sábado, 12 de enero de 2013

El bullying de unos tontos?

PUERTO PRINCIPE. - Los científicos estadounidenses presentaron el miércoles la evidencia más sólida hasta ahora de que las fuerzas de paz de la ONU importaron la cepa de cólera que ha matado a más de 5.500 personas en Haití.
El estudio es publicado en la edición de julio de la revista Emerging Infectious Diseases de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).
Sus hallazgos "sugieren con fuerza" que el contingente nepalí de la ONU contaminó un río haitiano debido a la falta de higiene en una base.
El autor principal, Renaud Piarroux, previamente había culpado a las fuerzas de paz. Este estudio es más completo y su metodología fue revisada por otros científicos.
Argumenta, además, la importancia de investigaciones de campo precisas. La ONU, los CDC y la Organización Mundial de la Salud se negaron inicialmente a investigar el origen del brote.



"No hubo violación al haitiano; esto fue un montaje, un bullying de unos tontos"

Mariano Fernandez. 

Es el jefe de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah). En diálogo con El País en Puerto Príncipe dijo que la agresión de soldados de las tropas uruguayas a un joven haitiano no fue una violación, sino un caso de bullying contra "un haitiano muy conocido". "Hay que mantener la diferencia entre una violación y lo que pasa en cualquier colegio", precisó. El líder de la ONU en Haití reconoció que la Minustah no es vista con buenos ojos por parte de los ciudadanos haitianos y sostuvo que "la misión quiere irse", pero que esto lo concretará en el momento en que el país pueda encargarse por sí mismo de su seguridad. 

 Como ven los haitianos a las tropas invasoras de la ONU


PUERTO PRÍNCIPE | CARLOS TAPIA
-¿Cómo cree que los haitianos ven a la Minustah?
-Si usted habla con la gente va a escuchar muchas descalificaciones hacia la misión, le van a contar muchas cosas negativas, pero eso viene de una situación política muy difícil que es lo que complejiza el trabajo de la Minustah. Yo lo digo concretamente: la Minustah quiere irse de Haití, lo que le pedimos a los ciudadanos es que nos ayuden a salir. La prensa, sobre todo norteamericana, nos suele llamar "las fuerzas de ocupación", pero lo que más quiere el secretario general (de la ONU, Ban Ki-moon) y el Consejo de Seguridad es irse de Haití. Si nos vamos ahora, dentro de seis meses van a querer que volvamos, que fue lo que sucedió desde el año 1991, que muchas fuerzas de las Naciones Unidas fueron y vinieron de Haití hasta que se formó un equipo exclusivo para estar aquí en 2004. Es claro que la Policía no está preparada para cumplir sus tareas sin la Minustah.
-¿Cuál es su opinión del episodio de agresión sexual que sufrió un ciudadano haitiano por parte de efectivos uruguayas?
-Hablemos las cosas claras: no hubo violación. Esto fue un montaje. Fueron tan solo unos uruguayos muy tontos que le hicieron un bullying a un amigo de ellos, que es un haitiano muy conocido. Uruguay se comportó de manera muy correcta, envió una carta de disculpas y procesaron a los soldados. Uruguay fue un ejemplo de transparencia en este caso. Yo vi el video y estoy convencido de que el muchacho en ningún momento dice nada.




-Es bastante violento el video…
-Es bullying. Hay que mantener la diferencia entre una violación y lo que pasa en cualquier colegio en el que a un niño le pegan.
-¿Esto llevó a que se genere un mayor rechazo contra las tropas?
-Y claro que sí, le estás regalando a alguien la posibilidad de que te critiquen… En cambio sí hubo un caso de un paquistaní con un niño. Los paquistaníes vinieron acá e hicieron un juicio a puerta cerrada que nunca nadie entendió. Uruguay, en cambio, hizo un juicio abierto. Condeno lo que hicieron los soldados porque es incompatible con las funciones de la Minustah, por supuesto, pero con respecto a Uruguay el gobierno ha actuado de manera impecable. Es un país que tiene mucha experiencia en tropas de paz, que aporta contingentes en muchas partes, en general toda América Latina está trabajando muy bien aquí en Haití.

 Miles de haitianos muertos por la cólera que introdujo la MINUSTAH

-Se acusa a la Minustah de importar el cólera a Haití. ¿Cuál es su opinión sobre este tema?
-De esto no puedo hacer declaraciones porque hay un proceso judicial en curso.
-¿Por qué cree que la Minustah recibe tantos abucheos por parte de la población?
-Lo que sucede es que la exigencia de comportamiento que se hace sobre la Minustah es casi monacal. Por ejemplo, aquí en Haití tú tienes un conjunto de locales prohibidos para la gente de la Minustah, no pueden ir a locales nocturnos ni a bares. ¿Por qué? Porque se les pide un estándar de comportamiento muy alto. Cada vez que se produce un caso como el de Uruguay, que en 10.000 soldados haya alguno que se vaya de las reglas, esto tiene una repercusión muy fuerte. ¿Por qué? Porque Naciones Unidas hace un procedimiento muy riguroso que se llama de tolerancia cero, sobre todo con los abusos sexuales o casos de alcoholismo. Pero, desde el punto de vista cuantitativo esto es mínimo. Lo que pasa es que la exigencia es muy alta. Aquí, por ejemplo, la relación de cualquier miembro de la Minustah con la prostitución significa que esa persona tiene que irse de acá. Esto en Santo Domingo, por ejemplo, no está prohibido, pero nosotros estamos sometidos a un régimen bastante riguroso. Es muy duro estar aquí seis meses o un año, para los hombres sobre todo pero también para las mujeres, que en la tarde tienen que salir a correr para gastar las energías.
-¿Ustedes consideran que Haití no puede vivir sin la Minustah?
-Hay que enfatizar que el terremoto en Haití no se puede comparar con ningún otro terremoto en América Latina. Lo digo yo viniendo de Chile, que tuvimos un terremoto de 8,8 que duró tres minutos y veinte segundos; el de acá, fue de 7 y duró cuarenta segundos. En Chile murieron menos de mil personas, aquí murieron 220.000, entre ellos toda la misión de Naciones Unidas. Entonces, los efectos significaron un retroceso brutal para Haití. Estamos trabajando para reducir la misión de la Minustah, para que Haití recupere su plena soberanía lo más rápido que sea posible. El cálculo nuestro es que si seguimos trabajando así por cuatro años más, una salida importante de tropas va a lograrse para el fin del período del presidente Michell Martelly (ndr: en 2016).
-¿Cuál es el desafío más grande al que se está enfrentando hoy la Minustah en Haití?
-Primero quiero aclarar que si yo comparo el país de hoy al que vi cuando llegué aquí hace 20 meses, veo una realidad muy distinta. Se ha mejorado. El problema más grande es la violencia de las pandillas. Hay enfrentamientos en barrios como Cité Soleil. Ahora estamos viendo qué podemos hacer para erradicar esto. Esto no suele ser violencia contra la población, sino más bien enfrentamientos entre pandillas por razones de narcotráfico y lavado de dinero. Hay quien dice que esto tiene algún anclaje político, pero eso es muy difícil de demostrar.


PERFIL

DIPLOMÁTICO CHILENO

Nombre: Mariano Fernández
Cargo: Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas en Haití (jefe de la Minustah).
Mariano Fernández tiene 67 años y está en Haití desde hace 20 meses. Durante cuatro décadas trabajó en el Servicio Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. De 2009 a 2010 fue ministro de Asuntos Exteriores. Antes de eso, fue embajador en varios países: Estados Unidos (2006-2009), Gran Bretaña (2002-2006), España (2000-2002) e Italia (1992-1994). De 1994 a 2000, se desempeñó como subsecretario en Relaciones Exteriores de Chile. Entre 2003 y 2007, Fernández también actuó como comisionado de Chile ante la Comisión Ballenera Internacional. Tiene un doctorado de la Universidad de Bonn.
El País Digital sábado, 12 de enero del 2013

La ocupación militar "humanitaria"en Haití
Secretaria de Estado de EU reiteró a autoridades la necesidad de acoger sugerencia de OEA y dejar fuera al candidato oficial.



Jueves 03 de enero de 2013
Ministro Huidobro defiende actuación de militares uruguayos en Haití y Dominicana ante denuncias
El ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro, desmintió las denuncias efectuadas por el diputado oficialista Esteban Pérez sobre irregularidades cometidas por militares uruguayos en Haití, y también las realizadas por ONU contra efectivos nacionales en Dominicana.

 Por un lado, Fernández Huidobro rebatió las denuncias que realizó el diputado Esteban Pérez del MPP cuando el Parlamento aprobó la prorroga de la presencia militar uruguaya en Haití.
El parlamentario había denunciado que las lanchas de la Armada en Haití “no realizan los patrullajes programados para combatir el narcotráfico”, y que permanecen “en puerto con los motores moderando para alcanzar las horas de uso requeridas por Naciones Unidas”
En tal sentido, el Ministro Fernández Huidobro expresó en un comunicado público que la Armada “no tiene, en la misión de Naciones Unidas en Haití ningún tipo de responsabilidad en tareas relacionadas a la lucha contra el narcotráfico en el mar”.
También señaló que las “patrullas marítimas” han dejado de ser la tarea principal de los efectivos de la Misión de Paz hace seis meses.
Aclaró que las lanchas uruguayas “por su tamaño, se sacan del agua en tráileres a través de una rampa y se las estaciona en tierra  donde se le quitan todos los accesorios para su seguridad, entre ellos su armamento”.
“Los motores de las lanchas no pueden quedar moderando pues carbonizarían y ello iría en detrimento de su vida útil porque los motores son fuera de borda”, aclara el secretario de Estado.
“No existen en el planeta motores fuera de borda con cuentaquilómetros, motor naval alguno con cuentaquilómetros ni barco a vela con cuentaquilómetros. Se trata, como todo el mundo sabe, de un imposible matemático”, ironiza Fernández Huidobro para refutar las denuncias del diputado Pérez.
No obstante, Fernández Huidobro expresa que agradecería “el aporte de cualquier prueba al respecto”.

En República Dominicana

Por otro lado, a través de otro comunicado, Fernández Huidobro informó de tres investigaciones abiertas a partir de una denuncia de ONU por presunta “mala conducta grave” de efectivos uruguayos en la ciudad dominicana de Dajabón.
El 15 de octubre de 2012, Naciones Unidas presentó una denuncia formal ante la cancillería contra efectivos militares uruguayos de la MINUSTAH por presunta “mala conducta grave” registrada en la ciudad de Dajabón.
En tal sentido, Fernández Huidobro expresa que de forma inmediata el Ministerio de Defensa solicitó tres investigaciones: “una preliminar e interna a cargo del Ejército, otra administrativa a cargo del Ministerio, y otra que forma parte de la “Investigación ONU” a cargo del general José María Burone que se desarrolló fundamentalmente en Haití y en República Dominicana contando para ello en este último país con la generosa colaboración de autoridades, periodistas y ciudadanos”.
“La primera investigación señalada ha terminado, la segunda está en curso, y la tercera con sus conclusiones fue enviada al Ministerio de Relaciones Exteriores para su conocimiento y traslado a la ONU”, expresa el secretario de Estado.
En tal sentido, el jerarca asegura que la localidad fronteriza dominicana de Dajabón “recibe habitualmente a civiles y militares provenientes de Haití. La base militar más cercana es uruguaya por lo que en Dajabón todos cuantos hablen castellano son uruguayos”.
Recuerda que la denuncia tuvo lugar en un medio de prensa local cuyos periodistas citan “fuentes anónimas y rumores públicos”.
Asimismo, el ministro afirma que el bar donde se habrían perpetrado los crímenes denunciados se encuentra a “pocos metros del citado medio de prensa, de la fiscalía, de la comisaría y de la gobernación de Dajabón”.
“Los vecinos, la fiscalía y la gobernadora niegan enfáticamente que lo denunciado sea verdad. Y lo documentan por escrito haciéndose responsables. La señora senadora dominicana que asiste a dicha localidad hizo llamado público para que todos cuantos tuvieran conocimiento de lo denunciado se presentaran brindando las garantías del caso. No tuvo ni siquiera una concurrencia por lo que documentó lo actuado para que esta investigación lo enviara a la ONU”, expresa Fernández Huidobro en su comunicado.
El jerarca se refiere a que habrá “fuertes denuncias” contra quienes realizaron las “denuncias”, y asegura que hay “muy grandes intereses moviéndose en la zona”.






0 comentarios:

Publicar un comentario