domingo, 5 de julio de 2020

Neofascismo un fenómeno planetario

De las botas a los votos. Img Plenaria



Por Michael Löwy


"Hemos visto en los últimos años un aumento espectacular de la extrema derecha reaccionaria, autoritaria y / o "neofascista", que ya gobierna la mitad de los países a escala planetaria: un fenómeno sin precedentes desde la década de 1930. Algunos de los ejemplos más conocidos: Trump (EE. UU.), Modi (India), Urbano (Hungría), Erdogan ( Turquía), ISIS (Estado Islámico), Duterte (Filipinas) y ahora Bolsonaro (Brasil). Pero en varios otros países tenemos gobiernos cercanos a esta tendencia, incluso sin una definición tan explícita: Rusia (Putin), Israel (Netanyahu), Japón, (Shinzo Abe), Austria, Polonia, Birmania, Colombia, etc.

En cada país, esta extrema derecha tiene sus propias características: en muchos países (Europa, Estados Unidos, India, Birmania), el "enemigo", es decir, el chivo expiatorio, son musulmanes e inmigrantes; en ciertos países musulmanes son minorías religiosas (cristianos, judíos, yezhidis). En algunos casos, predomina el nacionalismo xenófobo y el racismo, en otros el fundamentalismo religioso, o el odio a la izquierda, al feminismo, a los homosexuales.

A pesar de esta diversidad, hay algunos rasgos comunes a la mayoría, si no a todos: autoritarismo, nacionalismo integral: “Deutschand über alles” y sus variantes locales: “América primero”, “Brasil sobre todo”, etc. - intolerancia religiosa o étnica (racista) contra el "Otro", la violencia policial / militar como la única respuesta a los problemas sociales y la delincuencia.

La caracterización como fascista o neofascista puede aplicarse a algunos, pero no a todos. Algunas fuerzas políticas tienen características directamente fascistas: este es el caso con el partido "Golden Dawn" en Grecia, Casa Pound en Italia y varios partidos nacionalistas en los países bálticos; en Ucrania, Bulgaria y otros países de Europa del Este. Otros, como los partidos racistas en Holanda, Inglaterra, Suiza, Dinamarca, no tienen raíces en el pasado fascista.

Propongo designar como líderes, partidos, movimientos o gobiernos "neofascistas" que tienen similitudes significativas con el fascismo clásico de la década de 1930, y que a menudo tienen raíces históricas en ese pasado, pero también algunas diferencias sustanciales. Estos son fenómenos nuevos, que no son idénticos a los que conocemos en el pasado. Algunos ejemplos: el partido Marine Le Pen en Francia, el FPÖ ("Liberal") en Austria, el partido Vlams Belang en Bélgica, Salvini y la Legga italiana, Jair Bolsonaro (sin partido orgánico), etc. Trump tiene algunos aspectos neofascistas, pero se mezcla con el reaccionarismo tradicional.

Se han utilizado otros conceptos para designar la extrema derecha actual. El término "conservadurismo" se usa ampliamente en Brasil, pero no es el más apropiado: no es una tendencia conservadora, en el sentido de tradicionalista, nostálgico del pasado, más que un autoritarismo violento, moderno, generalmente neoliberal.

Mucho peor es el caso del término "populismo", que es ampliamente utilizado por los medios burgueses y la ciencia política académica para designar a la extrema derecha. Es un concepto inoperante y desconcertante por varias razones: (a) su definición es tan vaga e imprecisa: "los populistas son líderes que se dirigen directamente al pueblo, con la intención de luchar contra las élites", que puede aplicarse a casi cualquier liderazgo política; (b) no tiene nada que ver con lo que comúnmente se llama populismo, particularmente en América Latina: Vargas, Perón, Cárdenas, João Goulart, un término que designa a los líderes con un discurso y, en cierta medida, nacionalista, anti imperialista y un programa de reformas sociales moderadas; (c) funciona como un eufemismo, ocultando la realidad de estos líderes y regímenes de extrema derecha, profundamente antipopulares, intolerantes, con rasgos fascistas; (d) sirve para confundir al público, colocando en la misma bolsa, como "populistas de derecha e izquierda", todos los críticos de la globalización neoliberal.

Para comprender el neofascismo

Cómo explicar este espectacular ascenso de la extrema derecha y el neofascismo, en forma de gobiernos, pero también de partidos políticos que aún no gobiernan, pero que tienen una amplia base electoral e influyen en la vida política del país (Francia, Bélgica, Holanda, Suiza, Suecia etc.) Es difícil proponer una explicación general para fenómenos tan diferentes, que son expresiones de contradicciones específicas de cada país o región del mundo. Pero, como es una tendencia planetaria, es necesario al menos examinar algunas hipótesis.

Lo más evidente, y sin duda pertinente, es que la globalización capitalista, que también es un proceso de brutal homogeneización cultural, produce y reproduce, a escala mundial, formas de "pánico de identidad" (el término es del crítico marxista francés Daniel Bensaïd) , alimentando manifestaciones intolerantes nacionalistas y / o religiosas y favoreciendo conflictos étnicos o confesionales. Cuanto más la nación pierde su poder económico debido a la globalización, más proclama la inmensa gloria de la nación "Sobre todo".

Otra explicación sería la crisis financiera del capitalismo, que comenzó en 2008, y sus consecuencias: depresión económica, desempleo, marginación. Este factor fue indudablemente importante para la victoria de Trump o Bolsonaro, pero es mucho menos válido para Europa: en los países ricos, menos afectados por la crisis, como Suiza y Austria, la extrema derecha tiene un gran poder, mientras que en los países Los más afectados por la crisis, como Portugal, España y Grecia, son los de izquierda o centro izquierda los que son hegemónicos, mientras que la extrema derecha es periférica.

Estos dos procesos tienen lugar en una sociedad capitalista en la que el neoliberalismo ha operado desde la década de 1980, profundizando las desigualdades e injusticias sociales y concentrando la riqueza, como fue el caso del capitalismo liberal anterior a 1929.

Estas explicaciones son útiles, al menos en algunos casos, pero son insuficientes. Todavía no tenemos un análisis global, que represente un proceso que sea mundial, y que ocurra en cierto momento histórico.

¿Un regreso al pasado?

¿Fue un regreso a la década de 1930? La historia no se repite: hay similitudes evidentes, pero los fenómenos actuales son bastante diferentes de los modelos del pasado. Sobre todo, todavía no tenemos estados totalitarios comparables con el régimen fascista italiano o el Tercer Reich nazi.

Los partidos neofascistas de hoy no organizan tropas de choque paramilitares uniformadas para aterrorizar a la izquierda, como fue el caso de las "camisas negras" de Mussolini o la Sturm Abteilung (SA) de Adolf Hitler.

El análisis marxista clásico del fascismo lo define como una reacción de las grandes empresas, con el apoyo de la pequeña burguesía, ante la amenaza revolucionaria del movimiento obrero. Podemos preguntarnos si esta interpretación realmente explica la naturaleza del fascismo en Italia, Alemania o España, en las décadas de 1920 y 1930.

En cualquier caso, no es relevante en el mundo de hoy, por varias razones: (a) no existe una "amenaza revolucionaria" en ninguno de los países donde el neofascismo está en aumento; (b) el gran capital muestra poco entusiasmo por el programa económico nacional extremo "nacionalista", aunque puede adaptarse a esta política; (c) el apoyo a Trump, Bolsonaro o Le Pen no se limita a la pequeña burguesía, sino que incluye grandes contingentes populares e incluso de la clase trabajadora.

Este conjunto de diferencias justifica el uso del término "neofascismo" para designar fuerzas políticas que tienen características fascistas, pero que no son una reproducción del pasado.

El sitio web francés Mediapart ( https://www.mediapart.fr ), en un editorial reciente, sobre el surgimiento de la extrema derecha en Francia y en el mundo, escribió: "son cinco minutos antes de la medianoche". Pero no es demasiado tarde para tratar de evitar el "ascenso resistente" de Arturo Ui, para citar el título de la famosa obra antifascista de Bertolt Brecht.

En Brasil

El fenómeno de Bolsonaro tiene mucho en común con esta ola planetaria "marrón" (el color de la camisa de la milicia nazi de los años 30). Pero hay algunas diferencias importantes al comparar, por ejemplo, con Europa:

(1) en varios países europeos existe una continuidad política e ideológica entre los movimientos neofascistas actuales y el fascismo clásico de los años treinta, pero este no es el caso en Brasil. El fascismo brasileño, el integralismo, llegó a tener mucho peso en la década de 1930, incluida la influencia del golpe del Estado Novo en 1938. Pero el fenómeno de Bolsonaro tiene poca o ninguna relación con esta antigua matriz; Muy pocos de sus seguidores saben qué era el integralismo.

(2) a diferencia de la mayoría de la extrema derecha europea, Bolsonaro no hizo del racismo su bandera principal. Ciertamente, algunas de sus declaraciones fueron claramente racistas, pero no fue el tema central y movilizador de su campaña.

(3) el tema de la lucha contra la corrupción está presente en el discurso de la extrema derecha europea, pero de manera marginal. En Brasil, es una antigua tradición, desde la década de 1940, de los conservadores: se levanta la bandera de la lucha contra la corrupción para justificar el poder de las oligarquías tradicionales y, según el caso, legitimar los golpes militares. Bolsonaro logró manipular este sentimiento legítimo de indignación contra los políticos corruptos para imponerse, y ganó la disputa de opinión en la sociedad, identificando (falsamente) al PT como el núcleo del sistema político del Estado brasileño y como el principal responsable de la corrupción.

(4) el odio hacia la izquierda, o hacia el centro-izquierda, en el caso de Brasil, hacia el PT, no es un tema importante de la extrema derecha en Europa occidental; Está presente en las corrientes pro-fascistas de Europa del Este, territorio de las antiguas "democracias populares". En este caso, es una referencia a una experiencia real del pasado; En el caso brasileño, el discurso violentamente anticomunista de Bolsonaro no tiene nada que ver con la realidad brasileña actual o pasada. Es aún más absurdo cuando se considera que la Guerra Fría terminó hace varias décadas, que la Unión Soviética ya no existe y que el PT obviamente no tuvo nada que ver con el comunismo (en ninguna posible definición de este término).

(5) Si bien gran parte de la extrema derecha, particularmente en Europa, denuncia la globalización neoliberal, en nombre del proteccionismo, el nacionalismo económico y la lucha contra las "finanzas internacionales", Bolsonaro propone un programa económico ultraliberal, con más globalización, más mercado , más privatizaciones, además de una alineación completa con el Imperio de América del Norte. Esto le garantizó, especialmente en la segunda ronda, el apoyo decisivo de las fuerzas del capital financiero e industrial, así como de los agronegocios. La oligarquía capitalista brasileña prefirió otros candidatos, pero al darse cuenta de que Bolsonaro era el único capaz de ganar el PT, se unió masivamente a él.

(6) Si bien la religión tiene un papel limitado en el surgimiento de la extrema derecha europea (excepto en Polonia y Hungría), en Brasil las iglesias neopentecostales, con su discurso ultra reaccionario homofóbico y antirreaccionario, jugaron un papel esencial en la victoria de Bolsonaro.

Lo que es comparable en la extrema derecha europea, estadounidense y brasileña (Bolsonaro) son dos temas de agitación sociocultural reaccionaria: (a) ideología represiva, culto a la violencia policial, el llamado a restablecer la pena de muerte y la propuesta de distribuir armas a la población para su "defensa contra el crimen"; y (b) intolerancia hacia las minorías sexuales, particularmente en relación con los homosexuales. Es un tema de agitación que tiene éxito en sectores religiosos reaccionarios, con referencia católica (Opus Dei, Civitas, etc.) o, sobre todo, evangélico neopentecostal.

Estos dos temas fueron decisivos para la victoria de Bolsonaro. Otros factores fueron importantes: (a) el desgaste del PT y el centro-derecha convencional. Pero había otros candidatos que también podían presentarse como defensores de la lucha contra la corrupción y el eslogan "fuera del sistema", como Marina Silva. ¿Por qué no tuvieron éxito? (b) el nefasto papel de los medios de comunicación. Sin embargo, estaba dividida: no todos cerraron con Bolsonaro; (c) noticias falsas , enviadas a través de mensajes desde la aplicación WhatsApp , a millones de brasileños. Queda por explicar por qué tanta gente creía mentiras tan groseras; (d) el deseo de una parte importante de la población de un "Salvador de la Patria", un "Hombre Fuerte", un "Mito", capaz de "restaurar el orden" y "limpiar el país".

Todavía no hay una explicación convincente del increíble éxito, en unas pocas semanas, de la candidatura de Bolsonaro, a pesar de su predicación de la violencia, la truculencia, la misoginia, la ausencia de un programa y la flagrante disculpa de la dictadura y la tortura.

Armando Boito publicó recientemente un artículo muy interesante en A terra é Round (aterraeredonda.com.br), donde define a Bolsonaro como un "neofascista". Comparto esta caracterización, aunque no estoy de acuerdo con la definición que propuso, citando a Togliatti, del fascismo como "un movimiento reaccionario de masas arraigado en capas intermedias de formaciones sociales capitalistas". Esta definición podría haber sido correcta en la década de 1930, pero es mucho menos relevante en el siglo 21. Hoy, Marine Le Pen y Bolsonaro, por citar dos ejemplos de neofascismo, tienen un amplio apoyo entre los sectores de las clases trabajadoras, incluidos los trabajadores.

Una de las contribuciones más importantes del ensayo de Boito es su caracterización de la ideología neofascista de Bolsonaro: “el fascismo y el neofascismo están impulsados ​​por un discurso superficialmente crítico y al mismo tiempo profundamente conservador sobre la economía capitalista y la democracia burguesa, crítico del gran capital y defensa del capitalismo; Las críticas a la corrupción y la "vieja política" combinadas con la defensa de un orden autoritario. Su ideología es heterogénea y no sistemática; destaca la designación de la izquierda como el enemigo a ser destruido (¿Bolsonaro no proclamó abiertamente en un discurso transmitido en las pantallas de la Avenida Paulista que la izquierda en su gobierno debería emigrar o ir a prisión?); el culto a la violencia (¿alguna pregunta al respecto con respecto al bolsonarismo?); su carácter principalmente destructivo y negativo no proposicional (Bolsonaro no aclaró, para justificar su falta de propuestas positivas, que su gobierno será la quimioterapia para Brasil?); irracionalismo (la tierra es plana y el calentamiento global es un invento, ¿verdad?); un nacionalismo autoritario y conservador (culto a la homogeneidad de la sociedad nacional y rechazo de los "desviados") y la politización del racismo y el machismo, hierbas que brotan espontáneamente en el suelo de la sociedad capitalista, en la desigualdad de clase, en la organización patriarcal de la familia, en autoritarismo de la empresa capitalista, y ese fascismo eleva, con su programa de partidos, a la escena política "( irracionalismo (la tierra es plana y el calentamiento global es un invento, ¿verdad?); un nacionalismo autoritario y conservador (culto a la homogeneidad de la sociedad nacional y rechazo de los "desviados") y la politización del racismo y el machismo, hierbas que brotan espontáneamente en el suelo de la sociedad capitalista, en la desigualdad de clase, en la organización patriarcal de la familia, en autoritarismo de la empresa capitalista, y ese fascismo eleva, con su programa de partidos, a la escena política "( irracionalismo (la tierra es plana y el calentamiento global es un invento, ¿verdad?); un nacionalismo autoritario y conservador (culto a la homogeneidad de la sociedad nacional y rechazo de los "desviados") y la politización del racismo y el machismo, hierbas que brotan espontáneamente en el suelo de la sociedad capitalista, en la desigualdad de clase, en la organización patriarcal de la familia, en autoritarismo de la empresa capitalista, y ese fascismo eleva, con su programa de partidos, a la escena política "(https://aterraeredonda.com.br/a-terra-e-redonda-eo-governo…/ ).

Marilena Chaui también publicó un artículo muy interesante en el mismo sitio web sobre el autoritarismo de nuestro tiempo. Marilena rechaza el término "fascismo" para estos nuevos fenómenos, prefiriendo el concepto de "totalitarismo neoliberal". Según Chaui, el fascismo era militarista, imperialista y colonialista, que no es el caso de los regímenes autoritarios actuales. Me parece un error porque hay varios ejemplos de fascismos del pasado sin vocación imperialista, el franquismo español, por ejemplo. El concepto de "totalitarismo neoliberal", como ella propone, es muy rico, pero puede tomar varias formas, una de las cuales corresponde a lo que llamamos neofascismo.

Su análisis del discurso de estos gobiernos autoritarios, incluido, naturalmente, Bolsonaro, es muy preciso: "Ideológicamente, con la expresión" marxismo cultural ", los gerentes persiguen todas las formas y expresiones del pensamiento crítico e inventan la división de la sociedad entre las personas buenas, que los apoya, y los diabólicos, que los desafían. Por consejo de los consiglieri, pretenden hacer una limpieza ideológica, social y política y para ello desarrollan una teoría de la conspiración comunista, que sería dirigida por intelectuales y artistas de izquierda. Los consejeros son autodidactas y se graduaron de la lectura de manuales y odian a los científicos, intelectuales y artistas, aprovechando el resentimiento que la extrema derecha tiene por estas figuras. Como tales asesores carecen de conocimiento científico, filosófico y artístico, usan la palabra "comunista" sin ningún significado preciso: comunista significa todo pensamiento y acción que cuestionan el status quo y sentido común (por ejemplo: que la tierra es plana; que no hay evolución de especies; que la defensa del medio ambiente es falsa; que la teoría de la relatividad es infundada, etc.). Estos son los asesores que ofrecen argumentos racistas, homofóbicos, sexistas, religiosos, etc. a los funcionarios del gobierno, es decir, transforman silenciosos temores, resentimientos y odios sociales en discurso de poder y justificación de las prácticas de censura y exterminio "( https: // aterraeredonda.com.br/neoliberalismo-a-nova-forma-do-total…/ ).

A modo de conclusión

Me gustaría concluir proponiendo una breve reflexión para la acción en Brasil y América Latina: necesitamos construir amplios frentes únicos demócratas y / o antifascistas para luchar contra la ola de la "peste marrón". Pero no podemos dejar de tener en cuenta que el sistema capitalista, especialmente en períodos de crisis, produce y reproduce constantemente fenómenos como el fascismo, el racismo, los golpes de estado y las dictaduras militares. La raíz de estos fenómenos es sistémica. La alternativa, por lo tanto, tiene que ser radical, es decir, antisistémico. Concretamente, esto significa una alternativa antiimperialista y anticapitalista: el socialismo. O más bien, el eco-socialismo, porque el tema ecológico jugará un papel cada vez mayor en la confrontación de Bolsonaro y su protector yanqui, Donald Trump. Un eco-socialismo afro-indoamericano (parafraseando a José Carlos Mariátegui) que supera los límites de los movimientos socialistas del siglo pasado: el compromiso socialdemócrata con el sistema y la degeneración burocrática del llamado "socialismo real": la recuperación de las banderas revolucionarias latinoamericanas, de Simon Bolívar a Ernesto Che Guevara, de José Martí a Farabundo Marti, de Emiliano Zapata a Augusto Cesar Sandino, de Zumbi dos Palmares a Chico Mendes.

* Michael Löwy es director de investigación en el Centro Nacional de Investigación Científica."
Traducción del Portugués de Google.

https://cronicasdosul.com/2019/11/02/neofascismo-um-fenomeno-planetario-o-caso-bolsonaro-michael-lowy/?fbclid=IwAR3txfgsmBFCMHF3sUHO7qmHiH12o_j-4dSntjEZ3Wm6RFO5whZTg2jk3ZE


















0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.