sábado, 25 de abril de 2015

La muerte Ronald Scarzella no ve la luz

Quienes y por qué asesinaron a Ronald Scarzella? En la imagen junto a Sendic


 
Ricardo Perdomo
11 de ABRIL de 2010
Ricardo Perdomo falleció el 17/marzo/2013

CARTA ABIERTA A DOS MINISTROS

Claves para un crimen


Ronald Escarzella (Rony) fue asesinado el 23 de abril de 1993. Y su muerte sigue impune luego de 17 años. Fue dirigente sindical, fue militante activo del MLN y principal militante del "Movimiento por la Tierra" impulsado por Raúl Sendic cuando se separa del MLN.

Trabajó en la fábrica de productos químicos J. Benzo SA. donde, durante una huelga, fue amenazado de muerte en varias oportunidades. Rony le escribió entonces a una compañera residente en otro país: "Hoy puedo decirte, con no poca satisfacción, que el conflicto ha finalizado dejando un saldo altamente positivo y algo que, sin triunfalismos, ha sido un gran triunfo. ¿Por qué?

Primero: porque los compañeros se sienten fortalecidos y hoy tienen la prueba de que ellos pueden enfrentarse y salir victoriosos ante el poderío de una empresa reaccionaria, que como tu sabes no titubeó en utilizar todos los medios legales que el régimen pone a su disposición (policía, grupos de choque especiales y toda la estructura del Estado) así como los ilegales (contratar matones, atentados, amenazas de muerte y en fin, aplicación del terrorismo)...Segundo: porque la organización sindical (el principal objetivo de la empresa) quedó intacta y más aún, fortalecida con la incorporación de seis compañeros más, todos ellos jóvenes, que ésta fue su primera experiencia de lucha...".

Rony era dirigente sindical e integrante de la central obrera PIT-CNT que, ante su muerte, emitió una declaración el 28 de abril de 1993 en la que:

1) Condena el asesinato, 2) Expresa su repudio a las amenazas, 3) Brinda solidaridad, y 4) Reclama el esclarecimiento del crimen...

Sin embargo, hoy, la organización de los trabajadores guarda un extraño silencio sobre ésta terrible muerte.

Rony había sido, además, militante activo del MLN, destacado integrante del Comité Central y dirigente del Zonal cuatro. Por discrepancias políticas insalvables y bajo graves amenazas de algunos de los actuales dirigentes de esa organización, renunció a continuar con responsabilidades dentro del MLN y se dedicó a desarrollar el Proyecto del "Movimiento Por La Tierra", organizado por Raúl Sendic.

A partir de éste período, las amenazas y balaceras hacia el "Movimiento por la Tierra", se hacen peligrosamente frecuentes. El seguimiento y vigilancia van estrechando el cerco sobre Rony, principal militante del Proyecto Sendic; hasta que por medio de un plan siniestro, llevado a cabo con fría determinación, Rony es emboscado, encapuchado y asesinado en una playa desierta del Departamento de Rocha,

Fue el 23 de abril de 1993. El Presidente era Luis Alberto Lacalle. El Ministro del Interior era Juan Andrés Ramírez. Los inútiles investigadores fueron los policías Saúl Clavería, Julio María Sosa, José Carlos Cal y Wilson Núñez Cal. Actúo un forense y un Juez de Paz.

El aparato ejecutor fueron criminales a sueldo. Hubo un grupo de planificación. Hubo un grupo de vigilancia y seguimiento. Contaron con la superestructura del aparato estatal uruguayo. Tuvieron la infraestructura del Ministerio del Interior, de varias comisarías, de varios vehículos...

El escenario fue una playa desierta en el paraje "Los Moros", en el departamento de Rocha, cerca del balneario Valizas, donde los criminales esperaron la información del grupo de vigilancia. Hubo una emboscada, lo encapucharon y lo asesinaron, con total impunidad. Miles de cartas de repudio y condena inundaron los despachos estatales...

Hoy, 17 años después, en el año 2010, el Ministro del Interior es Eduardo Bonomi y el Ministro de Defensa, Luis Rosadilla, ambos ex compañeros de aquel Comité Central del MLN en el que participaba Ronald Escarzella. ¿Este crimen continuará impune?




Crímenes impunes en democracia: ¿Quienes y por qué asesinaron a Ronald Scarzella?.- 02/05/05
 Montevideo, Uruguay
Comcosur al día


En Uruguay, el concepto de "impunidad" está indisolublemente asociado al de "dictadura". Sin embargo son varios los crímenes cometidos antes del 27 de junio de 1973 y después del 1º de marzo de 1985 que aún permanecen impunes. En algunos casos, la justicia se ha encontrado con un impenetrable entramado de complicidades que le ha impedido avanzar en las investigaciones. En otros, jueces y fiscales fueron víctimas de amenazas, traslados repentinos, atentados, y hasta de un misterioso asesinato. Curiosamente, muchos de estos crímenes impunes se acumulan durante la presidencia de Luis Alberto Lacalle (Partido Nacional, 1990-95).

El más famoso de estos asesinados sin asesinos es el bio químico y agente de la DINA pinochetista, el chileno Eugenio Berríos. Mientras la Justicia chilena ya ha encontrado a sus asesinos y reclamará la extradición de sus cómplices uruguayos, la investigación uruguaya lleva 12 años sin salir de la etapa del presumario, y sin ningún acusado. La lista continúa con el asesinato en 1993 del contrabandista Luis Ernesto González, un caso al que ninguno de los jueces actuantes pudo poner un punto final satisfactorio. Cuando uno de ellos parecía estar avanzando en la investigación (el juez García), fue quemado vivo por su esposa mientras dormía. También permanecen impunes quienes el 24 de agosto de 1994 asesinaron a Fernando Morroni y Roberto Facal en medio de la ordalía represiva recordada como "La masacre del Filtro".

Otro de los crímenes cometidos durante la presidencia de Luis Lacalle y que permanece sin dilucidar hasta nuestros días, fue cometido hace exactamente 12 años. Se trata del asesinato del ex tupamaro Rodney Scarzella. En esta ocasión, la circunstancia es mucho más preocupante, ya que al parecer nadie estuvo ni está interesado en saber quienes y por qué lo asesinaron. El también ex tupamaro Ricardo Perdomo (radicado en el extranjero) ha enviado a Comcosur la nota sobre su caso que publicamos a continuación.

Recuredo por Rony, nuestro compañero
Ricardo Perdomo

En el día 23 del mes de abril del año 1993, nos informaron que en el paisito había sido emboscado y asesinado nuestro entrañable compañero Ronald Scarzella. Estaba el Uruguay en aquella democracia Lacallista.

Recordamos uno de los tantos crímenes que han quedado tapados por un manto, mezcla de impunidad y olvido. El entonces Jefe de policía de Rocha, maestro Julio María Sosa, con mucho de despistado a pesar de ser profesor, con muy pocas luces para aclarar y muy perspicaz para confundir, declara que desconoce el resultado de la autopsia. Que deben tener varias líneas de ataque a la investigación, que el cabello que tenía en la mano Ronald Scarzella puede convertirse en un elemento fundamental. Dice que no tienen información de que en el país existan grupos terroristas y en lo que refiere al departamento de Rocha puede él afirmarlo con total énfasis.

Dice además, explicando que Ronald Scarzella fue encapuchado con su propio abrigo y las mangas del mismo anudadas en la parte delantera del cuello, que si el mismo lo hiciera (el crimen) los nudos quedarían del lado de atrás. El Jefe de policía del departamento de Rocha no recordaba a los miles de uruguayos encapuchados con su propia ropa, nudos atrás o adelante, era indiferente ante la inferioridad numérica y las manos amarradas. El maestro Julio María Sosa, Jefe de policía, es analfabeto e ignorante de los atentados, balaceras, bombazos y crímenes de las bandas terroristas. En esa época se produce el crimen de Berríos y el bombazo al vehículo de Hugo Cores entre otras muestras de impunidad.

La seccional 4ta.de Castillos dice en un comunicado que, en un camino de acceso al paraje Los Moros, se hicieron presentes policías de la 4ta.seccional a cargo de su titular Comisario José Carlos Cal, el Comisario Inspector encargado de Zona 1.Wilson Nuñez Cal, el médico forense Dr. Roberto Méndez y la Sra. Juez de Paz de la 4ta. sección, cuyo nombre no figura. Uno de los oficiales (no dice cual de ellos) reflexiono... "Si lo mataron, no fue en el lugar donde se halló el cádaver, por las siguientes razones: el escenario se presentó absolutamente limpio, el cádaver perdió poca sangre y en el camión y a su alrededor no había signo alguno de lucha, la posición del cuerpo incluso no deja entrever resistencia alguna a los presuntos homicidas."

Hubo una extraña solicitud de un flete hecha por dos personas con acento extranjero, que salían de la rotonda de Castillos. Allí lo esperaban estas dos personas que iban hacia el Chuy. El Inspector principal Saúl Clavería de Montevideo dice: "Las informaciones que hemos obtenido hacen predominar la idea de un homicidio, pero es temprano aún para hacer esta afirmación." El Ministro Juan Andrés Ramírez dijo: "No hay elementos de juicio que lleven a pensar que hay una organización de extrema derecha o de extrema izquierda o una organización con finalidades político terroristas." Blah, blah, blah...

El despiste es total, ministros, jefes de policía, patrullas, cuarteles.
Impenetrable misterio. Nadie tiene conocimiento pero Ronald Scarzella fue asesinado. A pesar de las declaraciones de estas insignes autoridades, sabemos con total certeza que los asesinos son terroristas estatales, sean de remotas y desconocidas regiones o uruguayos...

A Ronald lo vigilaron durante mucho tiempo, estos criminales poseían información que alguien fue acumulando, procesando, anotando, descartando.
Tenían la trayectoria política de Ronald hasta sus últimas horas, su historia, vigilancias estrechas, relevamientos de lugares y sus movimientos.
Los criminales fueron detectados en el balneario Barra de Valizas, llamaban la atención de la gente del lugar que los escucharon hablar... esperaban órdenes.

Alguien (tal vez del mismo Ministerio) les proporcionó a los asesinos hasta los más mínimos detalles, todo un equipo dedicado a elaborar planes porque el asesinato de Ronald Scarzella ya había sido decretado con fría premeditación. A Ronald Scarzella lo vigilaron cuando salió de su casa pues ya iba a contactar a sus asesinos, lo habían contratado para un flete, lo siguieron hasta que Ronald dejó al vecino en su casa y quedo solo. Lo emboscaron en el camino, paró su camión y bajó, lo llevaron a un lugar desolado, lo interrogaron, quisieron encapucharlo, se dio cuenta que era una emboscada, (era un hombre fuerte y decidido, eso ya lo sabían sus asesinos), y peleó por su vida.

Hubo violencia y mucha, Ronald Scarzella hirió al menos a dos de ellos, a uno le sacó la piel que llevó bajo sus uñas, a otro le arrancó mechones de cabello que también quedaron entre sus manos como prueba irrefutable. Al fin lo encapucharon , condujeron el camión hasta el lugar donde fue hallado, le pegaron un balazo, lo arrastraron, un zapato quedó por el camino, tiraron apresuradamente el cuerpo dentro de la caja del camión y huyeron en un vehículo ligero.

Tiempo después llegaron unos técnicos alemanes que analizaron con todo detalle las muestras de pelo y piel que habían quedado bajo las uñas de Ronald Scarzella, y en base a esas muestras llegaron a la identidad de dos asesinos distintos. Los resultados de dichos análisis fueron a parar presumiblemente al mismo Ministerio. Los alemanes se fueron para siempre.
Personalmente quisiera creer que este crimen no va a seguir quedando en el misterio ni en el olvido.

COMCOSUR AL DÍA es un servicio de
COMCOSUR / COMUNICACIÓN PARTICIPATIVA DESDE EL CONO SUR



fuente: http://focoblanco.com.uy/2011/01/gilberto-vazquez-coronel-retirado-entrevista-de-maria-jose-frias-ultimas-noticias/

UN CONFLICTO EVITADO CON EL MLN EN 1993
El coronel (r) Gilberto Vázquez dijo a Ultimas Noticias que el contacto de los ex represores con las principales figuras del Movimiento de Liberación Nacional (MLN) se mantuvo hasta que terminaron presos. Agregó que en el año 1993, ambas partes evitaron un nuevo enfrentamiento al investigar en conjunto el asesinato de Ronald Escarzella, un ex tupamaro asesinado en Rocha el 23 de abril de ese año.
“Cuando pasó eso me llamó el Ñato (Eleuterio Fernández Huidobro) y me dijo: ‘La información que tenemos es que es del lado de ustedes’. Yo le contesté que si era del lado nuestro, le rompía los dientes y le pedí que no se metieran porque si nos mataban a uno, la cosa no paraba más. Al final se arregló porque se vio que no venía del lado militar y nos evitamos un segundo enfrentamiento porque esas cosas empiezan y no se sabe cuándo paran”.


RONY, EL PRIMER CASO
–¿Cuál fue el primer caso vinculado a los derechos humanos en el que le tocó actuar?
–En la muerte de Ronald Scarzella, a principios de 1993, cuando yo era jueza en Rocha –explica Mota.
–Scarzella era tupamaro y su muerte, rodeada de muchas cosas raras, permanece impune, pero entonces ya habíamos salido de la dictadura, ¿por qué lo vincula a esos delitos?
–Por el pasado político que tenía ese hombre y por la forma en que murió: lo encapucharon con su propio buzo, tenía cabellos en una mano y fue ejecutado con un disparo en la cabeza –describe.
–Los allegados de Rony Scarzella pretenden reabrir el caso hoy. Es un tema que se ha mencionado en algunos trabajos de investigación sobre la época y en algunos testimonios de aquellos tiempos de reinstitucionalización del país, cuando había mucha tensión entre Fuerzas Armadas y organizaciones políticas, aparecían bandas que robaban bancos y el MLN-Tupamaros formalizaba su ingreso al Frente Amplio.
El juzgado no pudo avanzar entonces más de lo que lo hizo, pero nunca me voy a olvidar de aquel caso. No hubo robo pero hubo lucha en la caja de aquel camión en el que hacía fletes.
–Luego de sus inicios en Rocha fue asignada como jueza de Paz en la localidad de Young y desde allí fue trasladada a distintas ciudades del interior del país: primero a San José, después a Paysandú y de allí a Dolores, donde pasó a desempeñarse como juez letrado.
–La de Dolores fue una experiencia muy importante, porque como letrado se tocan todas las materias. Llegan casos penales, civiles, de familia, uno debe tratar incluso algún tema de menores infractores…
–El juez tiene que sacarse un chip de la cabeza y ponerse otro… ¿Eso permitió que una de las áreas le gustara en particular para seguir su carrera?
–Sí, a uno le empieza a gustar más un área, pero en el sistema judicial nadie te pregunta qué es lo que te gusta. Por lo menos a mí nunca me preguntaron.
–Los trasladan siempre por “razones de servicio”, como ahora…
(Hace un gesto de que no va a contestar)
–Usted comenzó a tomar trascendencia pública cuando la enviaron al juzgado de Ciudad de la Costa, su cargo antes de llegar a Montevideo.
–Lo que más trascendió en los medios fueron unos casos vinculados a Aduanas, tres expedientes grandes que tuvieron repercusión pública, pero también hubo uno muy importante sobre remesas que salían para Estados Unidos. Se trataba de dinero que venía de Paraguay con origen no reconocido, pero no hubo prueba y fue otro caso que terminó archivado..

 

22 de abril de 2009


En memoria de Ronald Scarzella

En memoria de Roni, compañero por siempre.
(Como homenaje a Raúl Sendic)

28 de abril 2009

El día 23, del mes de abril del año 1993, nos informan que, en el paisito, ha sido emboscado y asesinado nuestro entrañable compañero Ronald Scarzella.

El Uruguay subsistía en una rara democracia Lacallista

Recordamos uno de los tantos crímenes que han quedado tapados por un manto, mezcla de impunidad y olvido. Impunidad Estatal, olvido de las organizaciones abanderadas, dentro de las cuales nunca ha aparecido el nombre de éste compañero de luchas.

Se lo recordaremos hoy y siempre
Veamos, en la declamatoria Estatal y en los hechos concretos, como se despliega la impunidad a través de funcionarios hoy actuantes, e impunidad vigente.

1993
Jefe de policía de Rocha, maestro Julio María Sosa; con mucho de despistado, a pesar de ser profesor, con muy pocas luces para aclarar y muy perspicaz para confundir, declara que:" desconoce el resultado de la autopsia. Que deben tener varias líneas de ataque a la investigación" y que: " el cabello que tenía en la mano Ronald Scarzella puede convertirse en un elemento fundamental ". Dice que: " no tienen información de que en el país existan grupos terroristas y en lo que refiere al departamento de Rocha puede él afirmarlo con total énfasis". Dice además, explicando que Ronald Scarzella fue encapuchado con su propio abrigo y las mangas del mismo anudadas en la parte delantera del cuello, que: " si yo mismo lo hiciera (el crimen) los nudos quedarían del lado de atrás".

El Jefe de policía del departamento de Rocha, no recordaba a los miles de uruguayos encapuchados con su propia ropa, nudos atrás o adelante, era indiferente ante la inferioridad numérica y las manos amarradas. El maestro Julio María Sosa, Jefe de policía, es analfabeto e ignorante, niega los atentados, balaceras, bombazos y crímenes de las bandas terroristas de la derecha. En esa época se produce el crimen de Berríos y el bombazo al vehículo del compañero Hugo Cores entre otras muestras de impunidad.

Bombas, balas y crímenes eran los lenguajes con que se expresaban las logias de cuartel, en la recién llegada "democracia" tutelada.

La seccional 4ta.de Castillos dice en un comunicado que:"En un camino de acceso al paraje Los Moros, se hicieron presentes policías de la 4ta.seccional, a cargo de su titular Comisario, José Carlos Cal; el Comisario Inspector encargado de Zona 1. Wilson Nuñez Cal; el médico forense Dr. Roberto Méndez y la Sra. Juez de Paz de la 4ta. sección", (cuyo nombre no figura). Uno de los oficiales ,(no dice cual de ellos) reflexiona... "Si lo mataron, no fue en el lugar donde se halló el cadáver, por las siguientes razones: el escenario se presentó absolutamente limpio, el cadáver perdió poca sangre y en el camión y a su alrededor no había signo alguno de lucha, la posición del cuerpo incluso, no deja entrever resistencia alguna a los presuntos homicidas".

A Roni lo asesinaron en una playa cercana
Hubo una extraña solicitud de un flete hecha por dos personas con acento extranjero, que salían de la rotonda de Castillos. Allí esperaban a Roni, éstos dos sujetos que iban hacia el Chuy.

El taimado Inspector Principal, Saúl Clavería de Montevideo dice: "Las informaciones que hemos obtenido hacen predominar la idea de un homicidio, pero es temprano aún para hacer esta afirmación " . El principal responsable del centro de información del Estado uruguayo, Ministro; Juan Andrés Ramírez, en su actuación ante las cámaras, dijo: "No hay elementos de juicio que lleven a pensar que hay una organización de extrema derecha o, de extrema izquierda o, una organización con finalidades político terroristas."
Blah, blah, blah...

El despiste es total, la impunidad y la sensación de miedo propagada por ministros, jefes de policía, patrullas y cuarteles, hunde el crimen en el más impenetrable misterio. Nadie tiene conocimiento, pero Ronald Scarzella fue asesinado.

El temor se traslada entre aislados militantes políticos;_ "Nos dijeron que nos armásemos"..."salieron fierros de todos lados".
A pesar de las declaraciones de nuestras insignes autoridades, sabemos con total certeza que los asesinos, aún impunes, son terroristas protegidos y asesorados por el Estado, sean de remotas y desconocidas regiones o, uruguayos.. porque a Roni lo vigilaron durante mucho tiempo, los criminales poseían información que alguien, en Uruguay fue acumulando, procesando, anotando... descartando.

Tenían la trayectoria política de Roni hasta sus últimas horas, había estado amenazado de muerte en una ocupación del gremio de la química, su historia militante era peligrosamente ejemplar a la hora de reivindicar los derechos obreros;
lo vigilaban de cerca, hicieron relevamientos de los lugares donde trabajaba y de sus movimientos. Todo al detalle.

Los criminales fueron detectados en el balneario Barra de Valizas, llamaban la atención de la gente del lugar, no se relacionaban con los vecinos que los escucharon hablar .. esperaban órdenes. Se gastó mucho dinero para realizar éste crimen, se movieron muchos hombres. El dinero y los hombres, los movió el estado uruguayo único interesado en quitar a Roni, que continuaba el proyecto organizativo de Raúl Sendic.

Alguien les proporcionó a los asesinos hasta los más mínimos detalles, todo un equipo dedicado a elaborar planes, porque el asesinato de Ronald Scarzella ya había sido decretado con fría premeditación. A Ronald Scarzella lo vigilaron cuando salió de su casa, ya iba a contactar a sus asesinos, que según el plan siniestro, lo habían contratado para un flete. Lo siguieron hasta que Roni dejó a un vecino en su casa y quedó sólo. Lo emboscaron en el camino, paró su camión y bajó, lo llevaron a un lugar desolado, lo interrogaron, quisieron encapucharlo, Roni se dio cuenta ya demasiado tarde que se trataba de una emboscada, Roni era un hombre fuerte y decidido, eso ya lo sabían sus asesinos.

Roni peleó por su vida

Hubo violencia y mucha, Ronald Scarzella hirió al menos a dos de ellos. A uno le sacó la piel que llevó bajo sus uñas, a otro criminal le arrancó mechones de cabello que también quedaron entre sus manos como prueba irrefutable de su última y desesperada lucha. Al fin, lograron encapucharlo y amarrarlo, lo asesinaron de un balazo, lo condujeron de arrastras, un zapato quedó por el camino, tiraron apresuradamente el cuerpo dentro de la caja del camión, lugar donde fue hallado y huyeron en un vehículo ligero. Tiempo después llegaron los técnicos alemanes que analizaron con todo detalle las muestras de pelo y piel que habían quedado bajo las uñas de Ronald Scarzella. En base a esas muestras, llegaron a la identidad de dos asesinos distintos.

Conclusión
Los resultados de dichos análisis fueron a parar recurrentemente al mismo Ministerio. Los alemanes se fueron para siempre.

El tiempo ha pasado, nuestro actual Gobierno no ha podido aún superar la indecisión para abrir los archivos secretos de la impunidad, los actores están ahí, amenazantes y a la espera de una nueva oportunidad.

Personalmente quisiera creer que el crimen perpetrado contra nuestro compañero Roni, no va a seguir quedando envuelto en el misterio estatal, ni en el olvido de las banderas de Justicia. 
.

0 comentarios:

Publicar un comentario