domingo, 19 de julio de 2020

Ese trapo sucio con que te tapas la boca




POR FAVOR: USA TAPABOCAS Y MANTÉN EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL

 José Luis Perera López
19 julio 2020



Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en nuestro país, por eso, no olvides usar el tapabocas y mantener el distanciamiento social.

La segunda causa de muerte es el cáncer. Por eso, cuídate y cuida a los demás, usa el tapabocas y mantén el distanciamiento social.

La tercera causa son los problemas respiratorios. No lo olvides: tapabocas y distanciamiento social. En cuarto lugar, están las que se agrupan como “causas externas”, entre las que se destacan el suicidio y los accidentes de tránsito (en el primer mes del año ya habían fallecido 54 personas en accidentes). No olvides entonces el tapabocas y el distanciamiento social.

Según el MSP, cada tres días un joven se suicida, guarismo que supera la cantidad de muertes por siniestros de tránsito y es el doble del promedio mundial. Por eso, respeta a los demás usando el tapabocas y manteniendo el distanciamiento social. Si ves un joven abrazado a otro joven, denúncialos. Si sabes de una fiesta en la que jovenes se juntan a divertirse y tomar algo, espántate y llama a la policía, a la intendencia y a los bomberos. O espera a que se suiciden.

El año pasado, se produjeron 723 suicidios y 422 muertes en accidentes de tránsito. Y en lo que va de marzo a junio (en medio de la espantosa pandemia del corona), los suicidios aumentaron más de un 300%. Por favor, no dejes de usar el tapabocas, y distanciate lo más que puedas de la gente.

En junio de 2009, la OMS declaró que la gripe porcina era una pandemia, la peor amenaza de salud pública de los últimos cuarenta años. Se aisló a los contagiados, se lanzaron campañas sanitarias multimillonarias, se aceleró la producción de antivirales y los medios lanzaban boletines diarios con las cifras de muertes y contagios. Los grupos de riesgo eran aún más amplios que ahora: ancianos y niños, y terminó afectando también a jovenes. Se cerraron escuelas, se pidió a las personas que se mantuvieran en sus casas, y todos nos preguntábamos cuándo caeríamos enfermos. Se decía que una pandemia mundial tendría un impacto catastrófico sobre la actividad económica. Murieron en el mundo por esa causa 12.220 personas. Por la gripe estacional mueren anualmente unas 500 mil. Por lo tanto, cuídate y cuídanos, no dejes el tapabocas por ahí tirado, y mantén la distancia de los demás.

6.3 millones de niños murieron en 2017 por causas, en su mayoría, prevenibles (un niño cada 5 segundos). Hay 155 millones de niños afectados por desnutrición infantil crónica. Sé solidario, por favor!! Hoy el estandarte de la solidaridad es el tapabocas, recuérdalo. Y aíslate lo más que puedas de los demás. Enciérrate. Olvida que sos gente, solo sos un consumidor, y ahora además de objetos consumes pánico y protocolos.


>>> Sobre bichos y bichitos

Cultivos de bacterias en tapabocas con diferentes usos.



Estafilococos


>>> Infecciones
Infección por estafilococos

La OMS anunció cambios al protocolo sobre el uso de tapabocas






>>> Ir a trabajar en CUCTSA


Transporte público y el necesario distanciamiento social


En Uruguay, por un lado va el trabajo del Gobierno para el combate al coronavirus -que dentro de la crisis mundial que origina la pandemia- y que logra buenos resultados y por otro los que no entienden la gravedad de la situación.
Desde el 13 de marzo pasado y a muy pocos días de asumir, el nuevo presidente del país, Luis Lacalle Pou, tomó, junto con el equipo de gobierno, las medidas necesarias para enfrentar al flagelo con decisión y firmeza.
Para ello, los ministerios de Salud Pública, de Defensa, de Interior, de Desarrollo Social, de Trabajo y de Relaciones Exteriores, junto al presidente y a la Secretaría de la Presidencia, han liderado las acciones con resultados beneficiosos para la población.
Hasta el 18 de mayo se registraron 737 casos de coronavirus COVID-19 en el país, con 569 pacientes recuperados y 20 fallecimientos, según informa el parte diario del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae). De los 148 pacientes con la enfermedad, 4 se encuentran en cuidados intensivos. Con 523 análisis procesados en la jornada, 520 resultaron negativos y 3 indicaron la presencia del virus.
Pero es necesario una mayor compenetración de la ciudadanía, de autoridades municipales y de empresas privadas para acompañar el esfuerzo del Estado.
En Montevideo, la capital del país, la Intendencia Departamental ha decretado el uso obligatorio del tapabocas en las unidades del transporte de pasajeros, pero el presidente de la principal compañía de autobuses, CUTCSA, Juan Salgado, se opone a que sus trabajadores, choferes y guardas, exijan a los usuarios la utilización de la mascarilla al ascender al vehículo y anunció que sus empleados no intervendrán para hacer cumplir la normativa.
Salgado, un ex asesor del gobierno anterior, el izquierdista Frente Amplio, cree en la insistencia de pedir colaboración al pasajero y que acepten usar el tapabocas sin necesidad de obligarlos y esto logra magros resultados porque si bien algunos conscientes acatan, otros ni les importa y todo se convierte en una historia de nunca acabar.
Tampoco existe una ordenanza municipal ni resolución de las empresas transportistas en cuanto a la capacidad límite de pasajeros en cada viaje para cumplir con el distanciamiento social y en las horas pico, las unidades viajan con los usuarios unos al lado de otros y viajeros ocupando de pie los pasillos de los vehículos.
Este lunes, cerca de las 19.15hs. un ómnibus de CUTCSA de la línea 21 en el trayecto desde el centro de la ciudad al hipermercado Geant en las afueras de Montevideo, llevaba pasajeros sin que la compañía observe la normativa de la distancia social y alguno viajando sin tapabocas.
Por lo pronto ya son dos los trabajadores de Cutcsa que dieron positivo al coronavirus, según informó Montevideo Portal. Pero la empresa no ha informado en que líneas de ómnibus se desempeñaban los contagiados, aunque aclaró que las unidades han sido desinfectadas.
En Argentina el límite de aforo de los medios de transporte público, es del 60% y en España la unidad solo puede cargar el 50% del espacio destinado a los usuarios. Ejemplos necesarios de imitar.



>>> Cuestión de tamaño: por qué no es buena idea fabricar mascarillas caseras de tela


"Quien quiere ayudar, ayuda, con lo que puede y con lo que sabe. No obstante, las buenas intenciones no siempre son las más adecuadas"...

Quien quiere ayudar, ayuda, con lo que puede y con lo que sabe. No obstante, las buenas intenciones no siempre son las más adecuadas. Por ejemplo, a la vista de la escasez de mascarillas, tanto quirúrgicas como de protección, estos días un gran número de modistos, diseñadores y sobre todo aficionados a la costura han decidido ayudar fabricando mascarillas caseras de tela. La iniciativa es bonita, sin duda. Y tiene un enorme valor simbólico. Pero desde el punto de vista sanitario, que es el que nos ocupa, las mascarillas caseras son inútiles y, en muchos casos, contraproducentes. Es una cuestión de tamaño.

El TNT de esta tipología, identificado y denominado Spunbonded, es producido utilizando como fibra y unico componente, el polímero polipropileno, una de las resinas mas versatiles producidas hoy en día.

El polímero de prolipropileno en su estado sólido, es derretido y tramite una extrusora, empujado en una cadena especial dotada de agujeros delgados, llamados boquillas, del cual salen filamentos continuos muy finos, que despues de ser enfriados, vienen depositados en una cinta transportadora hasta formar una alfombra continua y homogenea.
Uno de los vehículos de contagio del covid-19 son
las gotitas que expulsamos al hablar, toser, estornudar y respirar. Estas gotitas pueden transportar los virus de un individuo a otro, con un radio de actuación que podría ser relativamente alto, de ahí la recomendación de las autoridades sanitarias de mantenernos a unos 2 metros de separación.

Dependiendo del tamaño de estas gotitas, la peligrosidad es diferente. Se clasifican en dos tipos: gotas de Flügge y núcleos goticulares de Well.

Las gotas de Flügge fueron descritas en la década de 1890 por el bacteriólogo Carl Georg Friedrich Wilhelm Flügge quien demostró que al hablar expulsamos pequeñas gotas que permanecen cierto tiempo en el aire que nos rodea. Este hallazgo fue fundamental para que el cirujano Jan Mikulicz Radecki promocionara el uso quirúrgico de mascarillas en 1897. En la actualidad son un elemento de uso obligado en muchas prácticas clínicas.

Las gotitas de Flügge tienen un tamaño de 10 a 100 μm, y pueden permanecer hasta 30 minutos en el aire en suspensión, lo cual les permite ingresar hasta la vía aérea pequeña y sacos alveolares y producir el contagio.
Los núcleos de Well son más pequeños, de menos de 5 μm. Se consideran aerosoles. Son una suerte de gotas de Flügge evaporadas o medio degradadas. Estos núcleos goticulares pueden contener virus, mantenerse en el ambiente durante horas y por su tamaño pueden desplazarse a más distancia que las gotas de Flügge. Hay que tener en cuenta que los coronavirus no viajan solos, necesitan estos medios de transporte para transmitir la infección.

También es importante conocer los tamaños de los diferentes virus y bacterias. Por ejemplo, los coronavirus tienen un diámetro comprendido entre los 50 y 150 nm. El nanometro (nm) es la milmillonésima parte de un metro. Si lo comparamos con el grosor de un pelo, en la sección de un pelo —es decir, a lo ancho, no a lo largo— cabrían 1.000 coronavirus en fila. Es por eso que los coronavirus solo son observables mediante técnicas de microscopía avanzadas, como la criomicroscopía electrónica.
Todos estos conocimientos sobre el tamaño del virus y del vehículo en que se trasporta son imprescindibles para elegir qué tipo de protección se necesita en cada caso. Actualmente, las recomendaciones de las autoridades se pueden resumir en: mascarilla quirúrgica para personas infectadas o posiblemente infectadas, y mascarillas de protección FFP2 o FFP3 para personal sanitario.

Mascarilla quirúrgica

Las mascarillas quirúrgicas tienen como finalidad evitar la transmisión de agentes infecciosos por parte de la persona que las lleva. Están diseñadas de dentro hacia fuera para evitar la diseminación de microorganismos normalmente presentes en la boca, nariz o garganta y así evitar contagiar a otras personas. Se regulan por la norma europea UNE-EN 146-83:2019+AC.

En esta norma figuran los requisitos mínimos para considerar una mascarilla quirúrgica, desde materiales, diseño con adaptabilidad al rostro, medida de la respirabilidad y medida de la eficacia de filtración bacteriana (ensayo BFE).
Mascarilla de protección FFP2.

Las otras, las mascarillas de protección, tienen como finalidad proteger al usuario frente a la inhalación de contaminantes y patógenos, entre ellos virus. Están diseñadas para trabajar de fuera hacia dentro. Es decir, evitan que nos contagiemos.
Las mascarillas de protección son autofiltrantes para partículas o aerosoles. La norma europea UNE-EN 149 establece 3 categorías o niveles de protección (FFP1, FFP2, FFP3) en función de la eficacia de filtración. FFP1 tiene una eficacia de filtración del 78%, FFP2 del 92% y FFP3 del 98%.
La Organización Mundial para la Salud recomienda el uso para procedimientos de aislamiento o con posible generación de aerosoles infecciosos (entre ellos el coronavirus) una mascarilla protectora con una eficiencia de filtración de al menos el 95% para partículas de 0,3 μm de diámetro. Esto equivale a una mascarilla N95 según normativa americana NIOSH. Como la normativa americana no equivale a la europea, este nivel de protección se queda de camino entre la FFP2 y FFP3.

Las mascarillas caseras de tela no tienen punto de comparación con las N95, ni siquiera con las mascarillas quirúrgicas. Las telas, tanto si se trata de un tejido plano como de punto, están formadas por hilos tejidos. Entre estos hilos hay huecos, en su mayoría visibles a simple vista. Los huecos están en la escala de los milímetros, con suerte los tejidos planos muy tupidos reducen la escala. Pero en ningún caso un tejido va a alcanzar el nivel de filtrado requerido para bloquear las gotículas y aerosoles en los que viaja el virus. Ni siquiera todos los tejidos no tejidos (TNT), formados por fibras prensadas en lugar de hilos tejidos, como el fieltro, la rafia o los textiles de polipropileno, pueden ofrecer un poder filtrante significativo.

La eficacia de las mascarillas caseras se ha evaluado a través de estudios científicos como este publicado en Disaster Medicine and Public Health Preparedness. Se examinaron las mascarillas caseras como una alternativa posible a las mascarillas comerciales. Para ello se evaluó la capacidad de varios materiales domésticos para bloquear aerosoles bacterianos y virales. Veintiún voluntarios sanos hicieron sus propias mascarillas faciales con diferentes materiales y adecuándose al diseño capa sobre capa de las mascarillas quirúrgicas, y se comparó su eficacia con la de una mascarilla quirúrgica y con la ausencia de mascarilla. Lo que hicieron fue muestrear el aire alrededor de los voluntarios. El resultado fue que la mascarilla quirúrgica fue 3 veces más efectiva para bloquear la transmisión que la mejor mascarilla casera. La conclusión a la que llegaron los autores de la investigación es que las mascarillas caseras no son recomendables y solo deberían considerarse como último recurso.

En el estudio se analizaron mascarillas caseras de tejido plano de algodón, tejido de punto de algodón, toalla, seda, lino, hasta telas antimicrobianas de fundas de almohada. Ninguna de ellas ofreció una capacidad de filtración adecuada. Todos estos tejidos resultan prácticamente inútiles como mascarillas. Hay que tener en cuenta que el tamaño de los poros de estas telas es varios órdenes de magnitud mayor que el de los aerosoles y el de los virus. Si lo ponemos a escala, es como si los virus tuviesen que atravesar orificios entre mil y un millón de veces más grandes que ellos. Es decir, no son obstáculos.

El único material del estudio que dio unos resultados de filtración aceptables fue el filtro de aspiradora. No obstante, este ensayo se hizo con bacterias de tamaño similar a los virus de la gripe, entre 0,75-1,25 µm. Los coronavirus tienen un tamaño muy inferior, entre 0,05-0,15 µm, con lo que cabe esperar que la eficacia de estos filtros sea mucho menor.
En la fabricación de mascarillas caseras hay que asumir otros riesgos añadidos: ¿El lugar de fabricación cumple con las condiciones de higiene? ¿Quiénes cosen y distribuyen mascarillas caseras se han limpiado las manos correctamente con agua y jabón o gel desinfectante? ¿Y si la persona que cose está infectada por coronavirus? ¿Podrían ser las mascarillas caseras un foco más de contagio, por lo irregular de la fabricación? Al fin y al cabo, las mascarillas se colocan en la cara, una de las dianas de infección que más deberíamos proteger. De ahí la reiterada recomendación de las autoridades sanitarias de no tocarnos la cara.
A esto hay que sumarle el peligro de la falsa sensación de seguridad. Guardar la distancia de seguridad entre personas es fundamental, llevemos mascarilla o no, sea ésta quirúrgica o casera.

En síntesis. Fabricar mascarillas caseras es un acto bienintencionado y que revela algo muy importante estos días: el valor de estar unidos, de ayudar, de ser generosos y solidarios. Pero no debemos olvidar otro valor fundamental para superar esta pandemia: la responsabilidad. Todo aquel que pueda y sepa fabricar mascarillas, que lo haga atendiendo a la normativa UNE- EN 146-83:2019+AC. De lo contrario, es mejor que no lo haga. Aunque fabricar mascarillas en casa es un gesto bonito, es un acto irresponsable.

Fuente: https://www.lasexta.com/…/cuestion-tamano-que-buena-idea-fa…
https://youtu.be/q5b7xRER4L0

https://youtu.be/q5b7xRER4L0










0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.