jueves, 31 de octubre de 2013

Precios de los commodities


Estado de situación a setiembre 2013



Autor: William Yohai

30 de octubre de 2013


La economía nacional es cada vez más dependiente de la exportación de productos primarios para cubrir sus vastas necesidades de importación de bienes y servicios.


Como muestra el siguiente cuadro[1] el balance comercial de bienes es deficitario. Si no se consideran las exportaciones de zona franca, principalmente la empresa Pepsi en ZFC y UPM, el déficit es aún mayor.

 El gráfico que sigue(1) demuestra el porque de la importancia creciente del precio de los commodities a la luz del déficit de la balanza comercial; se observa la evolución relativa de los montos exportados. Al interpretar el gráfico se debe tener en cuenta que expresa la variación de cada grupo de exportaciones en relación a una base 100 en el año 2004. Mientras hacia 2011 las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario e industrial se estancan, las primarias (la principal ha pasado a ser la soja) continúan creciendo en forma acelerada. Esta gráfica es todo un símbolo acerca de las opciones de política económica (ciertamente alineadas con las demandas y presiones del mercado mundial) que toma el gobierno nacional los últimos años. Todo esto mientras cada día vemos en la prensa manifestaciones de los jerarcas acerca de la “política industrial activa” que supuestamente se estaría llevando adelante.

Las dos gráficas de más abajo muestran la situación de los precios de los commodities más importantes para la economía nacional. Faltaría agregar la celulosa pero en la práctica esta materia tiene una importancia marginal en la economía real del país. Todo el monto recaudado lo obtiene una sola empresa extranjera (UPM) y, salvo que en algún momento el precio del producto bajara tanto que obligara a cerrar la fábrica y detener el corte de los montes, su monto no modifica en nada la actividad de la cadena. La empresa simplemente maneja los precios a los que se exporta a sí misma los troncos de eucalipto hacia la zona franca de forma de pagar los menores impuestos posibles. Cabe aclarar que suponemos que dado el tiempo transcurrido y las disposiciones de la reforma tributaria de 2007 las plantaciones han perdido sus exoneraciones fiscales. El precio internacional de la celulosa, entonces, lo único que hace es modificar las ganancias que la empresa obtiene en Uruguay. Ganancias que, como hemos demostrado antes[2], son cuantiosas y libres de impuestos.


El primero incluye entre el conjunto de precios relevantes el del petróleo crudo Brent (que es el que ANCAP utiliza como referencia). Es claro que, desde el punto de vista de la relación entre este importante insumo de la economía y los precios de los commodities de exportación, la relación de intercambio es desfavorable desde 2004.
El alza relativa de los precios de productos agropecuarios explica, sin embargo, buena parte de la bonanza de estos años. Nótese que la soja es la que menos ha crecido (un 75% aproximadamente en el período), el aumento de la misma como parte de las exportaciones se explica por el crecimiento de su volumen de producción. Se observa, tal como acontece con el precio del crudo, una estabilidad en los precios desde el año 2011.
Es común leer en la prensa en estos días diferentes pronósticos pesimistas acerca de la evolución de los precios de los commodities en los próximos años.
Preferimos al respecto una prudente actitud de “esperar y ver”.





[2] Ver “cuanto ganará Botnia” y “aporte o saqueo de recursos” de Gustavo Melazzi y William Yohai en  www.resonandoenfenix.blogspot.com


--
Información disponible también en este link: resonandoenfenix.blogspot.com


.

0 comentarios:

Publicar un comentario