lunes, 15 de octubre de 2012

Ecos de la Marcha por la Tierra




De todas partes vienen
La tercera “Marcha nacional en defensa de la tierra y los bienes naturales” convocó a una multitud que copó la Avenida 18 de Julio en la tarde del jueves, en una contundente demostración del descontento ante el avance de los megaproyectos en nuestro país.

La marcha, organizada por más de 30 colectivos sociales de distintos puntos del país, salió desde el obelisco pasadas las 17 horas. Allí, momentos antes de la partida, 120 jinetes engalanados con banderas artiguistas esperaban en el pasto para encabezar la marcha, mientras miles de personas aguardaban en la calle con infinidad de pancartas. La concurrencia era diversa. Productores rurales, trabajadores, estudiantes, profesionales, jubilados, pueblos originarios y ciudadanos de todo el país.

La zona costera, el campo y la ciudad se unían en uno. Mientras tanto, una de las jinetes le contaba a un veterano sobre la minería a cielo abierto: “Te pagan las hectáreas que necesitan, pero te usan el resto. No se puede criar ni plantar nada”. Otro paisano gritaba: “¡Viva la Patria, carajo!”, mientras se daba la orden de partir. En ese momento el ambiente se llenó de fervor, los caballos se alborotaron y los jinetes elevaron sus gritos. La caravana partía hacia la Plaza Independencia.

Caras pintadas, colores, tamboriles y hasta el sonar de unas gaitas, le daban a la marcha un ambiente místico difícil de describir. Viejas banderas se entreveraban con pancartas hechas para la ocasión y confluían allí los esfuerzos de muchas generaciones de uruguayos, que salieron a la calle a demostrar que no quieren vivir en un país bajo un modelo de desarrollo que “privilegie las inversiones extranjeras sobre el bienestar de su gente” y “atente contra sus recursos naturales”. “No al envenenamiento de nuestros pueblos”, “basta ya al modelo extractivista” o “el Uruguay es de todos y no se vende” eran algunas de las incontables pancartas que acompañaron la movilización. Una especialmente llamó mi atención: “Ni de izquierda ni de derecha, ni ecoterrorista ni anarcoambientalista… Solo consciente y responsable”. Una multitud estaba en la calle en reclamo por la preservación de la tierra pero también de la capacidad para trabajarla. “¡UTAA, UTAA, por la tierra y con Sendic!”, sentí a mi lado. Eran jóvenes, que sosteniendo los mástiles del sindicato cañero de Bella Unión, alzaban el mismo grito que sus antecesores. Han pasado los años y la consigna sigue siendo la misma.

El tránsito era denso a esas horas en la principal avenida, lo que despertó alguna típica molestia de conductores y transeúntes, pero la gran mayoría acompañó con aplausos el paso de la manifestación. Naturalmente, muchos no estaban enterados o no entendían bien qué era lo que se manifestando, pero no faltaron los militantes que les hicieran llegar algún volante explicativo.

El camino fue largo. Alternando los cantitos “No se vende, la tierra se defiende” y “tomala vos, dámela a mí, que no la ocupe Aratirí”, los manifestantes avanzaron hasta la Plaza Independencia, desde donde luego de una breve estadía frente a Presidencia regresaron a la Plaza Libertad. Allí se leyó la proclama, redactada por los colectivos organizadores. Dentro de las denuncias plasmadas, destacaron el “avance de la política de concentración y extranjerización de la tierra”, la “puesta en riesgo de la seguridad y soberanía alimentaria”, la “grave contaminación y destrucción provocada por los megaproyectos” y el “sacrificio de los ambientes naturales privilegiados de la costa oceánica y el turismo”.

Se cerraba así una movilización impactante, que puede ser recordada como una de las grandes muestras de resistencia social al saqueo de los recursos naturales y la contaminación del medioambiente. De todas partes vinieron, para salvar su suelo, los orientales.







La 3ra. Marcha Nacional en Defensa de la Tierra y los Bienes Naturales, en Montevideo el pasado 11 de octubre, contó con la participación de unas 10.000 personas, 120 jinetes a caballo, 8 carritos, 3 tractores, decenas de organizaciones sociales y miles de particulares a pie.

La movilización recorrió la Avenida 18 de Julio, desde el Obelisco hasta la Plaza Independencia, para culminar en la Plaza Libertad donde se leyeron la proclama de las organizaciones convocantes y los saludos recibidos.


Ver mas (galeria de fotos)





Miles de personas se movilizaron el Jueves 11 de Agosto en la tercer Marcha Nacional en Defensa de la Tierra. De todo el país llegaron al Obelisco para concentrar junto a otros miles que marcharon contra Aratirí y los megaproyectos de las multinacionales y el gobierno. Ocho cuadras de gente, caballos y tractores hizo alzar su voz.


Fotografías por Chinita, Xanti Revueltas
Licencia: Creative Commons

foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto: Ney Thedy, productor rural y referente de UTAA foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto


Uruguay marcha en defensa de la tierra. A caballo, desde todas partes del país, los productores llegaron a Montevideo para pedirle al Gobierno que no venda las tierras y que detenga los proyectos de megaminería a cielo abierto. Eugenia Rodríguez.


Proclama del 11 de octubre Tercera marcha en Defensa de la Tierra .

0 comentarios:

Publicar un comentario