sábado, 25 de julio de 2020

Alberto Loitey el candidato torturador



El Dr. Vladimir Roslik fue la última persona asesinada por la pasada dictadura. Su crimen fue ser descendiente de rusos y estudiar en la Unión Soviética. En abril de 1984 fue detenido y torturado hasta la muerte. Se lo llevaron vivo, lo devolvieron en un cajón cerrado con la prohibición de abrirlo. El semanario Jaque, dirigido por el colorado Manuel Flores Silva, realizó la investigación que permitió sacar a luz la verdad. Su caso significó el primer reconocimiento público que en Uruguay se torturaba.Entre los cómplices de este crimen se encuentra el hoy candidato a Intendente de Soriano por Cabildo Abierto. Repito: lo torturaron hasta la muerte por ser hijo de rusos y haber estudiado medicina en la Unión Soviética. Dicen no ser ni nazis ni fascistas. Dicen.


Candidato a Intendencia de Soriano por Cabildo Abierto presuntamente involucrado en muerte de Roslik


El candidato a la Intendencia de Soriano por Cabildo Abierto, Alberto Loitey, fue indagado en el año 1984, en aquel entonces era teniente 2º, por la detención y muerte del médico Vladimir Roslik, quien falleció bajo torturas el 16 de abril de 1984 en el Batallón de Infantería Nº 9 del Ejército, de Fray Bentos, en las postrimerías de la dictadura.



Días pasados, la Convención Departamental de Cabildo Abierto eligió como candidato a la Intendencia de Soriano, por la Lista 1301, a Alberto Loitey, luego de la renuncia de Pedro Graña por temas de salud.
Según trascendió en las últimas horas a través de la redes sociales, Loitey fue indagado en su momento por el caso Roslik, quien falleció el 16 de abril de 1984 a raíz de las torturas de las que fue objeto en el Batallón de Infantería Nº 9 de Fray Bentos
En 1984 la Justicia Militar procesó al mayor Sergio Caubarrere por “ataque a la fuerza moral de las Fuerzas Armadas por abuso de autoridad y homicidio culpable”. Pero estuvo preso cuatro meses y 18 días.
Asimismo, indagó a otros militares, entre ellos al entonces teniente 2º Alberto Loitey, por la “detención y muerte del doctor Roslik”.
Según un informe del semanario Jaque del 10 de agosto de 1984 -que lleva la firma de Alejandro Bluth y Juan Manuel Petit-, al ser interrogados todos los militares y un policía “no vacilaron en afirmar que el doctor Vladimir Roslik no fue sometido a apremios físicos y que no se explicaban el dictamen técnico forense que concluyó que se trató de ‘una muerte violenta multicusal’”.
A raíz de que el caso no tuvo consecuencias en la Justicia ordinaria, en el año 2014 se abrió una investigación, pero un Tribunal de Apelaciones ordenó el archivo por considerar que “existió cosa juzgada”.
En abril de 2020 el fiscal especializado en Crímenes de Lesa Humanidad, Ricardo Perciballe, presentó ante la Suprema Corte de Justicia un recurso de casación para reabrir la investigación del homicidio de Roslik.
Perciballe manifiesta en su escrito que “se disponga que el homicidio del Dr. Vladimir Roslik Bichkov, al tratarse de un crimen de lesa humanidad, no ha prescripto”.









0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.