jueves, 27 de febrero de 2014

Colombia: "error" garrafal

. Por error filtran documento de seguridad nacional en visita de Pinzón a EE.UU. .

El Espectador revela detalles desconocidos

El documento confidencial del ministro Pinzón

Por error, un documento reservado sobre los pormerones de su visita a Washington terminó en poder de la prensa.
Por: Daniel Pacheco/ Washington
Un error de la oficina de prensa del Ministerio de Defensa reveló detalles esclarecedores de la alianza geopolítica entre Washington y Bogotá. El martes en la noche, mientras el ministro Juan Carlos Pinzón volaba desde Bogotá a Miami, sentado en la silla 1D del vuelo 004 de Avianca, llegó a los correos de los corresponsales en Washington la agenda privada de sus tres días de visita en Estados Unidos, donde el ministro participa en el Diálogo de Alto Nivel en Seguridad con sus contrapartes estadounidenses.
El documento de 55 páginas, escrito en un perfecto inglés, contiene el itinerario aéreo del ministro, sus movimientos precisos y los puntos de discusión claves que serán planteados en los varios encuentros de Juan Carlos Pinzón con sus contrapartes del Pentágono y la Casa Blanca, incluyendo al director de la CIA, John Brennan. El Espectador reproduce temas abordados en este documento por considerar que revelan aspectos de interés público de la política de defensa nacional. Entre otros, deja ver una mirada técnica y realista de la seguridad nacional que se concibe desde Bogotá y refleja con detalles inéditos el nivel de compenetración y confianza que se ha desarrollado en la discusión binacional con Estados Unidos.
La filtración ya fue informada al gobierno norteamericano por el embajador en Washington, Luis Carlos Villegas. Aceptando que se trató de “un error grave”, Villegas le restó trascendencia al contendido de la filtración, pues dijo que “no contiene sorpresas, como no las hay en la relación entre Colombia y Estados Unidos”. En el mismo sentido, la canciller María Ángela Holguín dijo que, sin conocer el documento, las conversaciones con ese país siempre han sido públicas, ya que “miramos lo que pasa en toda la región”.

Voto y justicia transicional

El posconflicto dentro de la agenda bilateral del diálogo del alto nivel será un tema de discusión que se limita a las opciones tácticas y estratégicas. Sin embargo, en sus eventos públicos Pinzón hará énfasis en la necesidad de abordar el tema de la justicia transicional y anunciará que propondrá una ley para los militares colombianos involucrados en problemas con la justicia en un escenario de posconflicto. Además, el ministro aprovechará la tradición estadounidense en la que los militares participan en elecciones, para reiterar su idea de que los militares colombianos deben tener derecho al voto.

OTAN y Alianza del Pacífico

Colombia busca conseguir el apoyo de Estados Unidos, el principal país de la OTAN, para profundizar el acuerdo de intercambio de información firmado el año pasado con la alianza de países del norte. En ese sentido, el Ministerio busca acercarse a la organización a través de acuerdos con su área de apoyo logístico y operaciones antinarcóticos, entre otros.
Además, Colombia propondrá a EE.UU. la realización de un encuentro de ministros de Defensa de la Alianza del Pacífico, EE.UU. y Canadá. Una movida que complementaría la integración económica del bloque regional.

La Habana

El posconflicto dentro de la agenda bilateral del diálogo del alto nivel será un tema de discusión que se limita a las opciones tácticas y estratégicas. A pesar del avance de los diálogos, el sector de defensa colombiano solicitará a EE.UU. que termine de apoyar el plan Espada de Honor, diseñado para desarticular los bloques Sur y Occidental de las Farc. Sin embargo, la agenda de Pinzón también revela que el ministro insistirá en crear condiciones políticas favorables para los militares en la eventualidad de una negociación exitosa en La Habana. En sus eventos públicos Pinzón hará énfasis en la necesidad de abordar el tema de la justicia transicional y anunciará que propondrá una ley para los militares colombianos envueltos en crímenes de lesa humanidad.
En un evento de posconflicto, donde las Farc se conviertan también en un actor electoral, esta propuesta de Pinzón lanzaría a dos bandos que se han batido en la guerra a la arena electoral.

Las amenazas “percibidas”

Con el candor que permite un documento reservado, el Ministerio de Defensa revela que a la par del discurso de buen vecino que mantiene la diplomacia colombiana hay un reconocimiento realista de que Nicaragua, Venezuela, Rusia e Irán representan “retos” potenciales para la seguridad nacional de Colombia.
De hecho, el ítem de “los retos en seguridad del vecindario” es el que ocupa más tiempo (40 minutos) de la calculada agenda de dos horas destinado al Diálogo Alto Nivel en Washington, donde Pinzón estará sentado frente a la subdirectora de la CIA, el subsecretario de Estado para Antinarcóticos, William Brownfield, entre otros altos funcionarios. Como resultado de este diálogo el Ministerio busca afianzar el compromiso de Estados Unidos como aliado de Colombia frente a eventuales retos a la soberanía de su territorio, así como contar con su cooperación continua para preparar la capacidad de acción de las Fuerzas Militares de nuestro país ante cualquier reto que provenga del vecindario.
La presencia de Rusia dentro del abanico de países que generan preocupación recuerda el incidente reciente del sobrevuelo no autorizado de dos bombarderos Tupolev rusos sobre espacio aéreo colombiano. Más que un incidente aislado, la trayectoria de los aviones supersónicos del Kremlin, entre Nicaragua y Venezuela, confirma que Colombia busca en EE.UU. un aliado decidido ante una triada de países que más allá de lo hipotético son percibidos como potenciales amenazas a la seguridad nacional.
El tema de Nicaragua y el diferendo territorial ocupa un separado en la conversación con Estados Unidos, y el documento del Ministerio es explícito en la importancia de generar conciencia de su relevancia para Colombia durante el viaje de Pinzón a Washington. Aunque estos aspectos del documento llaman la atención por sus implicaciones diplomáticas, en la conversación con EE.UU. el énfasis de Colombia sigue siendo más marcado en la lucha contra el narcotráfico y los posibles papeles de las Fuerzas Militares en el posconflicto.

Más fumigaciones

A pesar del debate propuesto por el mismo presidente Santos, sobre la necesidad de reformar la lucha antidrogas, el Ministerio de Defensa pedirá a Estados Unidos mantener como “primer punto de la agenda” el componente de lucha contra el narcotráfico en campañas militares como Espada de Honor, apoyadas por ese país. En ese sentido, el ministro Pinzón espera volver de Washington, según el documento, con el compromiso reiterado de que Norteamérica mantendrá su apoyo a los programas de aspersión aérea y erradicación de cultivos de coca.





0 comentarios:

Publicar un comentario