miércoles, 23 de octubre de 2013

La lucha entre lo viejo que se nos ocultó más de un siglo

.


Sábado 19 de octubre de 2013 |
Quienes hayan visto y escuchado en las últimas horas al Director Nacional de Energía y Tecnología Nuclear del Ministerio de Industria, Energía y Minería del Uruguay, Dr. Ramón Méndez –tan ofuscado, malhumorado y sin respuestas creíbles como el 14 de octubre lo vimos retirarse de la tristemente célebre “audiencia pública” de Puntas de Sayago por la regasificadora diseñada para brindarle energía barata a más de un megaproyecto extractivista en curso en nuestro territorio- tratando de descalificar ligera y altaneramente la denuncia pública expuesta internacionalmente por el catedrático español en Economía Roberto Centeno, a propósito de la impresionante amenaza que representan las infraestructuras de GNL (Gas Natural Licuado) que operan en las costas de España, razonablemente podrían sospechar que el denunciante es uno más de los charlatanes de feria que por el mundo entero desparraman cualquier bolazo sobre el “medio ambiente”, “la ecología” y los beneficios o los perjuicios de ciertas manipulaciones “productivistas” practicadas por los consorcios monopólicos hoy obsesionados por reventar definitivamente el planeta entero en aras de sus propios y deleznables intereses mercantilistas y avarientos que se nos presentan como la panacea del “bienestar humano” y que ni siquiera son la panacea salvadora del capitalismo hecho pomada en sus estertores decadentemente imperiales.
Veamos: apenas sabemos quién es el Sr. Méndez; mucho menos, por supuesto, quién es el Sr. Centeno. Mejor dicho, apenas tenemos una pálida intuición de qué mega intereses están en juego en todo este teatrillo florido de la “renovación de la matriz energético-productiva del Uruguay” y otros encantadores cuentos de hadas que los más veteranos venimos escuchando desde épocas inmemoriales; al menos desde el famoso “despegue” económico con que el pachequismo post-“prosperidad” del largo medio siglo XX, endulzó las neuronas engatusadas de un montón de uruguayas y uruguayos deslumbrados por lo que mejor sabe hacer la casta profesional de lo que llamamos “políticos”: discursear, argumentar, enrredar, deslumbrar, descerebrar al pueblo y no pocas veces a los mismos jefes de la clase dominante, con frecuencia más propensos al engaño que nosotros mismos, “los plebeyos” semianalfabetos.
Pues bien. Méndez posee la siguiente trayectoria académico/laboral:
Doctorado en Ciencias Físicas – Universidad de La Plata – Argentina / Licenciatura en Física – Universidad de La Plata – Argentina / Licence de Physique – Université de Grenoble – Francia / Estudios de Ingeniería (4 años) – Universidad de la República – Uruguay / – Director Nacional de Energía en el Ministerio de Industria, Energía y Minería, Uruguay (desde marzo de 2008) / – Presidente de la Administradora del Mercado Eléctrico (ADME), Uruguay (desde setiembre de 2008) / – “Profesor Titular, grado 5”, Universidad de la República, Uruguay (desde 1996) / – “Investigador grado 5”; PEDECIBA, Uruguay (desde 1994) / 1991-1996: Profesor Asociado (gr. 4), UdelaR, Uruguay (en uso de licencia hasta 1994) / -1990-1994: Investigador “grado 4”, PEDECIBA, Uruguay (en uso de licencia hasta 1994) / -1992-1994: Investigador (cargo CEA), Service de Physique Nucléaire, Saclay, Francia / -1991-1992: Investigador (beca CNRS), Institut de Physique Nucléaire, Orsay, Francia / -1991-1993: Docente, Ecole Centrale de Paris, Francia / -1989-1991: Investigador (beca CEE, luego cargo CEA), Service de Physique Théorique, Saclay, Francia / -1989: Profesor Asociado, Pontificia Universidade Catolica, Rio de Janeiro, Brasil / -1986-1989: Becario del CONICET, Argentina / -1985-1988: Docente auxiliar (alumno y gradudado); Universidad de La Plata, Argentina / -1980-1982: Docente auxiliar (gr. 1); Universidad de la República, Uruguay.
Como se vé, envidiable carrera, que –si hacemos abstracción de sus propias y legítimas ambiciones personales de orden social según los parámetros de clase que objetivamente cultiva- lo estaría colocando en una posición de “autoridad profesional”, incuestionable e insuperable.
Pero, claro, la ciencia es, en definitiva, como al arte: el “genio” personal a veces decide más, para bien o para mal, que el mismo conocimiento científico adquirido.
Lo que, por otro lado, podemos averiguar de Roberto Centeno a través de los puentes virtuales de la internet, nos dicen lo siguiente, indicando también una envidiable carrera profesional:
Doctor Ingeniero de Minas por la Universidad Politécnica de Madrid / Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid / Catedrático en Economía en la Escuela de Ingenieros de Minas de la Universidad Politécnica de Madrid / Presidente de ENEROIL (2001-actualidad) / Presidente de ERG Petróleos (1997-2000) / Presidente de Saras Energía (1991-1997) / Consejero-Delegado de Campsa (1977-1991) / Consejero-Delegado de Enagás (1971-1977) / Director General de Butano S.A. (1969-1971).
Se podría agregar que, al igual que el rioplatense Méndez, Centeno ha escrito una buena cantidad de textos de divulgación y teorización científica en materia de “energías renovables” y afines; que colabora muy activamente, en el mismo sentido, en programas periodísticos de la televisión española-europea; y, con algo de mal gusto y mucho de chovinismo barato, decirse que el tal Centeno, por sobre todas las cosas, es “gallego” (es decir, “medio bruto” y bochinchero, como suponen de nuestros antepasados ibéricos unos cuantos “criollazos” aculturados que se las saben todas-todas).
Méndez (des)calificó de “disparate” y de opinión “demencial” la denuncia recientemente conocida de Centeno respecto al peligro potencial e inimaginablemente destructivo de vidas humanas, de las regasificadoras ubicadas a distancias muy próximas a vastísimos centros poblados, hipótesis descartada tres años atrás por el mismo Méndez, cuando se empezó a hablar de la “necesidad” de una regasificadora que inicialmente iba a ser ubicada en Jaureguiberry, pero que también una “audiencia pública” desarmada por los vecinos y algunos técnicos a su servicio, hizo que quedara en veremos y, luego, decidida para llevarla a cabo presurosamente en Puntas de Sayago, a instancias de las exigencias y las presiones de Aratirí y otros capitales extractivistas, en la danza loca del saqueo americano, a pesar de los no tan viejos dichos del Director de Energía del Ministerio de Industria, Energia y Minería respecto a los riesgos de una planta de GNL a cortas distancias de la ciudad.
No exactamente en el afán de hacerle propaganda o ampliar datos sobre la carrera de Centeno –que por supuesto también está movido por intereses no necesariamente científicos lisos y llanos, no al menos en el sentido académico- nos parece muy, pero muy interesante, “perder” unos minutos en leer el siguiente texto, sugerido insistentemente por Centeno en las llamadas redes sociales y referido sobre todo a los aportes increíbles de un conocimiento científico “clandestino” y “sepultado” por un capitalismo que a principios del siglo pasado ya era el súper imperialismo mafioso que hoy domina al mundo demencialmente, a un costo material y humano absolutamente evitables de haber primado un sentido de la vida, de la naturaleza, de la ciencia y de la sociedad, como el que proponía el personaje Nikola Testa aludido al principio y al final de este texto, que ahí colgamos, para al menos ser un poquito menos ignorantes de lo que pretenden de nosotros algunos personajes con mucho título de esos que ya para el Viejo Artigas eran sencilla y grotescamente, “los fantasmas del Estado”…
No tiene desperdicio, créanlo:
“EXISTEN ENERGÍAS LIBRES, BARATAS, GRATUITAS, QUE HAN SIDO ARRINCONADAS
Claro que existen. Existen energías libres, baratas, gratuitas que han sido arrinconadas, compradas sus patentes, destruidas para que sólo optemos por una fuente disponible. Al final de los años 1880, diversas publicaciones científicas, predecían la “electricidad libre” y gratuita en un futuro cercano. Nikola Tesla demostraba la “iluminación sin alambres”. Se hablaba que en un plazo de 20 años, habría automóviles y todo tipo de aparatos al alcance de cualquier humano.
Por primera vez en la historia se pensaba en un futuro utópico, con medios de transporte modernos y limpios. Que la enfermedad sería conquistada y así mismo la pobreza. ¿Qué sucedió? ¿Adonde se fueron todos estos avances en asuntos de energía? Claramente el lector puede llegar a una conclusión lógica. Intereses económicos.
Veamos algunas de ellas.
Energía radiante: Es una energía que se puede recolectar directamente del ambiente, al 1% del costo ordinario. En Suiza cuentan con seis modelos operativos con este sistema y que no necesitan combustible.
Motores alimentados por imanes permanentes: El Dr. Robert Adams en Nueva Zelanda, ha desarrollado motores eléctricos, generadores y calentadores que funcionan con imanes permanentes. Con los campos magnéticos se podrían realizar maravillas en nuestro mundo, trenes sin consumo, vehículos sin motores complicados y sin combustible.
Calentadores mecánicos con imanes instalados y placas de aluminio, la cual se calienta rápidamente.
Electrólisis Super-Eficiente: Descomponiendo el agua en Hidrógeno y Oxígeno. Se podría utilizar en cantidades ilimitadas de combustible de hidrógeno para activar motores de coches o para otros empleos, al coste del agua. Una aleación especial de metal, patentada por Freedman en 1957, descompone espontáneamente el agua en hidrógeno y oxigeno sin entrada eléctrica del exterior y sin causar cambios químicos en el metal del mismo. Esto significa que esta aleación especial de metal puede extraer hidrógeno del agua libremente, por siempre.
Motores de Implosión y Vórtices. Son motores que no requieren combustible y que pueden producir trabajo mecánico a partir de energía derivada de un vacío. Hay también diseños más simples que utilizan movimientos de vórtice para producir un movimiento continuo de líquidos.
Muchas otras esperan a ser desarrolladas. El mundo ofrece abundante energía libre, gratuita, para todos, en todos los rincones de la Tierra. Podemos desalinizar cantidades ilimitadas de agua de mar, a precios económicos y entregar esa agua fresca y adecuada. Pero..¿quién ha puesto freno a esta energía ilimitada? ¿Por qué?.
Según el Dr. Lindemann, existen cuatro fuerzas gigantescas que han trabajado para que las energías libres no se hayan puesto a pleno rendimiento y al servicio de la humanidad. Una verdadera conspiración histórica contra el bienestar de los seres humanos.
El monopolio de dinero se encuentra en las manos de un número pequeño de bancos privados y estos bancos son posesión de las familias más ricas del mundo. Su plan es controlar el 100% de todos los recursos de capital del planeta. La tecnología de energía libre, cambia el valor del dinero. Por ello este tipo de energía no solo es algo que debe ocultarse, sino que debe prohibirse permanentemente. Esta misma opinión y hacer, se traslada a las grandes multinacionales del mundo. Es decir, que estamos secuestrados por su capricho, somos su fuente de riqueza ya que del sueldo de nuestro trabajo de nuevo les llega a ellos al tener que comprar la energía cara impuesta por su sistema.
La Primera fuerza que funciona para retrasar la disponibilidad pública de la tecnología de energía libre, son las multinacionales. Han promovido una teoría científica que establece que la obtención de energía libre es imposible (las leyes de la termodinámica, por ejemplo).
La Segunda Fuerza, son los gobiernos, los políticos. Actúan por el instinto de la conservación y porque sus decisiones en la mayoría de las ocasiones son sometidas bajo los criterios de la Primera Fuerza.
La Tercera Fuerza son las manipulaciones que se hacen de la energía libre y que son promovidas por las dos primeras fuerzas, utilizando medios para ridiculizar y desacreditar los verdaderos logros, asociándolos a los fraudes obvios. De esta forma consiguen que el espectador crea en la imposibilidad de una energía libre. Las armas usadas son la mentira,, el engaño, la estafa, el autoengaño y la arrogancia, combinados con una pésima ciencia.
La Cuarta y última fuerza, somos nosotros, una sociedad conformista que no exige, que no analiza, que sólo se preocupa por temas propios, que ha sido enseñada a no protestar y a la resignación, tanto por la moral (religión – si te dan en una mejilla pon la otra y serás buen cristiano) cómo en lo cotidiano.
Se debe luchar contra este sistema y los inventores deberían exponer sus trabajos libremente por Internet, sin patentarlo, para que cualquiera pudiera disponer de estas energías libres, para que muchas personas lo pongan a la práctica sin control de las primeras fuerzas. De hecho ya hay lugares en la web donde se puede consultar y ampliar más conocimientos. La Cuarta Fuerza debe y tiene que tener el poder de derribar a las tres primeras de una forma contundente si queremos ser libres.
Al igual que se expropian bienes en beneficio del interés común, los gobiernos deberían des-patentar inventos cuando fueran en beneficio de la humanidad. La fuerza del dinero y la ambición de unos pocos que se han enriquecido a costa del petróleo, no pueden hipotecar a la sociedad de por vida. La justicia tienen que estar abierta a estas decisiones de carácter extraordinario y actuar con la vía de urgencia “hoy para hoy” contra aquellos que patentan la vida en sus más diversas variedades, en beneficio de sí mismos.
No sólo ya motores y energías baratas o gratuitas, sino fármacos y numerosas otros productos de vital importancia para el ser humano y el bienestar del planeta.
La sociedad tiene que cambiar y las políticas tienen que actuar de forma que estén por encima de las multinacionales y no que sean las multinacionales las que dirijan a los políticos, que a su vez son elegidos por el pueblo.
Debemos cambiar el chip al que nos han estado sometiendo durante años y comprender que siendo marionetas inertes manejadas al antojo por el poder económico, nuestra libertad es nula y seremos dirigidos por verdaderas mafias dictatoriales que nos hacen creer que vivimos en un mundo democrático. Con el fútbol, la prensa rosa y los medios de comunicación extremistas y sin ética profesional; anulan nuestra voluntad y no nos dejan mirar más allá del espectáculo confeccionado para taparnos los ojos y convertirnos en una manada egoísta que no piensa.
La energía libre es nuestra, es de todos y nadie tiene el derecho de arrebatar el verdadero progreso de la humanidad. De nosotros depende.
Si os ha interesado este artículo, hablaré otro día de Nicolas Tesla, su verdad, su ilusión y de que forma y porqué fue condenado al olvido al querer conseguir una energía libre para el disfrute de todos los pueblos de la Tierra”.
Visto en http://www.ecoticias.com/





.

0 comentarios:

Publicar un comentario