viernes, 8 de junio de 2012

El agujero de Pluna


Irregularidades y deudas de Pluna
AFP 30/05/2012
  La aerolínea de bandera uruguaya Pluna, en manos de un consorcio privado y con participación estatal minoritaria, está nuevamente en el ojo de la tormenta por deudas con la petrolera estatal y por una denuncia de irregularidades en la gestión.
Se denunció ante la justicia irregularidades en la gestión de Pluna, controlada por el consorcio privado Leadgate (75% de las acciones) desde 2007, por las pérdidas que ha sufrido la compañía.
L empresa " ha sido vaciada" y se estimó que desde 2007 hasta junio de este año las pérdidas serán de más de 70 millones de dólares.
Según la denuncia, Pluna tiene un pasivo de más de 300 millones de dólares, debido a deudas con bancos extranjeros por la compra de 13 aviones en los últimos cuatro años, con la petrolera estatal uruguaya Ancap, el estatal Banco República y al menos tres fideicomisos.
Se cuestionó además al gobierno por presunta omisión de los deberes de contralor público.
Desde la empresa, el presidente de Pluna, Matías Campiani, aseguró que la acusación es "absurda".
"Los inversores privados, principalmente norteamericanos y canadienses que eligieron Uruguay para invertir, aportaron 30 millones, mientras que el Estado aportó solamente 5 millones, la cifra más baja que el Estado uruguayo tuvo que aportar a la empresa en un período de cuatro años en toda su historia", indicó el martes.
Según Campiani, en el mismo periodo "el Estado recibió 50 millones de dólares en forma directa, fruto del incremento de su actividad, en concepto de tasas, aportes e impuestos".
En medio del cruce de acusaciones, la estatal petrolera uruguaya Ancap anunció el miércoles que interrumpiría el suministro de combustible a la aerolínea por incumplimiento de pagos.
Tras una prórroga de 24 horas, Pluna pagó este jueves los USD 600.000 correspondientes al consumo de combustible de la última semana, confirmó a la AFP el presidente de la petrolera, Raúl Sendic.
"Ahora queda resolver que nos den una fecha para el pago de (una cuota de) un millón de dólares que tenían que pagar el 28 de febrero", y que forma parte de una deuda de 5 millones de dólares que se arrastra desde el gobierno anterior, dijo.
Precisamente la negociación de esa deuda ya había llevado en 2008 a que Ancap suspendiera por primera vez la provisión de combustible a la aerolínea.
 Sucesión de problemas
Creada en 1936, Pluna pasó a ser propiedad del Estado en 1951 pero volvió a incorporar capitales privados en 1995, cuando se convirtió en una sociedad anónima tras asociarse con la brasileña Varig.
La asociación duró hasta la quiebra de la brasileña en 2006, cuando el Estado uruguayo absorbió el 49% del paquete accionario que poseía Varig.
En 2007 se alcanzó un acuerdo con Leadgate, que se quedó con el 75% de las acciones. El 25% restante quedó en manos del Estado, que debió aportar unos 28 millones de dólares para dejar a la empresa en positivo y salió de garante de la compra de nuevos aviones.
Según la Memoria anual de la empresa difundida a fines de 2011, si bien el resultado neto de la compañía sigue siendo negativo (5,8%), "la tendencia se mantiene en una mejoría envidiable desde el 2007".
De hecho, las pérdidas se redujeron de USD 41,1 millones de dólares en el ejercicio 2006-2007 a USD 8,1 millones en 2010-2011, periodo en el cual por primera vez tuvo un resultado operativo positivo, de 4,22 millones de dólares.
No obstante, la situación financiera de la empresa preocupa a las autoridades, que buscan una solución para que la empresa siga volando.
"No podemos descuidar lo mucho que está en juego. La única posibilidad es que Pluna siga volando", dijo el martes el ministro de Transporte, Enrique Pintado.
Una fuente del gobierno dijo a la AFP que confían en que "van a aparecer nuevos inversores para Pluna".

Sendic le cortó el chorro a Pluna

 
"El Estado debe volver a comprar Pluna"

El ministro de Transporte, Enrique Pintado, sobre la situación de Pluna, considera que el estado financiero de la aerolínea la hace inviable como negocio. El senador Carlos Moreira estima que el Estado debería reasumir la gestión y la titularidad de todo el paquete accionario de Pluna SA con el fin de reordenar sus finanzas y luego volverla a asociar con un privado "serio, que sepa gestionar y que sea honesto". El legislador dijo a El País que desde el gobierno "hubo llamadas, gestiones" ante el directorio de Ancap para que no se cortara el suministro de combustible a Pluna. 

 

DANIEL ISGLEAS
-Tras las explicaciones que recibió del ministro de Transporte, Enrique Pintado, en el Parlamento ¿cuál cree que va a ser el desenlace de la situación de Pluna?
-Es difícil de saber. Pluna se encuentra al borde de la cesación de pagos por lo que hay que hacer en la empresa una inyección muy importante de dinero. El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, sostuvo que se necesitan US$ 30 millones. Se vienen vencimientos, se van a empezar a juntar los cheques emitidos a 180 días a favor de Ancap, hay consumos semanales y en agosto vence- rá una cuota del préstamo del Scotia Bank por US$ 9 o US$ 10 millones. Se necesi- ta una inyección inmediata de liquidez o habrá cesación de pagos.
-¿Qué piensa de lo que hizo Ancap, que le dio esta semana 24 horas para pagar el combustible que adeudaba y prorrogó los vencimientos del crédito?
-Creo que hubo gestiones de jerarcas del gobierno para evitar el corte del suministro, lo cual habría significado que Pluna dejara de volar. Tengo entendido que hubo llamadas. Da la sensación que Pluna ya entró en estado de iliquidez, lo cual implica un enorme riesgo.
-Usted ha cuestionado a los directores de Pluna ente autónomo. Sin embargo, es el socio minoritario. ¿Realmente cree que tiene algún margen de acción siendo minoría en el Directorio de la sociedad anónima o en los cuestionamientos también hay una intención política?
-Pluna ente autónomo puede hasta recurrir al mecanismo de pedir la intervención judicial dando cuenta de los riesgos enormes que enfrenta la empresa: el endeudamiento, el enorme pasivo que es desproporcionado respecto al volumen de sus negocios. Hay una carga financiera que se come las utilidades y termina dando enormes pérdidas. Los socios privados se han negado a capitalizar la empresa, y ahora mantienen esa posición con más razón porque el pasivo es enorme. Los canadienses se quieren ir. En este estado de cosas conseguir una capitalización parece muy difícil. El Estado no va a capitalizar con su 25% los créditos que hay que pagar y la garantía que puso.
-En estas condiciones, ¿considera que Pluna es viable como aerolínea desde el punto de vista comercial?
-Así, tal como está, es claro que no. Los números marcan año a año que este negocio pierde y pierde, se endeuda y se endeuda, y además todo lo que se podía vender, se vendió. Un motor, los repuestos, la sede de Buenos Aires. Para peor estamos en temporada de invierno, de baja actividad. Si de julio de 2011 a febrero de este año, con temporada alta incluida, la empresa perdió US$ 12 millones, desde ahora al cierre del balance en junio se van a perder US$ 10 millones más.
-¿Comparte la idea que maneja el gobierno de vender el paquete accionario que tiene en la sociedad?
-Eso va a ser imposible. El Estado tendría que salir de todas las obligaciones si vendiera. De lo contrario, quedaría enganchado con una garantía por US$ 150 millones, con otros US$ 16 millones con el Banco República y con un crédito de Ancap por US$ 25 millones más. ¿A quien le va a vender acciones que hoy no valen nada?. En estas circunstancias, el Estado tiene que retomar la gestión y la titularidad de todo el paquete accionario. El Estado debe volver a comprar Pluna. Hay que devolver los últimos seis aviones comprados en las dos tandas de 2010 y 2011, en decisiones que la minoría no apoyó. Y después, el Estado tiene que buscar una salida con un socio como la gente, serio, que venga y pon- ga dinero, que sepa gestio-nar, que sea claro, honesto. ¿Quién va a querer asociarse con esta gente?
-¿No teme que tanta difusión de la situación finan- ciera de Pluna sea perjudi-cial para sus intereses? Por ejemplo, que la gente ya no quiera viajar.
-No me parece. Esta situación financiera ya estaba para reventar desde que la sociedad anónima le pidió a Pluna ente autónomo que le votara el fideicomiso por US$ 30 millones. En aquella oportunidad, desde el directorio del ente autónomo se lo negaron porque significaba más endeudamiento. Por eso salió a luz.
-¿Qué piensa del presidente de Pluna SA, Matías Campiani, como empresario?
-En esta gestión ha demostrado que es horrible. Agarró la empresa sin pasivo, equilibrada, la gestionó y en cinco años perdió US$ 90 millones provocando un endeudamiento desproporcionado. Sin dinero no se puede gestionar una empresa. Todo a crédito no se hace porque no es sustentable para nadie.
El País Digital


Director de aerolínea uruguaya Pluna advierte un derrumbe
04 de junio de 2012

 

BELEN BOGADO
El lento crecimiento de Brasil y las apabullantes políticas restrictivas en comercio y tipo de cambio de Argentina están arrastrando las ganancias de las aerolíneas sudamericanas, que tienden a ser un indicador confiable del infortunio económico.
En Uruguay, la aerolínea nacional Pluna se resiste a un rescate del gobierno por 30 millones de dólares, y ha indicado que a menos que los políticos den más protección ante la competencia desleal, "lo que hemos construido juntos se derrumbará". La advertencia vino en una carta inusualmente franca que el director general del Pluna, Matías Campiani, envió a los empleados y el lunes se hizo pública.
Campiani, quien pidió a sus subordinados "trabajar con ganas, optimismo y sin olvidar la sonrisa para nuestros pasajeros", culpó a los vecinos de Uruguay, a la competencia y a los políticos por los problemas de la compañía.
Las aerolíneas de todo el mundo se enfrentan a una creciente alza en los precios del combustible y márgenes de ganancia más estrechos, pero algunas están sufriendo más que otras, ya que algunas se fusionan para reducir gastos y ponen en aprietos a competidores más pequeños.
La brasileña TAM y la chilena LAN reportaron una caída de 22% en sus ganancias del primer trimestre cada una, citando el aumento en los precios del combustible y otros gastos. GOL, otra brasileña, despidió a 2.000 personas para reducir gastos. Aerolíneas Argentinas sigue perdiendo dinero y recibió más de 200 millones de dólares en subsidios tan sólo en el primer trimestre de este año.
Pluna, la valiente aerolínea del pequeño Uruguay, es particularmente vulnerable porque compite con la línea aérea argentina nacional fuertemente subsidiada y con LAN, que este mes concretará su fusión con TAM para crear LATAM, la más grande de la región.
"Estamos atravesando fuertes turbulencias", escribió Campiani. "Toda la aviación de nuestra región se encuentra padeciendo dos grandes problemas, por un lado la gran desaceleración de las economías que venían creciendo a pasos agigantados y ahora se frenó (Brasil pasó de tasas de crecimiento de 7,5% en 2010 a 2,7% en 2011) y por el otro, las políticas restrictivas aplicadas por Argentina".
El cambio en la suerte de Pluna fue tan repentino que todavía no se refleja en sus reportes trimestrales.
"Todo esto en un contexto donde las aerolíneas se están peleando por los pocos pasajeros que hay", agregó
 
.
Estan orgullosos, ...







.

0 comentarios:

Publicar un comentario