martes, 22 de octubre de 2013

Treinta bombas nucleares frente a las costas de Montevideo


La tragedia de los Alfaques fue solo un camión

. Enviado por Gabriel Carbajales


21 de octubre 2013
 Roberto Centeno es doctor Ingeniero de Minas, egresado de la Universidad Politécnica de Madrid y doctor en Ciencias Económicas de la Universidad Complutense de Madrid y en el año 2006 dictó una conferencia en la que alertó de los riesgos que implican las regasificadoras como la que se piensa instalar frente a la costa de Montevideo.
Consejero de varias empresas privadas de energía e ingeniero en megaproyectos, el testimonio de Centeno fue difundido por El Comentario.TV en un video que se puede ver en esta nora. A continuación se transcribe la ponencia del experto:
"La pasada semana tuve la ocasión de presenciar directamente en la costa sur de la Florida la intervención fulminante y expeditiva de una patrullera y un helicóptero de la Guardia Costera Norteamericana, obligando alejarse de la costa a un gran transporte de gas líquido, que se dirigía, según supe después, a la terminal de Leysar en Luisiana y que se había acercado demasiado, tal vez para ganar tiempo, al área de Keyweest en la puerta sur de Florida.
Y es que estos buques, por el tremendo peligro que conlleva, pues son auténticas bombas flotantes, tienen prohibido acercarse a la costa a menos de 20 millas y en los terminales donde descargan se encuentran todos muy alejados de las zonas habitadas.
El tema no es para menos, el gas natural licuado es el explosivo más potente que se conoce y, exceptuando las armas nucleares, un gran metanero que transporta entre 100 y 200 mil metros cúbicos de gas licuado, en caso de accidente o atentando terrorista desencadenaría una destrucción o catástrofe equivalente al de 20 0 30 bombas nucleares similares a las de Hiroshima, de ahí que el Quaswar, actúe con absoluta contundencia ante la más mínima vulneración de las normas.
Y es debido precisamente a su alto poder destructivo masivo que los metaneros figuren en segundo lugar en la lista de objetivos prioritarios de Al Qaeda, después de las plantas separadoras de gas de los campos saudíes, cuya destrucción llevaría el crudo a más de 500 dólares barril.
Pues estas precauciones elementales de un Estado responsable no existe en España, somos el único país del mundo donde los metaneros se acercan sin limitaciones a zonas densamente pobladas, como es el caso de Barcelona, donde si ocurriera un accidente, un atentado, las tres cuartas partes de la ciudad quedaría arrasada en cuestión de segundos, porque la deflagración del gas líquido es tres veces más rápida que un artefacto nuclear, como señalaba recientemente el Instituto de Análisis de Seguridad Global en Washington, si alguien ubica una terminal de gas en un área urbana la convierte en un objetivo terrorista de primera clase.
Pues bien, la situación es muy clara, terminales de gas y metaneros constituyen un peligro letal para las zonas circundantes en un radio mínimo de 15 kilómetros. La responsabilidad en la que se han incurrido y están incurriendo los políticos y los empresarios que han permitido esta auténtica locura es ilimitada, porque en caso de accidente o atentado estamos hablando de un millón de muertos y mientras tanto el peligro se ha incrementado exponencialmente por número, por volumen y por peligro real, tanto que en el caso de Barcelona, que es el más grave, el terminal de almacenamiento equivale a tener un depósito de cabezas termonucleares al aire libre, sin protección especial, en el puerto franco, a poca distancia del centro de la ciudad.
Y la pregunta es ¿pero se han vuelto locos?, por lo que estamos hablando de un peligro potencial, mil veces mayor de una central nuclear, ¿Dónde están las asociaciones ecologistas? ¿O es que esto les es menos rentable que hablar del cambio climático o las antinucleares?, sólo un país desinformado y anestesiado como el nuestro es concebible este tipo de situaciones que ponen en riesgo la vida de millones de personas sin que la sociedad se movilice masivamente frente a ellos”.

Revelador testimonio del ingeniero español Roberto Centeno acerca de los riesgos implícitos de estos emprendimientos: son el segundo objetivo de Al Qaeda. Mirá el video



.










0 comentarios:

Publicar un comentario