domingo, 16 de febrero de 2014

Ladran Sancho!! señal que no votamos


Campañas de felicidad a corto plazo





por Hugo Bruschi en el AÑO DE LA DIGNIDAD .

 Difícil tarea tienen ante sí, politólogos, analistas y todos aquellos encargados de tomarle el pulso a la opinión pública, para luego ofrecernos un cuadro aproximado de las simpatías ciudadanas, con vista a la contienda de las urnas. Tarea complicada expuesta a riesgos de credibilidad muchas veces. Análisis que ultimamente vengo tomando "con pinzas" - lo que no implica indiferencia - , porque como decía mi profesor, "un problema bien planteado es un problema bien resuelto". Y en este caso no lo es y por tanto los riesgos de fracaso en el pronóstico, son notorios.

Los últimos análisis en la materia, coinciden en casi todos los casos a describir un escenario favorable a la coalición de gobierno FA. Nadie arriesga opinión en cuanto a mayorías parlamentarias, cosa que está bien. Sin embargo hay algunos detalles, que no podemos perder de vista al momento de los pronósticos. Detalles que como decía al principio, originan algunas dudas. Las masas concurrirán - el voto es obligatorio - a las urnas en forma emocional, pues en estos casos la racionalidad está descartada,por lo menos para las grandes mayorías que son quienes deciden. Los programas de gobierno son prácticamente desconocidos por los electores, no sabemos si porque los Partidos hacen mayor hincapié en los candidatos o porque el olfato popular dice que es una pérdida de tiempo, pues jamás se respetan. Y aquí seguimos anclados en un pasado,donde la gente votaba a blancos y colorados porque "mi abuelo y mi padre" siempre lo hicieron. Es decir, la gente en su mayoría se maneja por simpatías, nunca por convicción. Entre estos últimos, encontramos a los banqueros, a los industriales, a los dueños de la Tierra (que tengan ciudadanía), a los funcionarios de los Partidos, a los legisladores y sus familias, a los beneficiados de algún modo, a los 40.000 nuevos clientes que acaba de emplear el gobierno, etc. Pero son los menos y no deciden una elección. 


El negocio aquí es hacer votar a los otros, a los que con su voto legitimarán en sus cargos y en sus jodas, a estos esforzados representantes del Pueblo. Y es a ellos a quienes se dirigirá la oferta. Y ésta, es tarea contratada. Las agencias de publicidad, con experiencia en la venta masiva de productos, presentarán a sus Partidos un programa publicitario en donde el candidato saltará a la cancha, precedido de una lista de méritos que él mismo desconocía. Méritos que adornarán su perfil,en estas campañas de la felicidad a corto plazo. Nunca nos olvidemos que estamos actuando en el campo emocional, nos estamos dirigiendo a una Sociedad dividida entre hinchas y simpatizantes, entre barras bravas y simples espectadores. El mensaje deberá contemplar estos aspectos, pareciera decirle el jefe a su empleado. Estos detalles sin importancia, no parecen preocupar demasiado a los polítologos, pues esa no es su tarea, sino la de presentar un escenario posible. Por supuesto siempre bien cerca de quien paga o de sus propias simpatías e intereses. "El amor se ahogó en la sopa" como decía Discépolo, por lo tanto no creo ingenuamente en los llamados "independientes" a la hora de opinar.

Todos o casi todos hacen sus análisis, descartando de antemano o ignorando a propósito, a miles y miles de uruguayos que votarán anulado, en blanco o pagarán la multa que la democracia le tiene a reservada, a quienes duden de su eficacia. Pero curiosamente todos o casi todos, recomiendan ir a la búsqueda de los votos que amenazan con salirse del corrar. En qué quedamos? Para qué preocuparse si carecen de importancia? O tal vez sí, porque son muchos y piensan y no encajan en la categoría de hinchas? Vaya uno a saber...pero la preocupación existe y "como la lucha es cruel y es mucha". Un analista preocupado, le recomendó al FA no salir a buscar votos fuera del entorno frenteamplista, sino en tratar de que los descontentos no se vayan. Agregando, que con ello estaría asegurada la elección. Por lo que vemos tan pocos votos no serán los que están en juego......... 


Esto me hace acordar a un psicólogo que estancado en sus textos de aprendizaje, trataba de adaptar a los pacientes a una Sociedad que rechazaban. Acá parecen decirle lo mismo a la gente: esto es lo que tenemos para ofrecer y está permitido el derecho al pataleo, pero siempre dentro de los marcos permitidos. Por eso no creo en los politólos, éstos pueden ser objetivos a la hora de analizar lo que tenemos, pero no son independientes en sus juicios cuando todos apuntan a fortalecer este sistema de engaños y estafas colectivas. Estos cuentos "del Tío" permitidos porque sigue arrojando excelentes resultados a quienes lo manejan con habilidad. Vote ahora y pague en 60 cómodas cuotas. Se aceptan tarjetas de credulidad.




0 comentarios:

Publicar un comentario