sábado, 19 de enero de 2013

Entre el asado y whisky en Portezuelo y el 7.48% de aumento


COFE contra sindicatos que piensan "más en el FA que en trabajadores"

Estatales. Por inflación preparan choque frontal contra el Poder Ejecutivo







PABLO MELGAR
COFE prepara una dura batalla por la Rendición de Cuentas para recuperar el aumento que perdió con la caída de la inflación. Critican con dureza la reunión electoral entre sindicalistas y figuras del Frente Amplio.
"Mientras algunos compañeros entienden que su principal preocupación es ver cómo se sostiene el Frente Amplio en el gobierno, otros estamos pensamos en defender los intereses de los trabajadores", aseveró a El País el secretario general de COFE, José Lorenzo López.
El dirigente fue muy crítico con la reunión de sindicalistas de la corriente Articulación, el rector de la Universidad de la República junto a figuras del gobierno y el Frente Amplio que tuvo lugar el sábado pasado en Portezuelo. Allí se analizó la forma de asegurar un triunfo del Frente Amplio en las próximas elecciones nacionales.
Además, López consignó que los funcionarios sindicalizados de la administración central están preocupados por la pérdida salarial que implicó la abrupta caída de la inflación en el mes de diciembre.
"Hay que darle respuestas a la gente y no estar tan preocupados en cómo el Frente Amplio puede posicionarse en las próximas elecciones", insistió el dirigente estatal.
BATALLA DEL AÑO.
En ese sentido, anunció que los afiliados a COFE se proponen conseguir en la Rendición de Cuentas el aumento salarial que no recibieron en enero como consecuencia de la caída del valor promedio de la inflación.
"Es evidente que los salarios de los trabajadores perdieron poder de compra. Acá no se maquillan los números como pasa en Argentina pero se modifican los criterios según como venga el baile. Se manejan muchos elementos que tocan la canasta y así afectan la inflación. Desde nuestro punto de vista es una maniobra, que podrá ser legal pero es una maniobra igual", aseveró.
El jueves pasado el consejo directivo de COFE resolvió solicitarle a su representante en el secretariado ejecutivo del Pit-Cnt, Beatriz Fajián, que convoque al organismo de dirección de la central sindical para que fije posición sobre los efectos de la reducción de la inflación con el plan UTE premia.
Por otro lado, COFE convocará a los sindicatos del sector público a analizar la situación y ver si es posible acumular fuerzas para intentar influir en la Rendición de Cuentas, cuya discusión comienza en el mes de julio pero su elaboración se iniciará al finalizar el verano.
"Es una maniobra que va a repercutir en un ahorro para las arcas del Estado a costillas de los trabajadores dado que toma como variable de ajuste el salario de los públicos para mantener los niveles de inflación", dijo López.
El dirigente agregó que la dirección de COFE evaluó que las medidas contra la inflación del Poder Ejecutivo "tendrán repercusiones en toda la sociedad" ya que se afecta al Índice Medio de Salarios (IMS) mediante el cual se fijan los ajustes para las pasividades. También señalan que se afectará el salario privado. La semana próxima COFE presentará un documento en el que se reflejará el trabajo de su equipo de economistas para explicar técnicamente las discrepancias con las medidas del gobierno y el equipo económico.
Días atrás, el Pit-Cnt remitió un informe económico del Instituto Cuesta Duarte en el que se manifiesta favorable a la decisión del gobierno de aplicar en agosto el plan UTE premia.
Hasta el momento la interna del Pit-Cnt está compuesta por tres grandes grupos de poder.
Por un lado, Articulación, conformada en los `80 con dirigentes cercanos a los sindicatos socialdemócratas europeos. Esta corriente apoyó abiertamente toda la gestión de Tabaré Vázquez y en particular la gestión económica de Danilo Astori y la de su sucesor en el gobierno de José Mujica, Fernando Lorenzo. Del lado de enfrente está el Partido Comunista con todo su aparato político y una serie de alianzas con sectores minoritarios. Enfrentados a los dos están los estatales de la lista 41 con COFE a la cabeza. Cada uno tiene un coordinador en el secretariado ejecutivo.

Ya está todo pago

"¿Quién pagó el asado en Portezuelo?", se preguntaron durante esta semana los dirigentes sindicales que no estuvieron en la reunión electoral con figuras del gobierno. Averiguaron. Alguien de la organización les confió que la cena estuvo a cargo de una fundación socialdemócrata alemana.
El País Digital sábado 19 de enero 2013

"Mientras algunos compañeros entienden que su principal preocupación es ver cómo se sostiene el Frente Amplio en el gobierno, otros estamos pensamos en defender los intereses de los trabajadores"

Reunión de la elite sindical y política

Hace 20 años que se juntan durante las vacaciones
Este tipo de reuniones de la elite sindical afín al Frente Amplio tuvo su inicio en los denominados encuentros Ramírez de la década de 1990, que llevaban ese nombre porque se realizaban en el Club de Pesca Ramírez.


Con el paso de los años la reunión fue cambiando y pasó a ser un encuentro de verano clásico de Articulación, la corriente sindical que se autodefine como “socialdemócrata” y que controla un tercio del Pit-Cnt.
Más adelante y con el Frente Amplio ya en el poder, mutó a una reunión entre dirigentes de Articulación con representantes del gobierno.
El encuentro del pasado sábado sobresalió porque fue el que tuvo la mayor representación de los sectores del Frente Amplio (hubo al menos un miembro de los principales sectores). Al comienzo de la reunión uno de los sindicalistas anfitriones se encargó de aclarar que la reunión no tenía como fin intentar la creación de un nuevo grupo dentro del Pit-Cnt, sino de una reunión de amigos.
La aclaración fue producto de los incesantes movimientos internos en el seno del Pit-Cnt. La formación de corrientes de opinión con más o menos peso son una constante y sigue los movimientos internos de la izquierda y el propio Frente Amplio.
Un ejemplo de ello es la aparición en estos días de la columna sindical que apoya al presidente de Ancap, Raúl Sendic, como candidato para las próximas elecciones.
Por definición constitucional Sendic tiene prohibido asumir acciones de carácter político partidario. Ya anunció que renunciará al cargo en octubre para dedicarse a la actividad proselitista.
En tanto el Partido Comunista (PCU), que también controla una tercio de la central, viene fogoneando la formación de agrupaciones de sindicatos liderados por afiliados a ese sector político. Camino a ello están el poderoso sindicato de la construcción (Sunca) y el del metal (Untmra). Buscan sumar al de la carne (Foica).
El País Digital


 "Hay que darle respuestas a la gente y no estar tan preocupados en cómo el Frente Amplio puede posicionarse en las próximas elecciones"

Sindicalistas y gobierno fijan táctica para no perder elección

Asado de verano. Ministros, jerarcas y dirigentes sindicales coincidieron en la necesidad de asegurar la elección en 2014. Episodios como el de la "cerveza" no se repetirán. Fustigaron a Bordaberry







Tres ministros de Estado, dos diputadas, el presidente de Ancap, el prosecretario de Presidencia y los principales líderes del Pit-Cnt y del Frente Amplio (FA) se reunieron y analizaron la forma de evitar la derrota de la izquierda en las elecciones.
En la noche del sábado el director del Sirpa y ex dirigente sindical, Ruben Villaverde, recibió en su chacra marítima de Portezuelo a 25 amigos del Frente Amplio para conversar sobre el futuro electoral de la izquierda uruguaya y otros temas.
Es la misma reunión que organiza todos los veranos desde 1994 con los líderes de Articulación, la línea que se define como "socialdemócrata" dentro del Pit-Cnt, y a la que desde hace unos años se invita a dirigentes del gobierno. Este año fueron de todos los sectores del FA. Hubo parrillada, arrollado de pollo y cerdo y una importante variedad de ensaladas. Estuvo "muy regado" con vino tannat y whisky importado, además de una botella de ron cubano que llevó Raúl Sendic, confiaron a El País algunos de los comensales.
Entre ellos estaban el prosecretario de Presidencia, Diego Cánepa, los ministros Eduardo Brenta (Trabajo), Eduardo Bonomi (Interior) y Daniel Olesker (Desarrollo Social). También las diputadas Ivonne Passada y Susana Pereira, ambas del MPP. Además, el rector de la Udelar, Rodrigo Arocena, el vicepresidente del FA, Juan Castillo, el secretario de organización, Gerardo Rey, y el politólogo y director de la Fundación Líber Seregni, Agustín Canzani.
"La principal preocupación es volver a ganar". Así resumió los temas tratados en la reunión uno de los participantes de la cena en la casa de Villaverde. Tanto los dirigentes políticos como sindicales coinciden en que en 2013 caerán los índices de crecimiento que exhibió el país en los últimos dos años.



En efecto, la reunión comenzó con palabras del director del Instituto Cuesta Duarte del Pit-Cnt, Milton Castellano, y del dueño de casa. Luego, el politólogo Canzani realizó una presentación en la que analizó el panorama político nacional.
Consultado por El País, Canzani se negó a ofrecer detalles de su exposición porque fue en "una reunión de amigos". No obstante, opinó que la próxima elección será "competitiva" entre "dos grandes bloques con un peso más o menos similar".
Participantes del encuentro dijeron que la exposición de Canzani buscó "desdramatizar" la baja en el apoyo a la gestión del gobierno y señaló que está en porcentajes similares a los del gobierno de Tabaré Vázquez
Tras la alocución de Canzani, la mayoría de los participantes fue expresando su opinión sobre la coyuntura en base a su trabajo diario y el futuro político del FA. Varios sindicalistas reclamaron que "se baje información" a las bases y que "los que tienen que defender la gestión salgan a hacerlo", ya que fundamentalmente en el interior no se comunican los logros.
Respecto a la oposición, varios participantes señalaron que critica la gestión pero no tiene capacidad de generar propuestas, no genera referentes nuevos y no tiene recambio, además de que el líder colorado Pedro Bordaberry tiene un techo electoral al no poder captar votos de centro izquierda.
"No pueden repetirse situaciones como la de la cerveza. Hay que coordinar", ejemplificó un dirigente sindical en relación al aumento salarial de la bebida en que el Ministerio de Trabajo (MTSS) no habilitó el acuerdo hasta que se acordó bajar el aumento por inflación.
En la reunión no hubo conclusiones pero quedaron en volver a reunirse. "Lo común es que éramos todos frenteamplistas, integrantes de gestión del gobierno, del Parlamento, de empresas publicas, del movimiento sindical y de la estructura del FA", dijo uno de los vicepresidentes del FA y ex dirigente sindical Juan Castillo.
Agregó que un "eje común" en las conversaciones fue el de la próxima elección y la "preocupación de militantes frenteamplistas para ver cómo se concretan las cosas".
En ese sentido dijo que los integrantes del gobierno hicieron "énfasis en concretar el programa de gobierno", los integrantes del FA en ver "cómo el plan político y de acción se juntan a partir del cinco de febrero y esa sea la línea conductora del FA de aquí al 2015".
El País Digital

Inflación afecta relación entre gobierno y Pit-Cnt







PABLO MELGAR
La base inflacionaria para los acuerdos salariales será el primer choque entre el gobierno y el sindicalismo en la ronda de negociación colectiva de 2013. El Pit-Cnt dice que el 5% que plantea el Poder Ejecutivo "está fuera de la realidad".
En el inicio de un año clave para la negociación colectiva, el Pit-Cnt busca cambiar la pauta inflacionaria prevista para la fijación de salarios. En tal sentido, en la última reunión del Consejo Superior de Salarios (CSS), que tuvo lugar el miércoles 2 de enero, el gobierno manifestó que mantendrá los lineamientos de la ronda anterior en la que se fijaba un 5% como base inflacionaria.
Al respecto la delegación sindical remarcó que esa cifra está "lejos de la realidad" ya que la inflación anualizada llegó al 7,48% en 2012, según el guarismo calculado por el gobierno, dijo el sindicalista Ismael Fuentes, integrante del secretariado ejecutivo del Pit-Cnt.
En declaraciones a El País, Fuentes estimó que la base inflacionaria debería estar "por lo menos en el 7%".
Durante la negociación colectiva de 2012 el Poder Ejecutivo amenazó con quitar un subsidio a la industria de la cerveza si mantenía el convenio salarial alcanzado con la Federación de Obreros de la Bebida (FOEB) que incluía una base inflacionaria. Tras una intensa negociación la pauta fue reducida al 5% y la diferencia salarial transformada en partidas fijas.
CONVOCATORIA. En tanto, la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) comenzó a citar a los representantes sindicales y empresariales para iniciar el proceso de negociación colectiva de un grupo de sectores de actividad cuyo convenio venció el 31 de diciembre de 2012.
Entre otros sectores serán convocados los representantes del área forestal, supergás, domésticas, extracción de piedras preciosas, silos y lácteos.
Según estimaciones sindicales, la negociación es una de las más pequeñas de la ronda pero afectará a por lo menos 20 mil trabajadores.
A partir de los meses de junio y julio comenzará la mayor ronda de negociación colectiva del período de gobierno. La suerte salarial de más de 800 mil trabajadores estará sobre la mesa. El 45% de los grupos de actividad estará negociando y la conflictividad trepará significativamente, estiman los sindicatos.
De hecho los sindicatos con mayor capacidad de movilización comienzan a velar armas. Uno de ellos es el de la construcción (Sunca) que junto con el del metal (Untmra) buscarán no perder margen de maniobra a pesar de la anunciada caída en puestos de trabajo.
Se estima que en 2013 se pierda un 10% de puestos de trabajo en la construcción como consecuencia de la finalización de algunas de las principales obras. Hasta diciembre de 2012 había por los menos unos 70 mil trabajadores del sector afiliados a la previsión social.
El Pit-Cnt tiene resuelto continuar en marzo con un plan de movilizaciones que comenzó en noviembre pasado con un paro general para "defender los cambios" de los dos gobiernos del Frente Amplio y en contra de la "derecha social y política".
El MTSS espera que las conversaciones concluyan antes de dos meses. Durante la ronda de 2012 llegaron a seis meses y en algunos casos el gobierno presionó a las partes para que concluyeran los intercambios.
Hasta ayer el plan de acción presentado a las delegaciones de empresarios y sindicatos se mantenía de acuerdo a los parámetros dados a conocer antes de la ronda del año 2012.
No obstante, en la mañana del lunes pasado el jefe de la oficina de macroeconomía del Ministerio de Economía (MEF), Andrés Masoller, anunció que habrá un ajuste en el proceso de negociación colectiva debido a que se produce una "inercia" que preocupa al gobierno, según consignó el sitio web de radio El Espectador.
Las autoridades del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y los principales dirigentes del Pit-Cnt manifestaron a El País que hasta ayer no habían recibido información sobre los cambios anunciados el lunes por Masoller.
ESTRENO. En la reunión del 2 de enero la delegación empresarial prefirió no hacer comentarios sobre el planteo sindical y los representantes del gobierno se limitaron a decir que trasladarían el planteo a las autoridades correspondientes.
La delegación empresarial del sector industrial no participó de la primera reunión del año del CSS. Hubo presencia de los delegados empresariales del comercio y la construcción.
Fuentes de la gremial industrial consignaron a El País que no se había acordado que la reunión se produjera el primer día hábil del año.
"Todo indica que estamos frente a una maniobra del gobierno para controlar la fecha en que se inicia la negociación de cada grupo", mencionó un industrial que pidió reserva porque la directiva de la gremial no se reunió para tratar el asunto.
La fuente dijo que el 2 de enero se estrenó la nueva integración del CSS que dejó de estar compuesto por seis delegados de las cámaras empresariales, seis del Pit-Cnt y nueve del gobierno. Ahora son seis de cada parte por recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
La OIT, que se pronunció ante la denuncia del sector empresarial contra la ley de negociación colectiva, también propuso designar una presidencia rotativa del CSS, pero eso no fue aprobado.
La Cámara de Industrias (CIU) viene reclamando cambios concretos en la negociación colectiva ante la crisis económica internacional y los problemas relacionados el aumento de precios y costos.
Si bien el cierre anual de la inflación de 7,48% determinará que los correctivos salariales en enero sean menores a los previstos antes de conocerse el guarismo anualizado del Índice de Precios al Consumo (IPC), los industriales entienden que los salarios crecen a un ritmo desacompasado con la productividad y la competitividad.
"No se puede seguir otorgando (aumentos) sobre lo que no hay. No se acompañó el crecimiento salarial con la productividad y mucho menos con la competitividad", dijo el lunes a El País el vicepresidente de la CIU, Gabriel Murara. El industrial afirmó que si no se produce una mejora en ambos aspectos el sector sufrirá consecuencias en el mediano plazo. Murara planteó que se aprueben de manera urgente medidas con respecto al tipo de cambio.

Fracaso en las pautas

Uno de los lineamientos que fijó el Poder Ejecutivo para la negociación colectiva de 2012 era el de fijar aumentos por productividad. Sin embargo, al finalizar la ronda pasada apenas tres convenios recogieron el guante: salud, bancos y vestimenta. Los negociadores empresariales y sindicales coinciden en que hay sectores de actividad donde es "imposible" fijar parámetros para determinar los aumentos por productividad.
El País Digital




 17 enero 2013
El presidente Mujica llama a sindicalistas a aceptar los "límites" del capitalismo

Semanario Búsqueda, Montevideo

El presidente José Mujica afirmó ante la dirigencia de la central obrera PIT-CNT, que en el gobierno y en el Frente Amplio conviven dos grandes corrientes: una que trata de limar las asperezas del capitalismo y otra -que él dijo integrar- que cree en "otro tipo de sociedad"

Mujica, que no definió cómo serían las características de ese "otro tipo de sociedad" y en cambio llamó a los sindicalistas a respetar los "límites" que impone la sociedad capitalista, habló el 4 de diciembre frente a 400 dirigentes gremiales en la sede central del PIT-CNT.

El viernes 28 de diciembre, la Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República difundió, en su revista mensual "Políticas", el texto completo de la presentación de Mujica, la cual calificó como "un hecho histórico".

Mujica compartió un "desayuno de trabajo" con la cúpula sindical uruguaya, acompañado por los ministros Fernando Lorenzo (Economía), Eduardo Brenta (Trabajo), Bernardo Kreimerman (Industria), Daniel Olesker (Desarrollo Social), Enrique Pintado (Transporte) y Raquel Lejtreger (interina de Vivienda).

El presidente consideró su gobierno y el de su antecesor, Tabaré Vázquez, como "progresistas". Y de inmediato pasó a dar su definición de "progresismo".

"Es el intento de mitigar las injusticias del capitalismo, mejorar la distribución, mejorar el ingreso y acotar las diferencias de clase", dijo. El mecanismo del "progresismo", añadió, es aplicar "un conjunto de reformas que son sucesivas, acumulativas, y que encajan con la democracia representativa perfectamente".

Mujica precisó que estos gobiernos del Frente Amplio "no se desentienden de las demandas del hoy del hombre de la calle (...) en nombre de un programa utópico para dentro de 50 años".

"Se está siempre en la frontera del capitalismo, respetando su exigencia básica de seguridad jurídica, previsibilidad, estabilidad y el juego de un conjunto de políticas que permiten el desarrollo de la iniciativa y de la vida empresarial", abundó.

Admitió, no obstante, que como "esa es la limitante que tiene el progresismo", entonces "cabe el reproche" de que el capitalismo "no está cuestionado en su esencia porque sigue dándose la explotación del hombre por el hombre". Pero rápidamente reivindicó al "progresismo", puesto que, a su juicio, lo que ha hecho y hace "no es poco". Mencionó al respecto que "ocho años de reformas, con 850.000 personas que se arrancan de la pobreza, no es moco de pavo".

Mujica, que en todo momento se dirigió a su audiencia sindical con la palabra "compañeros", negó que los uruguayos vivan en un "mundo perfecto", e insistió con que "tenemos un acumulado que vale la pena y que hay que defender".

"Yo no pensaba así, compañeros. Sigo teniendo más cuestionamientos con el capitalismo que los que tenía hace 40 años, sobre todo a la ética del capitalismo.

Pero también hemos aprendido a lo largo de muchos años", indicó el presidente, que en los años 60 y 70 del siglo XX integró la guerrilla tupamara, alzada en armas contra la democracia representativa, las "libertades burguesas", el capitalismo y el "imperialismo". Los tupamaros proclamaban que luchaban "por la liberación nacional y el socialismo".

Mujica opinó que "el advenimiento de sociedades mejores requiere como presupuesto básico y mínimo sociedades decentes desde el punto de vista económico, que por lo tanto tienen que desarrollar al máximo, en esta etapa, la fuerza productiva y la masificación del conocimiento y la cultura".

"Sin eso previamente, no se crea ninguna sociedad mejor y, para mí, la historia contemporánea lo enseña", porque "no se puede crear una sociedad mejor con la masiva ignorancia popular que todavía existe en el seno de nuestro pueblo", dijo. Semanas después, el presidente ensayó al menos dos veces más una defensa del sistema capitalista para gobernar en la sociedad contemporánea. El 19 de diciembre reivindicó al capitalismo "en serio" como herramienta para la prosperidad económica ante 200 empresarios hoteleros, inmobiliarios y gastronómicos, en Punta del Este

Y la semana pasada, durante una entrevista con el periodista Guillermo Lu­ssich, fue muy claro: "Si la inversión es el motor de la expansión económica, para invertir se necesita tener voluntad de riesgo. A esa voluntad de riesgo hay que ayudarla. Porque si yo la estoy amenazando y el tipo tiene incertidumbres, no da ese salto de riesgo. Y ese es el motor que está empujando el aumento constante y el desarrollo de la economía".
"Así se mueve la economía capitalista y esto hay que reconocerlo con objetividad. Si uno tira demasiado de la piola, ¿qué pasa? Hace peligrar el análisis de futura rentabilidad que (el empresario) puede tener y el tipo no corre el riesgo. Y se va para otro lado o se queda quieto. Sencillamente, es eso", dijo durante la entrevista, transmitida por los programas "Punta Política" de Canal 11 de Punta del Este y "Realidad 2012" de Canal 3 de Colonia.

Mujica advirtió contra la tentación de "tirar demasiado de la piola" con el objetivo de "apretar" a los capitalistas, porque "si ese proceso se hace masivo, tiende a haber una conducta social que (provoca) el quietismo empresarial, no pasa nada y nos empezamos a quedar congelados, como estuvimos en nuestro país.

Pasamos como 30 años quietitos. No pasaba nada, nadie hacía olas, no había cambios, nada... pero seguro, tampoco había progreso".

El mandatario declaró que se trata de "una cuestión fina, porque si a mí me ven de la extrema izquierda, me van a decir 'pero viejo, ¡cómo cambiaste!' y yo no cambié nada. Interpreto al mundo como es".

"Más vale que le vaya comiendo de a poquito, pero permanente, sacándole un chorrito, que a la larga le voy a comer mucho más y voy a tener para distribuir.

Los negros africanos, por tradición cultural, aprendieron esto: una vaca lechera no se mata jamás. Se la ordeña. Porque con esos chorritos, se le saca mucho más comida que la que tiene en el cuerpo. (...)
Si usted se la come, un día hará un buen asado, pero después no tiene un chorrito de leche para mantenerse a lo largo de la vida. Así nomás de sencillo", explicó.

Expresamente, Mujica aceptó: "Yo hago migas con el capitalismo. ¡Vamo' arriba! Porque necesito que me den muchos de esos chorritos para instrucción, para multiplicar la capacidad tecnológica de mí pueblo, para tapar los agujeros sociales que tengo. Si no, si se me dispara, después no tengo nada para repartir".
Según dijo, en la izquierda "hay gente que simplifica y se cree que al socialismo se va a llegar con una arremetida, revoleando el lazo y ya estamos en una sociedad nueva. ¡No, papá! Necesitamos una sociedad muy rica, muy instruida.

Está mucho más cerca Noruega que nosotros del socialismo. Yo no creo que se pueda crear ningún socialismo para repartir miseria. Porque eso es repartir angustia. Y la gente no quiere angustia. La gente quiere vivir lo mejor posible, masivamente". "Yo sé que esta es una lucha brava. Por el lado capitalista, le desconfían. Y por el lado de la izquierda, lo tratan de que abdicó", describió.

Las dos corrientes del gobierno

Ante los dirigentes del PIT-CNT, el jefe de Estado habló de los dos sectores que coexisten al interior del gobierno y del Frente Amplio.

"No hay un solo progresismo", advirtió. El programa frenteamplista "pone de acuerdo a quienes tienen visiones distintas".

Según el presidente, en el Frente Amplio están "aquellos que creen que esto queda ahí, en un conjunto de reformas sucesivas, tratando de mitigar las peores vergüenzas del capitalismo para lograr una sociedad relativamente más justa, más rica y menos ignorante, aunque la cosa queda ahí".

Por otro lado, agregó, hay "otros que soñamos que hay que crear las condiciones sociales para otro tipo de sociedad", pero evitó definir las características que, para él, tendría ese "otro tipo de sociedad".

Mujica llamó a los sindicalistas a "militar en esta etapa y multiplicar", pues "el capitalismo nos tiene que pagar impuestos para masificar y mejorar la enseñanza", "nos tiene que ayudar para crear riqueza", "mejorar el reparto" y "tratar de hacer frente a las peores vergüenzas que tiene nuestra sociedad".

El presidente dijo que "si no existe voluntad política de los gobiernos, que aprieten, no existe ese reparto", pero reiteró su advertencia a los jefes sindicales:

"Hay un límite, compañeros. ¿Cuál es ese límite? El funcionamiento de la sociedad capitalista".

Durante su discurso ante la cúpula sindical, el mandatario adelantó que al aumento de los precios al consumidor "le vamos a tirar con todo lo que podamos", porque el gobierno tiene "claro que permitir que se dispare la inflación nos haría mucho mal, sobre todo a la distribución de los más débiles".

Mujica dedicó unos minutos para caracterizar al capitalismo. Dijo que tiene "una terrible fuerza creadora y un empuje formidable que ha sacudido y ha modificado el mundo", aunque "lleva en sus entrañas un brutal egoísmo". Afirmó que "todos (...) tenemos reacciones capitalistas", puesto que "lo más difícil que hay en una sociedad no es transformar los medios de producción y las relaciones de producción; lo más difícil (...) es el cambio cultural".

"No hay ningún triunfo a la vuelta de la esquina, mañana, y ningún programa salvador, definitivamente.

Hay una lucha larguísima y las revoluciones no son un desfile con pancartas", resaltó. "Las revoluciones -dijo el mandatario- son acumulaciones históricas, de décadas, que terminan cambiando valores culturales en la sociedad".

"¿Cuánto le llevó al cristianismo la revolución burguesa? Todavía no terminó siquiera. Hay pila de países en el mundo que piensan que los reyes son de origen divino. ¡Fíjense! Y lo creen de buena fe", expresó.

La "autogestión" y el poder

Mujica se refirió a la experiencia de las empresas "autogestionadas" por sus empleados. "Algún día los trabajadores tendrán que administrar las sociedades" y "la gestión es una parte central del poder".
"Nos llenamos la boca con la democracia todos los días, pero la verdadera es una democracia de 40, 50, 100 tipos que se conocen y votan las decisiones más importantes del lugar donde están trabajando: es el escalón más evidente de la democracia y el eje", dijo.

En este sentido llamó a "cuidarse" del "fantasma" de "la explotación del hombre por el hombre", asunto al que definió como "la frontera" para la "autogestión". Citó los casos de Paylana, Metzen y Sena y PLUNA. Sobre la desaparecida aerolínea uruguaya, el presidente dijo que "hasta ahora todos los capitalistas que agarraron han sido un desastre" y planteó jugar "fuerte" y aprender con sus ex empleados. "No digo esto para justificar que los trabajadores no paguen; pagar tienen que pagar siempre porque hay que reponer los pesitos". El presidente criticó a las cooperativas "que se pasan al capitalismo porque caen en el pecado de contratar gente y tener asalariados".

"No, papá, esa no; no sirve", cuestionó.

Mujica prometió continuar poniendo énfasis en las experiencias de "autogestión" para que eso "tenga un peso tal que cuando nosotros nos vayamos sea difícil arrollar la pata". Sin embargo dejó una vez más por el camino la creación de un frigorífico estatal, una demanda del PIT-CNT. "Me plantearon lo del proyecto de un frigorífico nacional. No me planteen a mí lo del frigorífico nacional; hagan lo que quieran", dijo.

El presidente recordó que, décadas atrás, él iba al viejo Frigorífico Nacional "a buscar dos kilos de carne" y "repartíamos el asado con una carretilla".

"Hicimos lo que no debíamos hacer, compañeros, y terminamos matando a la gallina de los huevos de oro.

Yo no era un trabajador, era un pibe pobre. Se había muerto mi viejo, pero como somos pocos en el Uruguay y nos conocemos todos, me daban una tarjeta e iba a buscar dos kilos de carne. Lo hicimos pelota", aseguró.

Mujica reconoció que "aquello tenía una muy buena intención pero, como decía Aristóteles, cuando los hombres hacen las leyes tienen los dioses al lado, pero cuando las van a cumplir, no".

"Ingenuidades"

Mujica, contrariamente a lo que decía Vladimir Ilich Ulianov (Lenin) -líder de la revolución comunista en la Unión Soviética-, negó que "el imperialismo" sea "la última etapa del capitalismo".

"La etapa que estamos viviendo se llama 'consumismo' y está gobernando a las masas en todo el mundo, (...) creando un conjunto de reacciones subliminales de las que no pueden escapar, salvo por el lado del conocimiento y la cultura", dijo. El presidente expresó que "ahora hay una amenaza que no existía antes: la vida misma, el hiperconsumo, es imprescindible para acumular todo crecimiento económico, que está basado en incentivar y multiplicar, de alguna forma, el consumo".

También se lanzó contra "la innovación" porque -dijo- "no es otra cosa que ingeniosidades de cosas que ya existían para crear productos que se puedan vender más rápido".

"Como la economía no puede parar el consumo, el ataque a la naturaleza es obviamente sistemático. La mayor parte del esfuerzo humano se va en cosas que se tiran. Pero cuando compramos con plata, compañeros, no compramos con plata; compramos con el tiempo de nuestra vida, que la tuvimos que gastar para tener esa plata. No merece despilfarrarse la vida humana", estimó.

Mujica volvió a reivindicar "una sociedad mejor" con "otra manera de pensar y de vivir", pero, nuevamente, no explicó cómo sería esa "otra manera de pensar y de vivir"

"Nosotros -aclaró- no hacemos la apología de las cavernas ni del pobrismo. (De) lo que nos damos cuenta y decimos es que con una sociedad del despilfarro, del uso y tire, lo que se termina tirando es la vida humana".

Dirigiéndose a los líderes sindicales, el presidente advirtió que "la ansiedad" puede "hacer trampas", y les pidió tener la "objetividad de observar en los últimos 100 años cómo ha sido la vida de las revoluciones, las cosas que han pasado en el mundo, las idas y venidas".

"Aquellos sueños juveniles, 'vamos a hacer una sociedad nueva en 25 años', ¿cómo los sentimos nosotros? Como revolucionarios que llegaban al poder y nos envejecimos", manifestó.

"La superación del capitalismo es (...) una superación subliminal muy honda, que responde a un larguísimo proceso y no es un programa inmediatamente cuantificable. No llegamos, como pensábamos antes, en el quinto plan quinquenal o en el 25º plan quinquenal.

Las realidades sociológicas no funcionan así, queridos compañeros: nos ha costado como 50 años de lucha aprender estas bobadas, pero no me las quiero llevar en el silencio por ser el presidente", dijo.
El presidente reclamó a su auditorio dejar de decir "disparates" cuando los sindicalistas hablan del derecho a la vivienda.

Dijo que en el marco del Plan Juntos, creado poco después de que Mujica asumió la Presidencia el 1º de marzo de 2010, "nos sale 15 a 16.000 dólares una casita hecha por dos oficiales, de bloque revocado, aberturas de aluminio, unos 60 metros cuadrados, el baño lustrado, no con baldosa, pisito de hormigón y techo de planchada. Más barato que eso, nada".

"Eso no es una 'vivienda digna', como dicen ustedes.

Pero no digan más disparates, compañeros. Las viviendas no son dignas ni indignas; son buenas, malas o regulares. La dignidad es una cuestión personal. Porque si ustedes dicen 'la vivienda digna', el que vive en un rancho zaparrastroso., por vivir en un rancho zaparrastroso, ¿es indigno?", preguntó.

China y su "presencia arrolladora"

El presidente desafió a "la clase obrera", a "los capitalistas" y al "Uruguay entero" para que reflexionen sobre lo que significa China en la economía mundial. "Ignorar la presencia arrolladora de China en esta parte del continente es no darse cuenta de lo que está pasando en el mundo", dijo.

China, añadió, produjo efectos "negativos" al abaratar "el consumo de pila de baratijas" y al hacer inviables "muchas producciones nacionales".

Pero, por otro lado, la economía china "va a seguir demandando, por lo menos en esta región" y eso significa que "hay un margen de seguridad económica muy importante para el juego de los próximos años", porque "el factor chino va a seguir tirando con fuerza, sobre todo para los que producimos comida".

Muy diplomáticamente, Mujica criticó "algunos documentos" producidos por el PIT-CNT, por representar "demasiado la época de la industrialización pesada".

"A veces veo que los compañeros tienen una idea de que el mundo tiene que estar tapado de chimeneas", dijo. Y comparó a Nueva Zelanda y Uruguay: "producimos los mismos productos, más o menos, para el mercado mundial, pero nos llevan muertos los neozelandeses".

"Fuimos con (el ministro de Ganadería y Agricultura) Tabaré Aguerre allá. Nos metieron en un laboratorio que era subterráneo, dejaban entrar de a tres, tenían como miles de macetones con una luz allí y todo cerrado. Estaban ensayando variedades de nuevos árboles que inventaban para lo que va a ser el cambio climático en aquella zona, para un clima que ellos calculan que van a tener dentro de 25 años.
Eso es forestación y no es joda; es una inversión tecnológica de carácter brutal", dijo.

Además, indicó, como los neozelandeses "producen mucha leche, necesitan mucho pasto y tienen una fertilización en nitrógeno brutal, que se transforma en una agresión al medioambiente. Entonces, químicamente terminan inventando un producto que se lo venden al mundo y te cobran 100 dólares por hectárea para corregir los defectos. Y te lo venden como alta tecnología".

Por eso, sugirió el presidente, "la cuestión es la cantidad de valor agregado, la cantidad de inteligencia que hay en el producto" y "esa es la lucha que tiene el Uruguay por delante: que el concepto de industrialización implica la creciente preparación técnica de la gente".





 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.