lunes, 17 de febrero de 2014

A 50 años de aquel 20 de febrero que encendio la chispa



50 AÑOS DE LA MARCHA POR LA TIERRA Y CON SENDIC
Pablo Díaz Estévez (Movimiento por la Tierra, Uruguay)


En el Uruguay (con su economía agraria y población urbanizada) desde la década de los ’40 socialistas y comunistas, constatan que sin la presencia organizada de los trabajadores rurales no se puede modificar la estructura agraria concentrada y erradicar sus consecuencias: los “pueblos de ratas”. La izquierda parlamentaria y diversas corrientes de los partidos tradicionales acuerdan en una política de tierra que beneficie al trabajador rural para superar la pobreza, pero sin otorgar recursos suficientes para distribuir tierra de forma contundente. Al día de hoy solo se ha afectado el 3 % del territorio nacional mediante el Instituto Nacional de Colonización (INC) creado en 1948.[1]

Raúl Sendic (1925-1989) y otros luchadores sociales socialistas y comunistas desde la década del ’50 pasan a los hechos en la organización de los “sindicatos rurales” de peones del arroz, de la lechería, de la remolacha y de la caña de azúcar, para reclamar por sus condiciones laborales y la mejora del salario. En 1961 Sendic organiza el sindicato de UTAA (Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas) en el límite norte del Uruguay y en 1962 luego de una huelga con campamento en los montes del arroyo Itacumbú, de la ocupación de un ingenio azucarero y de obtener las primeras conquistas en esas plantaciones, se lanza una primer marcha hacia Montevideo de más de 200 “peludos”[2] (630 km) reclamando una ley de 8 horas y mejora en las condiciones de trabajo.

Luego de varias acciones directas y denuncias de los “peludos” de UTAA en la capital se prepara una ocupación de “Tierra para el que la trabaja” que permita sortear las “listas negras” de los dueños de las plantaciones de caña de azúcar y pasar a la “Reforma agraria concreta”, lo cual colaboraría en unificar las fracciones de una izquierda minoritaria que ante las elecciones de ese año se presentaba por separado. La radicalización de los sindicatos urbanos y la agudización de la crisis económica llevan al gobierno a tomar ya en 1963 (10 años antes del Golpe de Estado) “Medidas Prontas de seguridad” recortando libertades individuales, mientras que Sendic será detenido de forma preventiva por ser “persona influyente”. Nace con la preparación de las ocupaciones de tierra en el norte del país, el embrión de lo que será el MLN-Tupamaros: “el Coordinador” (“otro sindicato” pero clandestino) agrupando a un núcleo de “peludos”, a militantes urbanos anarquistas, socialistas, comunistas y maoistas que se irán apartando de sus sectores políticos de origen. Comienzan los primeros acopios de armas para la “autodefensa” en las “estancias del pueblo”. Sendic pasa a la clandestinidad desafiando la legalidad burguesa y la esquematización de la izquierda urbana.

En el mes de enero de 1964 luego de una ocupación de un segundo ingenio de azúcar en el norte del país, represión del ejército y detenciones de parte de la policía mediante, otro luchador social Nicolás “Colacho” Estévez planteó a la dirección de UTAA realizar una nueva marcha cañera hacia Montevideo, tras la consigna de ‘Tierra para quien la trabaja’” y con la gente que permanecía acampada luego del levantamiento de la ocupación del ingenio.

El 20 de febrero de 1964 [3]  varios camiones repletos de familias “peludas” parten hacia Montevideo desde Bella Unión en el norteño Departamento de Artigas a la primera marcha de “UTAA, UTAA, por la Tierra y con Sendic”, reclamando la expropiación de los latifundios improductivos de Silva y Rosas y Palma de Miranda: 30.000 hectáreas para ser distribuidos por el Instituto Nacional de Colonización a Cooperativas de trabajadores que obtendrían allí los ingresos que la zafra de la caña de azúcar no les garantiza buena parte del año. Es la primera de las cinco Marchas por la Tierra que realiza UTAA entre 1964 y 1970.

La consigna, así como el símbolo de la figura clandestina de “Sendic: líder campesino” en las pancartas de los “peludos” fue cuestionada desde el Partido Comunista que proponía “Reforma Agraria Sí, Latifundio no” sin tener éxito en el espíritu de los marchantes. El 17 de junio de 1964 en Montevideo se decide un paro de 500.000 trabajadores en solidaridad con los cañeros, así como se realizan las primeras Convenciones para la unificación sindical en la Central Nacional de Trabajadores a partir de la discusión de la Reforma Agraria y los rumores de Golpe de Estado. El movimiento estudiantil se compromete en la denuncia de los problemas estructurales del campo uruguayo, levantando diversos reclamos junto a los sindicatos de trabajadores (“Soluciones sí, golpe no”).

La “marcha por la tierra” fue el aguijón en la carne para la unificación sindical y política de la izquierda de 1964, una izquierda urbana que despierta a los “hechos”, a las consecuencias sociales de la gran estancia alambrada, que por estar estancada estancó a la economía nacional, “responsable del atraso histórico del país”. Los “tupamaros” de Sendic organizan al MLN-Tuparamos en 1965, como “brazo armado de la izquierda”, que descartando la idea de “frente unitario” optan por la construcción de una nueva organización que entre 1963 y 1966 construirá su aparato mínimo (etapa defensiva) y luego se lanzará a la propaganda armada (“la acción genera conciencia”). Entre el 69 y el 72 la organización político-militar (por momentos militarista) comienza a ser derrotada y a quedar sin un “rumbo estratégico”, sin “la telaraña MLN-Pueblo” que le permita sortear los sucesivos golpes de los aparatos represivos nacionales y su coordinación internacional. A partir de 1965 con el asesinato político del Nego Velho (Edelmar Ribeiro), el “baqueano” en los campos de Silva y Rosas, comienzan a ser asesinados varios peludos de UTAA por policías y militares. Entre 1972 y 1985 en su calidad de rehén de la dictadura Raúl Sendic elabora su “Plan Por la Tierra y contra la Pobreza” que da a conocer en 1985 y es la base de los planteos de su Discurso en el Estadio Franzini de Montevideo en 1986 donde lanza la idea de construir el “Movimiento por la Tierra” y reafirmar el “Frente Grande”. El año 1989, el mismo que el MLN-T ingresa al Frente Amplio, Sendic muere.

La interna del MLN-T en la década de los ’90 se caracterizó por el triunfo de los “pragmáticos” (dirigentes históricos que crean el Movimiento de Participación Popular: MPP) quienes se imponen a los “proletaristas” (leninistas) y a los “frentegrandistas” (Frente Juvenil, periodistas y militantes de la tierra). Acceden a cargos parlamentarios desde 1990, a cargos dentro del Poder Ejecutivo en el 2005 (siendo el MPP, mayoritario dentro del Frente Amplio) y a la presidencia de la República en el año 2010.

El sustento de esta última etapa del MPP-MLN-T es la “refundación nacional”.En el año 2002 frente a una de las principales crisis económicas el empresariado nacional propone la “Concertación para el Crecimiento” conquistando el apoyo de la Central sindical de trabajadores mientras que el último gobierno del Partido Colorado propone el modelo de la “inversión extranjera directa”. El Frente Amplio en el gobierno abre la economía a esta última opción (aunque en su fundación en 1971 planteaba la reforma agraria, la nacionalización de la banca y del comercio exterior), creando una corriente “neoliberal” dentro de sus filas, lideradas por el actual Vicepresidente, el Cr. Danil Astori, algo así como un Fernando Henrique Cardozo uruguayo.

Entre el año 2000 y el año 2012 se vendió en el mercado uruguayo el 40 % del territorio nacional, y la extranjerización de la tierra alcanza al 20%, lo que situaría al país en el primer lugar de América Latina. En el año 2006 el sindicato de UTAA junto a gremiales de campesinos de Bella Unión realizan la primera ocupación de “tierra para el que la trabaja”. Generan un “hecho político”, denunciando que no solo “tiene que crecer la torta sino que hay que repartirla”.Se realizan una decena de ocupaciones de tierra en el país, siendo criminalizadas por el gobierno de Tabaré Vázquez.[4]

En el año 2011 productores ganaderos de la Cuchilla Grande comienzan a realizar a nivel nacional las marchas “en defensa de la tierra y los bienes naturales” (donde UTAA participa activamente), para resistir a los intentos de instalación de la minería de gran porte, denunciando también el acaparamiento de tierras que se da con la soja y la forestación, que se expanden expulsando a 12.000 productores rurales entre los años 2000 y 2011 (según los datos oficiales).

Ese mismo año, el 28 de abril, día del aniversario de la muerte de Raúl Sendic, casi un centenar de Policías (bajo la responsabilidad del Ministro del interior Eduardo Bonomi, uno de los dirigentes históricos pragmáticos del MPP y de uno de los prosélitos que Preside el Directorio del INC) desalojan al sindicato de UTAA del campo del único “peludo” de las marchas por la tierra de los ’60 que recibió tierras del INC. Otro 28 de abril pero de 2013, el mismo Ministro Bonomi “homenajeó” a Raúl Sendic señalando que la tarea actual del Frente Amplio es la acumulación de fuerzas: [5] el programa aplicado fue el de superación de la crisis (no el programa histórico del FA), ahora creció el PBI del país (cuadruplicándose), hay más empleo, luego habrá que industrializar al país para que haya más trabajadores y con una organización política de esos trabajadores se cumplirá el “programa histórico del pueblo uruguayo”, por esas razones: “no se puede pensar un modelo nacional de desarrollo sin puertos y sin trenes. Necesitamos la regasificadora, necesitamos minería de gran porte.”

Esta serie de “homenajes” oficialistas al “líder campesino” de los peludos (incluyendo el desalojo del 2011) demuestra que a 50 años de aquel 20 de febrero la “marcha por la tierra” no cuenta en sus filas con el pragmatismo, para el cual sigue siendo invisible y peligroso el poder popular, el campesinado organizado, su reclamo de tierras para trabajar y de defensa soberana de la tierra.





1) En la “Banda Oriental” del Río Uruguay, José Gervasio Artigas (1764-1850) realizó junto con los paisanos pobres, los negros liberados y los indígenas, la primera Reforma Agraria de América Latina a partir de la aplicación del “Reglamento de Tierras” del 10 de setiembre de 1815, pero en 1820 la contra-reforma agraria triunfó. Mientras que en los tiempos modernos del Río de la Plata no hubo hasta el día de hoy Reformas Agrarias.
2) Asalariado cortador de caña de azúcar
3) El 11 de marzo la marcha llegó a Montevideo regresando UTAA el 29 de junio a Bella Unión (Artigas).
El gobierno sanciona la ley 18.116 contra las ocupaciones de tierras rurales y urbanas. Díaz, P.,“Sociología de las ocupaciones de tierra”, Montevideo,(Nordan/Nuestra América, año 2009)
Publicado en el diario digital Mate Amargo del MLN-T.


0 comentarios:

Publicar un comentario