordaberry, ni el Guapo, ni el Lacalle chico dan las garantías que hoy quiere Washington. 
EEUU quiere que gane el Frente Amplio y no pierde las esperanzas de que con el retorno de Vázquez a la presidencia el frustrado Tratado de Libre Comercio pueda concretarse, así como otras formas de sumisión de Uruguay a los intereses estratégicos imperialistas.
¡Nadie hubiera imaginado a los comunistas apoyando a los “cachorros de G. W. Bush”!
Sin embargo, todo indica que así será.
El PCU tenía la tarea impostergable de integrar, promover un gran polo de izquierda dentro del Frente. 
Con seriedad pero con rebeldía. 

Juntar a todos los que estando desconformes se encuentran perdidos y al borde del voto en blanco o anulado. 
Sin embargo, los comunistas renunciaron a esa labor histórica de rescatar al Frente Amplio como una herramienta de izquierda. 
Hoy apostarían, según todo indica, a esa falsa expresión “más humana” del mismo neoliberalismo que tanto daño nos ha causado.
Como ocurrió en el pasado, los comunistas lograrán introducir algunos matices en el programa conservador que ya elaboró el status quo del Frente. 
Y, como también ocurrió en el pasado, los aportes comunistas serán totalmente ignorados a la hora de gobernar. 
Lisa y llanamente ignorados o peor aún, serán objeto de ironías, descalificaciones, sonrisas sobradoras de Vázquez, Astori y sus muchachos.
Con el advenimiento de la campaña electoral, se avecina un tiempo donde ese mismo clan que hoy domina las estructuras frenteamplistas, sacará a relucir sus ropajes izquierdistas, nos hablarán del artiguismo tratando de convencernos que nada ha cambiado. 
Que el FA sigue los lineamientos que se parieron allá por los años 70. Pero no son más que recursos electorales, solamente eso.
Con la decisión de apoyar la continuidad de un proceso que los propios dirigentes del PCU han cuestionado, el panorama de esta gloriosa comunidad aparece seriamente comprometido.
La ola de rebeldía (tan necesaria siempre y más aún en la izquierda), que recorre a las bases del Frente Amplio encontrará ausente a los compañeros comunistas. 
Y esa misma rebeldía, perderá el rico aporte que los comunistas podrían significar.
Pero es la decisión soberana de una fuerza que respetamos, aunque el respeto no implique omitir una visión crítica hacia los caminos que los dirigentes de la misma hoy están siguiendo.
Me consta que amplios sectores de las bases comunistas están lejos de los cálculos, análisis y posturas de esa dirigencia mayoritaria. 
Por lo cual si la porción de votos de PCU venía siendo escasa luego de la crisis del “socialismo real”, solo cabe esperar ahora una mayor reducción de la misma.
La rebeldía recorre hoy distintos sectores del frenteamplismo. 
La necesidad de retornar a las fuentes ideológicas, éticas que dieron luz al Frente, no encontrará el eco de un Partido que hubiera tenido mucho para aportar. 
Desde la humildad, desde su propia historia con luces y sombras.
Todo indica pues, que El Partido decide recorrer su camino junto a quienes lo ignoraron y hasta se burlaron de sus posturas. 
¡Ta’ bravo para entender!
Los comunistas organizados faltaran a la cita de sumarse a la rebeldía creadora que intenta responder al desencanto y la frustración de tantas y tantos compañeros.
Esos sectores podrán ser la minoría, pero varias veces la vida nos ha demostrado que la dignidad de una fuerza, de una sociedad reposa en el gesto valiente, tesonero y sin claudicaciones de minorías. 
El caso de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos es un ejemplo meridianamente claro.
Lamento mucho el camino que adoptarán las estructuras del PCU, sin dudar en que serán varios los comunistas que actuarán indisciplinadamente, con prescindencia de lo que sus organismos puedan establecer.
Repito, no deja de ser un hecho preocupante para el propio Partido y para el propio Frente Amplio. 
Pero, y esto es mucho más grave, la postura que asumirá el PCU será un daño fuerte a las esperanzas de los más pobres y por sobre todo, a la Patria Artiguista que alguna vez nos comprometimos a construir.

JORGE DANIEL DÍAZ
15 de Octubre de 2013


http://emilianotualaetcetera.blogspot.nl/2013/10/los-comunistas-uruguayos-y-el-que-hacer.html

Los comunistas uruguayos y el "Qué hacer"

Junto con el Ir, la CAP-L y algunos grupos menores, el PCU es de los pocos sectores del FA que aún no se ha definido ni por la pre-candidatura de Vázquez ni por la de Moreira. Pero la indecisión del PCU se lleva todas las miradas, puesto que no se trata de un partido más: cuenta con una buena cantidad de militantes y votos, y con una estructura de alcance nacional, a la vez que ejerce una importante influencia sobre la central sindical. Por eso, tanto Vázquez como Moreira lo quieren de su lado.

Ahora, ¿qué hará el Partido?

Varios dirigentes comunistas se han manifestado a favor de la proclamación, en el próximo congreso del FA, de una fórmula presidencial sin competencia interna, la cual -se sobreentiende- tendría a Vázquez como candidato a la presidencia. Nos atrevemos a pensar que tal planteo está absolutamente despegado de la realidad actual del FA, y que, por lo tanto, no va a llegar a buen puerto: no sólo quienes están a favor de Constanza buscarán que se apruebe su pre-candidatura; también buena parte de los vazquistas entiende la necesidad de que exista competencia interna, para evitar así una fuga de votos por izquierda. Por lo que las candidaturas múltiples parecen a esta altura lo más lógico y probable: la debacle interna que podría surgir de la imposición de una fórmula sin competencia, nos hace sospechar que ésta no se concretará.

Otra posibilidad es que del congreso, y con el apoyo del PCU, salga una fórmula presidencial de tono oficial, liderada por Vázquez y secundada por Sendic, Arismendi, Xavier o Topolansky, la cual se enfrentaría a la pre-candidatura de Moreira. Tal escenario no hay que descartarlo, pero no resulta del todo factible: dejar a Moreira tan sola y ofrecer a Vázquez como candidato de una fórmula oficial, bendecida y favorecida por todo el aparato, puede ser un arma de doble filo para el vazquismo, o, por el contrario, hacer desistir a Constanza.


Suponiendo que del congreso no sale ninguna fórmula, y que se habilitan ambas pre-candidaturas, el PCU puede:


1)  Lanzar su propio pre-candidato
Tal estrategia podría permitirle al partido mantener la unidad interna sin definirse ni por Moreira ni por Vázquez. Sin embargo, presenta algunas dificultades: 
En primer lugar, el candidato comunista contaría con un bajísimo techo electoral (en el mejor de los casos, el apoyo de todos los comunistas), lo que implicaría que pocas figuras se atreverían a tal grado de exposición inútil; en segundo lugar, existe una alta probabilidad de que muchos militantes o simpatizantes comunistas voten a Moreira y, en menor medida, a Vázquez, lo que llevaría a un pobrísimo resultado electoral del candidato rojo; las fricciones durante la campaña, y los reproches posteriores, echarían por tierra el objetivo principal de la pre-candidatura propia, que sería mantener la unidad. 
No obstante, tal pre-candidatura podría salir del congreso y usarse como carta de negociación con Vázquez y Moreira, para acordar con uno de los dos y luego darle de baja.


2) 
Apoyar a Vázquez 
Ello colocaría al PCU en sintonía con los grandes aparatos políticos del frenteamplismo (desde el Frente Líber Seregni hasta el MPP), favorecería la idea de que se trata de un partido que trabaja por la unidad y lo dejaría en una posición al menos respetable en el próximo gobierno, contando con uno o hasta dos ministerios, con altos cargos y, quizá, hasta con un vice-presidente de su partido o, al menos, aliado. Como contrapartida, el PCU perdería demasiados votos por izquierda, tanto de simpatizantes como de militantes, quedando rezagado en junio y, arrastrando los efectos de su decisión, probablemente también en octubre. En el peor de los casos, no sólo perdería votos, sino también militancia.
Entonces, apoyar a Vázquez favorecería especialmente la posición del partido en el próximo gobierno, aunque le restaría votos por izquierda, tanto de simpatizantes como de militantes, lo que, a su vez, lo debilitaría en la interna de la coalición.


3) Apoyar a Moreira 
Constanza sólo cuenta, hasta el momento, con el respaldo de dos respetables pero pequeños partidos, como el PVP y el PST. Ello quiere decir que quienes voten a Moreira no encontrarán en el cuarto oscuro demasiadas opciones de listas, lo que nos permite sospechar que si el PCU apoyara a la pre-candidata, se vería muy beneficiado en términos electorales en junio, contentando a la mayoría de sus bases, reteniendo a los simpatizantes de siempre y sumando electores nuevos.
Ahora, ¿qué sucedería en octubre?
Si el PCU y Moreira se alían en la re-construcción del ala izquierda del FA, es factible que el comunismo se convierta en una pieza clave al momento de liderar un espacio alternativo al vazquismo-astorismo, y que obtenga buenos resultados también en las nacionales. Sin embargo, aún no sabemos con claridad las pretensiones de la heterogénea corriente de opinión que respalda a Moreira, por lo que su pre-candidatura presenta para los comunistas tantos beneficios como incertidumbres.

Finalmente, los comunistas tendrán que resolver teniendo en cuenta su ideología y las ansias de poder, los dos motores que guían todo accionar político: cómo combinar ambas cosas con justeza será, como siempre, el desafío. No olvidamos que, al decir de Lenin, "salvo el poder todo es ilusión". Pero nos permitimos agregar que a veces hay poderes que resultan ilusorios.



. El Frente, Tabaré y el dilema de la hora. 17/10/013

El Frente fue para nosotros, una herramienta construida, para abrir a través de el, lo que llamábamos una democracia avanzada. Esto solo se podía dar, en tanto la profundización de su programa y la agudización de la lucha de clases (entendida como incremento del conflicto con el poder), provocara la necesidad de profundizar aún más las medidas. Esto que era el abc, hoy nos debería llamar a discusión. No somos indiferentes ante la persona que conduce este proceso. El gobierno del FA, producto de un montón de factores, entre los que está, su sometimiento a posiciones cada vez más socialdemócratas y en algunos casos de derecha, nos a alejado paulatinamente de este objetivo (no voy a abundar en ej., creo que Jose José Luis Perera López, en su columna de Google, ya a abundado bastante. Pero lo que es peor, es que la elección de Tabaré, refleja la convalidación de este alejamiento. Por esto, la discusión de hoy, debería ser, como retomamos el rumbo. y esta claro que con Tabaré, sería perderlo definitivamente. Si esto pasara, mi papel no es acompañar a la gente a cualquier precio, sino conducirla. Y si la herramienta deja de tener sentido, si el corrimiento hacia la derecha la va vaciando más y más de contenido, habrá que construir otra. El PCU no puede acompañar a Tabaré, de ninguna manera. La credibilidad, la coherencia, el no perder el objetivo principal que es retomar el rumbo de los cambios profundos. No vinimos para administrar el capitalismo, vinimos para erradicarlo. Y lamentablemente por el camino de este gobierno no solo se mantiene la dependencia, sino que se agudiza. Creo que estamos en una cruz de caminos. La responsabilidad es enorme y de acuerdo a lo que hagamos hoy, podremos empezar a retomar el rumbo o alejarnos por muchísimo tiempo de los cambios que la gente necesita y el Uruguay merece.




4 comentarios:

  1. Las pre-candidatas es un juego politico, es tratar de bloquear en parte a la pre-candidata Costanza Moreira.
    Vasquez es como el chino se acuerdan Lin Yu Tan, microbio perdido, justificador de la derecha, en favor de reformas para las divisiones de clases. Los bolches, se afilan para los puestos. Marina Arismendi no la quiero ni para un juego de barajas. Lucia es figurita repetida
    Xavier preparada, si puede tomar las riendas lo va a ser. Son bloqueos para obtaculizar a Costanza Moreira. En el plenario del FA exiten muchas fracciones desde la mas moderada hasta la radical. Y a su vez subfracciones y cosas que nos sabemos.
    Esa es el centro derecha, los partidos chicos se ven oprimidos por ellos. Es la cultura opresora del plenario del FA. La participacion popular no cuenta desde las bases. Adelante el muerto!!!

    ResponderEliminar
  2. estan todos ricos con la platita de la intendencia y quieren seguir mamando

    ResponderEliminar
  3. Jorge Daniel Díaz, Capitán del Ejército Nacional, te saluda Antonio, fuimos compañeros en Río Branco y en la Escuela de Equitación. Felicidades por la prensa que estás teniendo, sabía que ibas a llegar lejos desde que hiciste el curso en la Escuela para las Américas. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya sabemos lo que es el foro de sao paulo

      Eliminar